jueves 09 de mayo de 2024

Un joven compró ravioles en una casa de pastas de La Plata y adentro tenían trozos de vidrio

Un hombre denunció a una casa de pastas de La Plata porque los ravioles que compró tenían vidrios en su interior. El comercio dio su explicación.

--:--

El posteo de un periodista de La Plata se viralizó en las redes sociales, luego de que denunciara a una casa de pastas frescas por haberle vendido una plancha de ravioles en los que encontró varios fragmentos de vidrio. La acusación se viralizó y en el local pidieron disculpas y criticaron la exposición "desmedida" por parte del profesional.

"Hoy al mediodía casi muero con el relleno de los ravioles de 'Las Mellizas' (69 entre 4 y 5): contenían vidrio. Necesito nuevas recomendaciones de pastas frescas porque no como vidrio", escribió Ignacio Pereyra en X, despertando todo tipo de comentarios de otros usuarios. El caso se viralizó rápidamente, generando todo tipo de repercusiones.

Lee además

"Compramos tres cajas de ravioles de verdura y cocinamos una y media. Pinché un raviol, lo mojé en la salsa y lo mastiqué. Escuche un 'crack' y mordí algo duro. Pensé que me había roto un diente. Lo saco, lo tiro en el plato y era un pedazo de vidrio", relató todavía incrédulo a 0221.com.ar y agregó: "Eran las 14 y algo y el lugar estaba cerrado, así que cuando abrió de nuevo, a las 17, fuimos con mi pareja, que fue quien los había comprado. Fuimos con la plancha y media de ravioles que nos sobró más la salsa fileto que le habíamos comprado".

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/Nachouss/status/1786858175318098146&partner=&hide_thread=false

A la indignación por el hallazgo en las pastas se sumó luego el enojo por la respuesta que obtuvieron desde la casa de pastas frescas. "Cuando entramos, le dijimos al hombre que atendía: 'escuchame, esto tenía un vidrio'", continuó relatando Pereyra y ahondó: "No se sorprendió, para nada. Es más, su primera reacción fue decirnos 'bueno, les doy dos planchas de ravioles', pero insistimos con que no, que tenía un vidrio y que no íbamos a volver a comer otra plancha".

La respuesta que recibieron los enojó todavía más. Ignacio recuerda que el hombre les dijo: "Y pero yo no sé de donde salió. Pudo haber salido de cualquier lado, de la acelga". "Ahí le dije que no podía ser. Le mostré la foto y le dije 'quiero que entiendas lo peligroso de la situación' y de nuevo nos dijo lo de darnos otra plancha de ravioles y mi pareja le dijo que no, que nos devolviera la plata porque ahí no íbamos a comer más. Y él, tomando mate, dijo 'bueno'. Nos hizo la transferencia y listo, nos fuimos".

En los comentarios, además de recomendarle otras casas de pastas, le sugirieron denunciar el episodio para prevenir que otras personas, quizás niños, pudieran comer fragmentos de vidrio y sufran las consecuencias.

La respuesta de la casa de pastas de La Plata

Tras la denuncia, 0221.com.ar se comunicó con la casa de pastas y su dueña brindó una versión diferente sobre cómo sucedieron todos los hechos. La mujer explicó además cómo es el proceso de elaboración, en el cual intervienen varias personas a fin de garantizar la correcta higiene y preparación de los productos.

"Nunca nos pasó", contó la comerciante y apuntó: "Esto es una empresa familiar donde atiendo yo y mis hijos junto a una empleada que tiene más de 20 años, que es como de la familia. Mi hijo, lo atendió, le pidió varias veces disculpas y le devolvió el dinero pero nunca le ofreció otra plancha de ravioles".

Raviolones con masa de acelga.jpg
Desde la casa de pastas de La Plata dieron su versión de los hechos.

Desde la casa de pastas de La Plata dieron su versión de los hechos.

La propietaria de la casa de pastas explicó a su vez cómo es el proceso de elaboración: "No trabajamos con nada de vidrio que se rompa en la cocina. El tomate viene en latas, la acelga llega desde una quinta y se lava y pasa por varias manos: se hierve en hervidoras especiales, se escurre, se pica en otra máquina; de ahí pasa a la preparación del relleno, que la hace otra persona y de ahí al armado de los ravioles, que lo hace una cuarta persona".

"A mí me extraña que haya pasado, porque son muchas manos, pero suponiendo que sea así: somos humanos y puede pasar en toda circunstancia. No debería, pero puede pasar y ante esa situación se le pidió disculpas un montón de veces y se le devolvió el dinero", reflexionó tras preferir resguardar su nombre por la exposición del caso, a la que consideró "desmedida".

La comerciante platense reiteró que nunca se le ofreció otra plancha de ravioles y que le cuesta creer que el vidrio haya llegado ahí por un descuido de quienes elaboran las pastas, aún así, habló con todo el personal para que estuvieran más atentos. Lo hizo después de enterarse de que el periodista que los denunció en sus redes sociales también había hecho una reseña negativa en Google. "Ya con todo esto me parece que me están haciendo un daño", cuestionó en relación a la actitud del cliente y se lamentó: "Nunca nos pasó algo así. No creo que sea de acá y, en el caso de que fuera de acá, se le pidieron las disculpas correspondientes y se le devolvió el dinero. No se le quiso dar ninguna plancha de regalo. Ya me parece que es malintencionado".

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar