El director del Planetario y el terraplanismo: Illuminatis, física y show mediático
0221
0221

El director del Planetario y el terraplanismo: Illuminatis, física y show mediático

Días atrás hizo pública una nota para responder algunos de los planteos de quienes aseguran que la Tierra no es esférica y no gira alrededor del sol. Los científicos recogieron el guante de esta polémica insólita y en una charla con 0221.com.ar, el Licenciado en Astronomía de la UNLP habla hasta de la llegada del hombre a la Luna.

"La ida del hombre a la Luna fue un motivo político, no fue científico". De esa manera respondió a 0221.com.ar el director del Planetario de la UNLP, Diego Bagú, en el marco de esta polémica creciente que para hombres y mujeres de la ciencia es insólita en 2019 y tiene que ver con la irrupción de los terraplanistas que ponen en duda no solo que la Tierra sea esférica y gire alrededor del sol, sino una larga lista de planteos que para la historia de la humanidad son incuestionables. "Yo me puedo juntar con quien sea, pero vamos a estar 2 horas hablando y no va a haber cambio de opinión, eso es lo que yo percibo", dijo el astrónomo, que lejos de esquivar el tema se presta al análisis con atención y respeto.

Este portal relató los pormenores del primer encuentro nacional e internacional terraplanista realizado en nuestro país días atrás en la ciudad de Colón, provincia de Buenos Aires, que rozó el escándalo: a raíz de esa reunión, quienes sostienen que la Tierra es plana volvieron a ser ridiculizados en la televisión y hasta integrantes de la Asociación Argentina de Astronomía tuvieron que salir a aclarar lo que a todos nos enseñaron desde chicos en el colegio. Todo, en el marco de un peculiar enfrentamiento mediático entre la comunidad científica y un movimiento cada vez más numeroso de personas que argumentan convencidos que nuestro planeta no es esférico.

En este contexto, Bagú -Licenciado en Astronomía y director de nuestro Planetario, que días atrás escribió una extensa nota de opinión titulada "Tierra plana, posverdad y sus peligros inherentes"- fue consultado por este medio acerca de este fenómeno que, según aseguran los terraplanistas, llegó para quedarse y se multiplica en distintas ciudades del mundo.

"Son muy pocos comparados con lo que es la sociedad, pero es cierto que van creciendo, van generando adeptos; utilizan muy bien las redes sociales y no es un dato menor, tienen mucho tráfico con sus videos y esto ocurre en todo el mundo. Eso es lo que observo", dijo el especialista. "Ellos continuamente afirman que nos mintieron, hablan de los Illuminati y otras cuestiones sin relación alguna, mezclando absolutamente todos los temas", agregó.

Y en este sentido, expresó que "los terraplanistas hacen referencia a distintas cuestiones y experimentos científicos, como por ejemplo el de Michelson-Morley, realizado con el fin de demostrar la inexistencia del éter. Con estas menciones experimentales y diversas áreas de la física como la cuántica o el electromagnetismo, por ejemplo, muchas personas interpretan que saben respecto de lo que están hablando. En cambios, los que hemos estudiado física por muchos años encontramos cuantiosos y significativos errores conceptuales en dichas expresiones", analizó.

Bagú se presta a manifestar su parecer en un contexto de confrontación creciente entre los diversos representantes del terraplanismo -en nuestra ciudad la cabeza visible es Iru Landucci- y el mundo de las ciencias exactas. "En particular no tengo problemas en conversar con quien sea. Ahora bien, el presunto debate no existe como tal. Plantearlo en estas condiciones presenta una gran falsedad en sí misma. El día que los terraplanistas nos expliquen la física que sustenta sus modelos y que no contradigan la experiencia diaria, daremos el debate correspondiente. Mientras sean solamente ideas expresadas al azar sin sustento alguno, no me prestaré a ningún show mediático", puntualizó.

Aunque claro, para el astrónomo "este movimiento terraplanista se encuentra enmarcado en la nefasta era de la posverdad de la cual también forman parte los movimientos antivacunas, con el terrible peligro que esto conlleva para la salud de las personas, en particular de los más pequeños". "Yo me desespero por expresar en que no puede existir una confabulación de siglos y siglos hasta la actualidad de la cual participan todos los países del mundo, occidentales, orientales, comunistas, capitalistas, empresas privadas, gobiernos, y que esté también involucrada la actividad científica, con astrónomos, ingenieros, físicos, agrimensores, aeronáuticos, marinos, etc. Miles de millones de personas en pleno siglo XXI que se encuentran confabuladas o que están siendo engañadas ¿a quién se le puede ocurrir semejante delirio?", sentenció.

