La carrera por la vacuna contra el COVID-19 y el anuncio ruso según una experta de la UNLP | 0221
0221
0221

La carrera por la vacuna contra el COVID-19 y el anuncio ruso según una experta de la UNLP

Daniela Hozbor, profesora en Exactas y experta en vacunología analizó los avances luego de que Rusia registrara el primer desarrollo con “inmunidad duradera”.

Días convulsionados en plena pandemia. El presidente Vladimir Putin anunció este martes que Rusia aprobó la primera vacuna para combatir el coronavirus y con “inmunidad duradera”. Pero lo que por un lado generó una gran expectativa también fue recibido con reparos y advertencias por parte de la comunidad científica. Daniela Hozbor, Doctora en Ciencias Bioquímicas, docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y experta en vacunología, aclaró el panorama.

Luego de la conferencia encabezada por el presidente ruso, la investigadora principal del CONICET (IBBM-FCE-UNLP) y coordinadora de la Subcomisión Vacunología Asociación Argentina de Microbiología sostuvo que no hay que perder en la valoración del resto de los “candidatos vacunales” que se están desarrollando.

“La búsqueda de la vacuna es un objetivo que atraviesa a todos los países porque la pandemia atraviesa a todos los países y esa es la solución para volver. Vamos a volver distintos, pero la vacuna nos va a permitir estar en una normalidad que venimos diciendo que va a ser nueva”, remarcó en diálogo con 0221.com.ar la profesional que trabaja en el Laboratorio VacSal del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular de Exactas 

Según Horzbor, la carrera sanitaria y geopolítica por alcanzar la vacuna para prevenir el Covid-19 implicó un esfuerzo mancomunado para tenerla en tiempo récord. Son 165 los candidatos vacunales que iniciaron el desarrollo de su vacuna, de los cuales 26 están en una etapa avanzada.

“Hay un montón de candidatos vacunales, incluso que están en las etapas más avanzadas del desarrollo de una vacuna, que son los ensayos clínicos. Habíamos comentado que esos ensayos clínicos hasta que se licencien son tres y esos ensayos clínicos se hacen en humanos con protocolos muy reglados, contenidos con muchos profesionales, porque las preguntas que se quieren contestar con humanos son preguntas de un candidato que fue nada más probado en animales y hay un abismo para verificar que esté funcionando bien en humanos”, explicó.

En ese marco, el anuncio del registro de la vacuna rusa fue cuestionado desde diversos sectores. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la aceleración de los procesos no debe poner en riesgo la seguridad de las personas, a tono con lo manifestado por Christian Lindmeier, portavoz del organismo, que la semana pasada había subrayado que las vacunas deben pasar por todas las etapas de prueba antes de obtener la licencia.

Hozbor también fue cauta en cuanto al anuncio ruso por la falta de información sobre sus ensayos, los resultados aún no fueron publicados en ninguna revista científica ni web de algún organismo oficial. “Por lo menos no nos llega la información a nosotros respecto a resultados de las fases clínicas. Si miramos la página de la OMS, el candidato de Rusia está. La última actualización fue del 31 de julio y supongo que en breve vamos a recibir una nueva actualización de la OMS respecto al estado en el que están los candidatos vacunales”, detalló la investigadora del CONICET.

Y agregó: “En ese listado no solo aparece el estado de avance sino que también hay un link para ver la inscripción de los ensayos clínicos. Ahí en esa página lo de Rusia aparece ensayo clínico fase I, aunque en esta carrera sanitaria y geopolítica se van condensando las fases. Los candidatos igual tienen que ser evaluados de la misma manera, no se va a aplicar una vacuna que no esté probada”.

Durante la conferencia, Putin dijo que una de sus hijas ya había sido inoculada, como parte de las demostraciones de la seguridad de la dosis desarrollada por el Instituto Gamaleya junto con el Fondo de Inversión Directa de Rusia. Al respecto, señaló que la joven había tenido “un poco de fiebre”, un síntoma común ante la aplicación de cualquier vacuna.

Hozbor insistió en que hasta ahora la información sobre los avances de Rusia no fueron actualizados y destacó del efecto de esta prueba en la familia presidencial: “Eso da un golpe publicitario y una marca de avance de una potencia respecto a un insumo que va a ser muy requerido. Entonces hay un poquito de ruido respecto a eso. No tenemos la información, ellos por ahí la tienen, no lo sabemos. Quizás en breve, esta semana ya la OMS haga la actualización de la página y ver el avance y se publiciten los datos, que por ahora no los vemos”.

