0221
0221

El Arzobispo de La Plata le escribió a Lorenzo y le sugirió evitar el contacto con chicos y adolescentes

El arzobispo Víctor "Tucho" Fernández le envió una escrito al presbítero acusado de abusos sexuales y lo exhortó a entregarse "generosamente al servicio de los más pobres, ancianos, presos, enfermos, sin excluir a los jóvenes mayores de edad que valoran tu ministerio". Además le deseó que "en esas tareas encuentres alegría y paz".

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, le sugirió al cura Eduardo Lorenzo (acusado de abusos sexuales a menores de edad) que evite mantener contacto con menores de 18 años. Lo hizo mediante una carta fechada el pasado 15 de julio en la que también exhortó al presbítero a entregarse "generosamente al servicio de los más pobres, ancianos, presos, enfermos, sin excluir a los jóvenes mayores de edad que valoran tu ministerio".

Entre las sugerencias, Fernández se focalizó en el contacto con chicos, jóvenes y adolescentes. "Te pido que pongas especial cuidado en cumplir estrictamente mis normas sobre prevención de abusos de diciembre del año pasado (decreto 177/18), que prohíben a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis compartir habitaciones con menores de edad, viajar con ellos en autos, estar a solas con menores en cualquier lugar no visible, etcétera", aconsejó el Arzobispo según se desprende de la misiva eclesiástica.

La carta se suma al intercambio epistolar que Fernández y Lorenzo mantuvieron a principios de 2019 cuando parte de la localidad de Tolosa se opuso a su llegada a la comunidad de la iglesia y del colegio secundario Nuestra Señora del Carmen de Tolosa, que fue publicada por 0221.com.ar.

El cura Lorenzo fue denunciado en 2008 por Julio César Frutos, tutor y padre adoptivo de León, un chico en situación de calle (hoy de 26 años) que por entonces permanecía en el hogar parroquial Los Leoncitos, que dependía de la Iglesia Inmaculada Madre de Dios (donde oficiaba párroco). El sacerdote, quien también se desempeñó hasta este año como capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), fue acusado de abuso y malos tratos, pero la causa, instruida por la fiscal Ana Medina, fue archivada por falta de mérito. Sin embargo, la misma fiscal decidió reabrir el expediente a fines de marzo pasado.

A ese caso se sumó otro cuyo denunciante mantiene su identidad en reserva y un tercero, Julián Bártoli, que lo hizo público en una conferencia de prensa que organizo la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina, en la sede de la CTA de los Trabajadores, y puso de manifesto la forma en que trabajaba el sacerdote con sus víctimas.

"Los únicos que sabemos quién es Lorenzo son las víctimas y son las que tenemos que hablar", explicó el denunciante, quien además aseguró que vivió un calvario con el párroco.

Las denuncias son investigadas en la Unidad Funcional de Instrucción 1 de La Plata a cargo de la fiscal Ana Medina con conocimiento del Juzgado de Garantías 4 de La Plata a cargo de Juan Pablo Masi.

El arzobispo Víctor "Tucho" Fernández le envió una escrito al presbítero acusado de abusos sexuales y lo exhortó a entregarse "generosamente al servicio de los más pobres, ancianos, presos, enfermos, sin excluir a los jóvenes mayores de edad que valoran tu ministerio". Además le deseó que "en esas tareas encuentres alegría y paz".

22 de julio de 2019

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, le sugirió al cura Eduardo Lorenzo (acusado de abusos sexuales a menores de edad) que evite mantener contacto con menores de 18 años. Lo hizo mediante una carta fechada el pasado 15 de julio en la que también exhortó al presbítero a entregarse "generosamente al servicio de los más pobres, ancianos, presos, enfermos, sin excluir a los jóvenes mayores de edad que valoran tu ministerio".

Entre las sugerencias, Fernández se focalizó en el contacto con chicos, jóvenes y adolescentes. "Te pido que pongas especial cuidado en cumplir estrictamente mis normas sobre prevención de abusos de diciembre del año pasado (decreto 177/18), que prohíben a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis compartir habitaciones con menores de edad, viajar con ellos en autos, estar a solas con menores en cualquier lugar no visible, etcétera", aconsejó el Arzobispo según se desprende de la misiva eclesiástica.

La carta se suma al intercambio epistolar que Fernández y Lorenzo mantuvieron a principios de 2019 cuando parte de la localidad de Tolosa se opuso a su llegada a la comunidad de la iglesia y del colegio secundario Nuestra Señora del Carmen de Tolosa, que fue publicada por 0221.com.ar.

El cura Lorenzo fue denunciado en 2008 por Julio César Frutos, tutor y padre adoptivo de León, un chico en situación de calle (hoy de 26 años) que por entonces permanecía en el hogar parroquial Los Leoncitos, que dependía de la Iglesia Inmaculada Madre de Dios (donde oficiaba párroco). El sacerdote, quien también se desempeñó hasta este año como capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), fue acusado de abuso y malos tratos, pero la causa, instruida por la fiscal Ana Medina, fue archivada por falta de mérito. Sin embargo, la misma fiscal decidió reabrir el expediente a fines de marzo pasado.

A ese caso se sumó otro cuyo denunciante mantiene su identidad en reserva y un tercero, Julián Bártoli, que lo hizo público en una conferencia de prensa que organizo la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina, en la sede de la CTA de los Trabajadores, y puso de manifesto la forma en que trabajaba el sacerdote con sus víctimas.

"Los únicos que sabemos quién es Lorenzo son las víctimas y son las que tenemos que hablar", explicó el denunciante, quien además aseguró que vivió un calvario con el párroco.

Las denuncias son investigadas en la Unidad Funcional de Instrucción 1 de La Plata a cargo de la fiscal Ana Medina con conocimiento del Juzgado de Garantías 4 de La Plata a cargo de Juan Pablo Masi.

COMENTARIOS

El arzobispo Víctor "Tucho" Fernández le envió una escrito al presbítero acusado de abusos sexuales y lo exhortó a entregarse "generosamente al servicio de los más pobres, ancianos, presos, enfermos, sin excluir a los jóvenes mayores de edad que valoran tu ministerio". Además le deseó que "en esas tareas encuentres alegría y paz".