"No pueden demostrar que el horizonte esté curvo, no pueden demostrar que el agua se curve, no pueden demostrar la ley de la gravedad, ni la de Newton ni la de Einstein, que la Tierra gire alrededor del sol, la fuerza oscura, la materia oscura que nunca la vimos pero debe estar ahí", le había planteado provocativamente a 0221.com.ar precisamente Iru, quien actualmente tiene dos invitaciones para continuar realizando charlas en distintas partes del mundo: el 21 de septiembre viajará a Amsterdam para participar de la segunda conferencia internacional en Europa, mientras que el 16 de noviembre hará lo mismo pero en Dallas -estado de Houston, en donde está la NASA-. "A todas las conferencias siempre se invita por ejemplo a astronautas y demás, pero no quieren ir, en el cara a cara no quieren, van a la televisión y hablan a espaldas", disparó.

Con cautela, Bagú se limitó a responder todas las consultas de este portal sin ninguna intención de profundizar una polémica. Desde su lugar como encargado del Planetario local y astrónomo durante gran parte de su vida observa de reojo este fenómeno terraplanista que indudablemente está tomando mucho protagonismo en las redes sociales y en varias regiones del mundo, en donde se desarrollan distintos encuentros y conferencias.

LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA

Uno de los puntos claves en el planteo terraplanista es el rol de la NASA en toda la historia, que tiene como punto culmine aquel 20 de julio de 1969, con el alunizaje del Apolo 11. Para quienes aseguran que la Tierra es plana, la llegada del hombre a la Luna nunca existió porque fue una farsa, una inmensa puesta en escena por parte de aquella agencia gubernamental norteamericana que desde ese momento nos nutre de imágenes espaciales falsas, engañándonos año a año.

"Yo te cuento cómo llegó el hombre a la Luna tratando de hacerlo lo más hermoso posible, porque realmente fue una aventura increíble y vos me vas a escuchar, pero viene otra persona y te habla de la mentira de la NASA, las fotos, Stanley Kubrick... y eso genera más seducción. Las confabulaciones y las teorías conspirativas siempre generan más seducción en muchas personas", respondió el astrónomo.

En este punto se explayó y brindó una definición tajante para intentar ponerle fin a la pregunta del millón: ¿si se pudo viajar a la Luna en 1969 cómo es posible que hoy en 2019 no se haya vuelto, con el impresionante avance científico y tecnológico?. "La ida del hombre a la Luna fue un motivo político, no fue científico", explicó.

"Eso implicó que un gobierno como el de Estados Unidos pusiera en el programa Apolo el 4,5% de su presupuesto anual durante varios años. Imaginate la montaña de dinero de la cual estamos hablando. Eso nunca más pasó. Hubo muchísimo dinero destinado a ese programa en donde trabajaron de manera directa 400 mil personas, algo así como la población de la ciudad de La Plata, lo cual fue algo descomunal ", continuó.

"Eso hay que enmarcarlo en un momento de plena guerra fría con la Unión Soviética. Después los programas espaciales mermaron. Yo he escuchado barbaridades del estilo 'pero si la nave está ahí, por más que sea de la década del 60 ¿por qué no la ponen en funcionamiento?' Y no es así. Es como decir que uno le pone nafta a un fórmula 1 de la década del sesenta y sale a andar... no es así", comparó. "El mundo cambia en todo sentido, a tal punto que quienes eran enemigos en el espacio luego empezaron a trabajar juntos. Hoy en día vuelan en cohetes rusos. Si 30 años atrás me decías que esto iba a ocurrir yo no lo hubiese creído", agregó.

Y además comentó que "no es casualidad que ahora los programas espaciales se estén acelerando porque China está avanzando a pasos agigantados. A mitad de año van a volar astronautas norteamericanos nuevamente en naves norteamericanas tras 8 años. Ahora que hay competencia estamos una vez más en una nueva era espacial. Cuando la competencia se había terminado a Estados Unidos ya no le importaba ir a la Luna porque ir a la Luna no fue un motivo científico, sino que fue un motivo político. Por eso se fue a fines de los sesenta y luego nunca más".