En la carrera por conseguir la vacuna para combatir el coronavirus están más avanzados los desarrollos de AstraZeneca Plc, Moderna Inc. y Pfizer Inc. La última compañía es la que eligió a Argentina para hacer ensayos. Todas siguen en la fase clínica III. “Los resultados son muy auspiciosos en algunos de ellos en términos de que genera una respuesta inmunológica, no solo de anticuerpos, sino una respuesta a nivel de los linfocitos T, eso es muy importante también para generar una respuesta de memoria. Son resultados prometedores, nos falta completar todo”, remarcó.

En este punto, la Doctora en Ciencias Bioquímicas ahondó en la fase clínica, que es donde se inician los ensayos de la vacuna en humanos. “La primera es para ver la tolerabilidad en función de alguna reacción adversa, se hace con decenas de individuos. Si es exitosa se pasa a la fase II, donde se aumenta el número de individuos para tener mayor diversidad, porque no somos todos iguales a la respuesta de una vacuna. Ahí hablamos de cientos de personas. Siempre se hace la pregunta de si es segura y si es tolerable, pero además si es inmunogénica, si da una respuesta inmune. Y si es exitosa se pasa a la fase III, que son decenas de miles de individuos para aumentar más todavía la diversidad, y volver a preguntar si es segura y es tolerable. La pregunta ahí además es si es efectiva en términos de protegernos contra la enfermedad”, puntualizó. Si los ensayos de la fase III resultan exitosos, el siguiente paso es la aprobación y la autorización final por parte de los entes reguladores. De acuerdo a la especialista, luego se inspecciona la fábrica donde se producirá y se aprobará el etiquetado, para después emitir la autorización oficial.

A su vez, recalcó el rápido avance de la investigación y el desarrollo de esta vacuna, debido a que en tiempos no pandémicos puede demorar hasta 15 años y teniendo una inversión de 1.000 millones de dólares. “Ahora estamos hablando de meses. Estamos todos muy ansiosos porque, como decíamos al principio, es lo que nos va a permitir volver a una normalidad particular. Es eterna la cuarentena, es eterno el cambio de vida completo, pero en términos de lo que es vacunología es un hito la velocidad en que se ha desarrollado todo esto”.

Sobre la elección de Argentina para llevar adelante las pruebas de Pfizer, resaltó la importancia no solo el reconocimiento que implica esta selección, sino también que dará prioridad para el uso de este insumo. "Fuimos elegidos porque hay experiencia, nivel científico, una buena vigilancia epidemiológica y entonces es factible hacer este estudio. Se está trabajando muy fuerte y creo que para principios de año podría estar”.

Hozbor sostuvo que entre los aspectos positivos que deja la pandemia de coronavirus está la revalorización de la vacuna y de la vacunación. “En general las vacunas son apreciadas por la población, los efectos que ha tenido en términos de evitarnos enfermedades que nos llevan al hospital o a la muerte son contundentes. Pero a veces el mismo éxito de la vacuna atenta contra las mismas vacunas porque hace que no veamos enfermedades, pero no las vemos porque tenemos la vacunación”, señaló.

A su vez, recordó lo que ocurrió con el sarampión, una enfermedad infectocontagiosa que es prevenible por vacunación. “Gracias al trabajo de muchos años del uso de vacunas se logró eliminar de la región de las Américas y el certificado se obtuvo en 2016. Eso quiere decir que el sarampión no estaba circulando endémico en esa región. Pero una baja de cobertura, que es lo que indica cuánto estamos usando las vacunas, implica que el escudo que tenemos contra esta enfermedad se debilita y la enfermedad entra si no tenemos el escudo, es muy contagiosa y entonces pasa lo que pasó en Argentina y en toda la región, que sufrió una reducción en la cobertura de las vacunas, entonces entró el virus otra vez y tuvimos un brote que pudo frenarse gracias otra vez a implementar una política, donde es muy importante la vacuna y la vacunación”, subrayó.

Hozbor remarcó que la vacunación es un derecho que tiene toda la población y que el país cuenta con un calendario “que es un ejemplo”, con vacunas gratuitas y obligatorias. “Las vacunas no solo son importantes para quien la recibe sino que también generamos una inmunidad de rebaño cuando la población de riesgo, y la población que puede ser puente de infección de las enfermedades, está vacunada en una alta proporción”, cerró.

