jueves 25 de julio de 2024

Dolor en La Plata por la muerte de un destacado y premiado científico del CONICET

El reconocido investigador superior del organismo falleció en la tarde del viernes y fue recordado por su trayectoria y aporte científico.

--:--

El dolor invadió a buena parte de los investigadores de la ciudad y la región tras haberse conocido la triste muerte del destacado investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Carlos Alberto Frasch, quien fuera director del Instituto Tecnológico de Chascomús y construyera a lo largo de los años una destacada labor que no solo le valió el reconocimiento de sus pares tanto a nivel nacional como internacional.

El científico, de destacada trayectoria, publicó la primera secuencia de ADN realizada en Argentina y llegó a ser asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Nacido en Buenos Aires en 1949, se doctoró en la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue profesor titular de Genética Molecular en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y realizó estudios de posgrado en Biología Molecular en Ámsterdam, Holanda.

Lee además

Como investigador se especializó en parasitología molecular y en la genética de la enfermedad de Chagas. Director de 22 tesis doctorales y autor de 175 artículos y revisiones publicadas en revistas científicas internacionales, a lo largo de su carrera recibió importantes distinciones, como la Beca J. S. Guggenheim y el Premio Konex – Diploma al mérito 2003 en Citología y Biología Molecular, el Premio Konex de Platino en 2013 y el Premio Houssay a la Trayectoria, otorgado en 2015 por el entonces Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Carlos Alberto Frasch (2).webp
El investigador superior del CONICET, Carlos Frasch, junto al rector de la Universidad Nacional de San Martín, Carlos Greco.

El investigador superior del CONICET, Carlos Frasch, junto al rector de la Universidad Nacional de San Martín, Carlos Greco.

Según publicó el sitio Infocielo, entre los años 1983 y 2010 fue además asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y desde 2006 miembro asociado de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Además fue investigador del Instituto Médico Howard Hughes de ese país durante tres períodos, entre 1997 y 2011; y en la última etapa de su carrera resaltaba que aún le quedaban desafíos por cumplir: "Me queda concretar dos proyectos en temas en los que trabajé durante anos, que son el control de la enfermedad de Chagas y los mecanismos moleculares involucrados en estrés crónico", señalaba en 2015 tras obtener uno de esos reconocimientos, ayudando a posicionar al Centro Científico Tecnológico (CCT) del CONICET en La Plata entre los más importantes del país.

"Queda mucho por hacer. Todavía tenemos la posibilidad de continuar creando lugares que brinden el soporte necesario para hacer ciencia original y creativa que contribuya al crecimiento de la sociedad", sostenía entonces, siempre siendo un ferviente defensor de la promoción de la ciencia argentina.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar