0221
0221

Se negó a declarar el dueño del Colegio Lincoln procesado por la muerte de Lucas Lin

La fiscal que investiga la muerte del niño que murió ahogado el pasado 5 de febrero ahora irá por las responsabilidades municipales luego de procesas a las autoridades del establecimiento educativo por el delito de "homicidio culposo".

Rubén Gerardo Monreal, dueño del Colegio Lincoln de La Plata, se llamó a silencio durante su llamado a declaración indagatoria y quedó formalmente procesado en la causa en la que se investiga la muerte de Lucas Kevin Lin, el niño de 5 años de edad, ahogado en una pileta de la colonia de vacaciones de la institución educativa.

Cecilia Corfield, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 15 de La Plata, a cargo del caso, dictó también el procesamiento del encargado de la colonia y dos accionistas de la empresa educativa, e investiga la responsabilidad de funcionarios municipales que habilitaron el natatorio.

Junto a Monreal fueron procesados el director de la colonia, Osvaldo Ramos, quien pidió la nulidad del llamado a indagatoria; la accionista y asesora organizacional de la colonia, Roxana Costa, cuya declaración fue postergada por pedido de la defensa y la representante legal Mónica Cauteruccio, quien se negó a declarar. Los cuatro deben responder por el delito de "homicidio culposo".

De acuerdo a fuentes judiciales, se trata de una imputación provisoria ya que no se descarta que el caso gire a "homicidio simple por dolo eventual" lo que podría dejar a los acusados a prisión, algo que está reclamando hace meses la familia Lin.

Corfield también comenzó a investigar la responsabilidad de funcionarios municipales que habilitaron el predio, ya que hay indicios de que la autorización del predio se obtuvo de manera irregular.

Hace tres semanas se conocieron las declaraciones de un policía y de una ex empleada de la colonia que complicó la situación de las autoridades del colegio sobre su responsabilidad en la muerte del niño.

En la causa están procesados el guardavidas Martín Argüelles, por el delito de "abandono de persona seguido de muerte". La misma calificación se le imputó a la profesora Carolina Muro, que estaba a cargo del grupo de chicos donde se encontraba Lucas; en tanto que otro encargado de la Colonia, Marcos Echaniz, está procesado por "homicidio culposo".

El 5 de febrero, Lucas Lin y un grupo de compañeros del Colegio Lincoln de La Plata -al que asistía- concurrieron a la colonia de la institución, situada en las calles 518 y 137, en las afueras de la capital provincial.

El pequeño Lin murió ahogado en una pileta de grandes dimensiones alrededor de las 15.30 de la tarde.

En el lugar no había cámaras de monitoreo y, si bien cuando llegó la fiscal "había colocada una soga para indicar el lugar de la pileta a partir del cual cambiaba la profundidad de la misma, varios testigos aseguraron que no había ninguna soga puesta cuando murió el nene", explicó una fuente judicial. Además quedó demostrado que el cuerpo fue movido del lugar. También existen indicios de posible entorpecimiento probatorio por parte de autoridades del colegio y de una abogada, cuyos datos se mantienen en reserva para no entorpecer la investigación en curso.

La fiscal que investiga la muerte del niño que murió ahogado el pasado 5 de febrero ahora irá por las responsabilidades municipales luego de procesas a las autoridades del establecimiento educativo por el delito de "homicidio culposo".

19 de junio de 2019

Rubén Gerardo Monreal, dueño del Colegio Lincoln de La Plata, se llamó a silencio durante su llamado a declaración indagatoria y quedó formalmente procesado en la causa en la que se investiga la muerte de Lucas Kevin Lin, el niño de 5 años de edad, ahogado en una pileta de la colonia de vacaciones de la institución educativa.

Cecilia Corfield, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 15 de La Plata, a cargo del caso, dictó también el procesamiento del encargado de la colonia y dos accionistas de la empresa educativa, e investiga la responsabilidad de funcionarios municipales que habilitaron el natatorio.

Junto a Monreal fueron procesados el director de la colonia, Osvaldo Ramos, quien pidió la nulidad del llamado a indagatoria; la accionista y asesora organizacional de la colonia, Roxana Costa, cuya declaración fue postergada por pedido de la defensa y la representante legal Mónica Cauteruccio, quien se negó a declarar. Los cuatro deben responder por el delito de "homicidio culposo".

De acuerdo a fuentes judiciales, se trata de una imputación provisoria ya que no se descarta que el caso gire a "homicidio simple por dolo eventual" lo que podría dejar a los acusados a prisión, algo que está reclamando hace meses la familia Lin.

Corfield también comenzó a investigar la responsabilidad de funcionarios municipales que habilitaron el predio, ya que hay indicios de que la autorización del predio se obtuvo de manera irregular.

Hace tres semanas se conocieron las declaraciones de un policía y de una ex empleada de la colonia que complicó la situación de las autoridades del colegio sobre su responsabilidad en la muerte del niño.

En la causa están procesados el guardavidas Martín Argüelles, por el delito de "abandono de persona seguido de muerte". La misma calificación se le imputó a la profesora Carolina Muro, que estaba a cargo del grupo de chicos donde se encontraba Lucas; en tanto que otro encargado de la Colonia, Marcos Echaniz, está procesado por "homicidio culposo".

El 5 de febrero, Lucas Lin y un grupo de compañeros del Colegio Lincoln de La Plata -al que asistía- concurrieron a la colonia de la institución, situada en las calles 518 y 137, en las afueras de la capital provincial.

El pequeño Lin murió ahogado en una pileta de grandes dimensiones alrededor de las 15.30 de la tarde.

En el lugar no había cámaras de monitoreo y, si bien cuando llegó la fiscal "había colocada una soga para indicar el lugar de la pileta a partir del cual cambiaba la profundidad de la misma, varios testigos aseguraron que no había ninguna soga puesta cuando murió el nene", explicó una fuente judicial. Además quedó demostrado que el cuerpo fue movido del lugar. También existen indicios de posible entorpecimiento probatorio por parte de autoridades del colegio y de una abogada, cuyos datos se mantienen en reserva para no entorpecer la investigación en curso.

COMENTARIOS

La fiscal que investiga la muerte del niño que murió ahogado el pasado 5 de febrero ahora irá por las responsabilidades municipales luego de procesas a las autoridades del establecimiento educativo por el delito de "homicidio culposo".