La carrera por la vacuna contra el COVID-19 y el anuncio ruso según una experta de la UNLP
PANDEMIA

La carrera por la vacuna contra el COVID-19 y el anuncio ruso según una experta de la UNLP

Daniela Hozbor, profesora en Exactas y experta en vacunología analizó los avances luego de que Rusia registrara el primer desarrollo con “inmunidad duradera”.

12 de agosto de 2020

Días convulsionados en plena pandemia. El presidente Vladimir Putin anunció este martes que Rusia aprobó la primera vacuna para combatir el coronavirus y con “inmunidad duradera”. Pero lo que por un lado generó una gran expectativa también fue recibido con reparos y advertencias por parte de la comunidad científica. Daniela Hozbor, Doctora en Ciencias Bioquímicas, docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y experta en vacunología, aclaró el panorama.

Luego de la conferencia encabezada por el presidente ruso, la investigadora principal del CONICET (IBBM-FCE-UNLP) y coordinadora de la Subcomisión Vacunología Asociación Argentina de Microbiología sostuvo que no hay que perder en la valoración del resto de los “candidatos vacunales” que se están desarrollando.

“La búsqueda de la vacuna es un objetivo que atraviesa a todos los países porque la pandemia atraviesa a todos los países y esa es la solución para volver. Vamos a volver distintos, pero la vacuna nos va a permitir estar en una normalidad que venimos diciendo que va a ser nueva”, remarcó en diálogo con 0221.com.ar la profesional que trabaja en el Laboratorio VacSal del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular de Exactas 

Según Horzbor, la carrera sanitaria y geopolítica por alcanzar la vacuna para prevenir el Covid-19 implicó un esfuerzo mancomunado para tenerla en tiempo récord. Son 165 los candidatos vacunales que iniciaron el desarrollo de su vacuna, de los cuales 26 están en una etapa avanzada.

“Hay un montón de candidatos vacunales, incluso que están en las etapas más avanzadas del desarrollo de una vacuna, que son los ensayos clínicos. Habíamos comentado que esos ensayos clínicos hasta que se licencien son tres y esos ensayos clínicos se hacen en humanos con protocolos muy reglados, contenidos con muchos profesionales, porque las preguntas que se quieren contestar con humanos son preguntas de un candidato que fue nada más probado en animales y hay un abismo para verificar que esté funcionando bien en humanos”, explicó.

En ese marco, el anuncio del registro de la vacuna rusa fue cuestionado desde diversos sectores. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la aceleración de los procesos no debe poner en riesgo la seguridad de las personas, a tono con lo manifestado por Christian Lindmeier, portavoz del organismo, que la semana pasada había subrayado que las vacunas deben pasar por todas las etapas de prueba antes de obtener la licencia.

Hozbor también fue cauta en cuanto al anuncio ruso por la falta de información sobre sus ensayos, los resultados aún no fueron publicados en ninguna revista científica ni web de algún organismo oficial. “Por lo menos no nos llega la información a nosotros respecto a resultados de las fases clínicas. Si miramos la página de la OMS, el candidato de Rusia está. La última actualización fue del 31 de julio y supongo que en breve vamos a recibir una nueva actualización de la OMS respecto al estado en el que están los candidatos vacunales”, detalló la investigadora del CONICET.

Y agregó: “En ese listado no solo aparece el estado de avance sino que también hay un link para ver la inscripción de los ensayos clínicos. Ahí en esa página lo de Rusia aparece ensayo clínico fase I, aunque en esta carrera sanitaria y geopolítica se van condensando las fases. Los candidatos igual tienen que ser evaluados de la misma manera, no se va a aplicar una vacuna que no esté probada”.

Durante la conferencia, Putin dijo que una de sus hijas ya había sido inoculada, como parte de las demostraciones de la seguridad de la dosis desarrollada por el Instituto Gamaleya junto con el Fondo de Inversión Directa de Rusia. Al respecto, señaló que la joven había tenido “un poco de fiebre”, un síntoma común ante la aplicación de cualquier vacuna.

Hozbor insistió en que hasta ahora la información sobre los avances de Rusia no fueron actualizados y destacó del efecto de esta prueba en la familia presidencial: “Eso da un golpe publicitario y una marca de avance de una potencia respecto a un insumo que va a ser muy requerido. Entonces hay un poquito de ruido respecto a eso. No tenemos la información, ellos por ahí la tienen, no lo sabemos. Quizás en breve, esta semana ya la OMS haga la actualización de la página y ver el avance y se publiciten los datos, que por ahora no los vemos”.

En la carrera por conseguir la vacuna para combatir el coronavirus están más avanzados los desarrollos de AstraZeneca Plc, Moderna Inc. y Pfizer Inc. La última compañía es la que eligió a Argentina para hacer ensayos. Todas siguen en la fase clínica III. “Los resultados son muy auspiciosos en algunos de ellos en términos de que genera una respuesta inmunológica, no solo de anticuerpos, sino una respuesta a nivel de los linfocitos T, eso es muy importante también para generar una respuesta de memoria. Son resultados prometedores, nos falta completar todo”, remarcó.

En este punto, la Doctora en Ciencias Bioquímicas ahondó en la fase clínica, que es donde se inician los ensayos de la vacuna en humanos. “La primera es para ver la tolerabilidad en función de alguna reacción adversa, se hace con decenas de individuos. Si es exitosa se pasa a la fase II, donde se aumenta el número de individuos para tener mayor diversidad, porque no somos todos iguales a la respuesta de una vacuna. Ahí hablamos de cientos de personas. Siempre se hace la pregunta de si es segura y si es tolerable, pero además si es inmunogénica, si da una respuesta inmune. Y si es exitosa se pasa a la fase III, que son decenas de miles de individuos para aumentar más todavía la diversidad, y volver a preguntar si es segura y es tolerable. La pregunta ahí además es si es efectiva en términos de protegernos contra la enfermedad”, puntualizó. Si los ensayos de la fase III resultan exitosos, el siguiente paso es la aprobación y la autorización final por parte de los entes reguladores. De acuerdo a la especialista, luego se inspecciona la fábrica donde se producirá y se aprobará el etiquetado, para después emitir la autorización oficial.

A su vez, recalcó el rápido avance de la investigación y el desarrollo de esta vacuna, debido a que en tiempos no pandémicos puede demorar hasta 15 años y teniendo una inversión de 1.000 millones de dólares. “Ahora estamos hablando de meses. Estamos todos muy ansiosos porque, como decíamos al principio, es lo que nos va a permitir volver a una normalidad particular. Es eterna la cuarentena, es eterno el cambio de vida completo, pero en términos de lo que es vacunología es un hito la velocidad en que se ha desarrollado todo esto”.

Sobre la elección de Argentina para llevar adelante las pruebas de Pfizer, resaltó la importancia no solo el reconocimiento que implica esta selección, sino también que dará prioridad para el uso de este insumo. "Fuimos elegidos porque hay experiencia, nivel científico, una buena vigilancia epidemiológica y entonces es factible hacer este estudio. Se está trabajando muy fuerte y creo que para principios de año podría estar”.

Hozbor sostuvo que entre los aspectos positivos que deja la pandemia de coronavirus está la revalorización de la vacuna y de la vacunación. “En general las vacunas son apreciadas por la población, los efectos que ha tenido en términos de evitarnos enfermedades que nos llevan al hospital o a la muerte son contundentes. Pero a veces el mismo éxito de la vacuna atenta contra las mismas vacunas porque hace que no veamos enfermedades, pero no las vemos porque tenemos la vacunación”, señaló.

A su vez, recordó lo que ocurrió con el sarampión, una enfermedad infectocontagiosa que es prevenible por vacunación. “Gracias al trabajo de muchos años del uso de vacunas se logró eliminar de la región de las Américas y el certificado se obtuvo en 2016. Eso quiere decir que el sarampión no estaba circulando endémico en esa región. Pero una baja de cobertura, que es lo que indica cuánto estamos usando las vacunas, implica que el escudo que tenemos contra esta enfermedad se debilita y la enfermedad entra si no tenemos el escudo, es muy contagiosa y entonces pasa lo que pasó en Argentina y en toda la región, que sufrió una reducción en la cobertura de las vacunas, entonces entró el virus otra vez y tuvimos un brote que pudo frenarse gracias otra vez a implementar una política, donde es muy importante la vacuna y la vacunación”, subrayó.

Hozbor remarcó que la vacunación es un derecho que tiene toda la población y que el país cuenta con un calendario “que es un ejemplo”, con vacunas gratuitas y obligatorias. “Las vacunas no solo son importantes para quien la recibe sino que también generamos una inmunidad de rebaño cuando la población de riesgo, y la población que puede ser puente de infección de las enfermedades, está vacunada en una alta proporción”, cerró.

COMENTARIOS

Daniela Hozbor, profesora en Exactas y experta en vacunología analizó los avances luego de que Rusia registrara el primer desarrollo con “inmunidad duradera”.