LAS PRUEBAS

Es muy raro preguntarle a un astrónomo si la Tierra es esférica o plana, porque es casi como preguntarse si una pelota de fútbol es redonda o triangular. Desde muy chicos en el colegio crecimos educados así, por eso cuando se escucha que se pone en duda la forma de nuestra casa -que siempre ha sido una obviedad, o al menos creemos eso- se mueven los cimientos de un conocimiento totalmente incuestionable. Sin embargo, Bagú hizo mención a algunos de los fundamentos terraplanistas.

 

 

"La gravedad es variable punto a punto en la superficie de la Tierra. No es lo mismo en La Plata, en Tandil o en el medio del Aconcagua cuando se la mide con instrumentos", indicó.

"A 40 km de altura puede ser que la cámara no vea la curvatura de la Tierra", relativizó, y con tranquilidad concluyó: "este debate se termina en 10 o 15 años, cuando nuestros hijos y nietos vuelen al espacio de la misma manera que nosotros hoy volamos en avión. Listo, se terminó, no hay mucha vuelta".

Días atrás hizo pública una nota para responder algunos de los planteos de quienes aseguran que la Tierra no es esférica y no gira alrededor del sol. Los científicos recogieron el guante de esta polémica insólita y en una charla con 0221.com.ar, el Licenciado en Astronomía de la UNLP habla hasta de la llegada del hombre a la Luna.

17 de marzo de 2019

"La ida del hombre a la Luna fue un motivo político, no fue científico". De esa manera respondió a 0221.com.ar el director del Planetario de la UNLP, Diego Bagú, en el marco de esta polémica creciente que para hombres y mujeres de la ciencia es insólita en 2019 y tiene que ver con la irrupción de los terraplanistas que ponen en duda no solo que la Tierra sea esférica y gire alrededor del sol, sino una larga lista de planteos que para la historia de la humanidad son incuestionables. "Yo me puedo juntar con quien sea, pero vamos a estar 2 horas hablando y no va a haber cambio de opinión, eso es lo que yo percibo", dijo el astrónomo, que lejos de esquivar el tema se presta al análisis con atención y respeto.

Este portal relató los pormenores del primer encuentro nacional e internacional terraplanista realizado en nuestro país días atrás en la ciudad de Colón, provincia de Buenos Aires, que rozó el escándalo: a raíz de esa reunión, quienes sostienen que la Tierra es plana volvieron a ser ridiculizados en la televisión y hasta integrantes de la Asociación Argentina de Astronomía tuvieron que salir a aclarar lo que a todos nos enseñaron desde chicos en el colegio. Todo, en el marco de un peculiar enfrentamiento mediático entre la comunidad científica y un movimiento cada vez más numeroso de personas que argumentan convencidos que nuestro planeta no es esférico.

En este contexto, Bagú -Licenciado en Astronomía y director de nuestro Planetario, que días atrás escribió una extensa nota de opinión titulada "Tierra plana, posverdad y sus peligros inherentes"- fue consultado por este medio acerca de este fenómeno que, según aseguran los terraplanistas, llegó para quedarse y se multiplica en distintas ciudades del mundo.

"Son muy pocos comparados con lo que es la sociedad, pero es cierto que van creciendo, van generando adeptos; utilizan muy bien las redes sociales y no es un dato menor, tienen mucho tráfico con sus videos y esto ocurre en todo el mundo. Eso es lo que observo", dijo el especialista. "Ellos continuamente afirman que nos mintieron, hablan de los Illuminati y otras cuestiones sin relación alguna, mezclando absolutamente todos los temas", agregó.

Y en este sentido, expresó que "los terraplanistas hacen referencia a distintas cuestiones y experimentos científicos, como por ejemplo el de Michelson-Morley, realizado con el fin de demostrar la inexistencia del éter. Con estas menciones experimentales y diversas áreas de la física como la cuántica o el electromagnetismo, por ejemplo, muchas personas interpretan que saben respecto de lo que están hablando. En cambios, los que hemos estudiado física por muchos años encontramos cuantiosos y significativos errores conceptuales en dichas expresiones", analizó.

Bagú se presta a manifestar su parecer en un contexto de confrontación creciente entre los diversos representantes del terraplanismo -en nuestra ciudad la cabeza visible es Iru Landucci- y el mundo de las ciencias exactas. "En particular no tengo problemas en conversar con quien sea. Ahora bien, el presunto debate no existe como tal. Plantearlo en estas condiciones presenta una gran falsedad en sí misma. El día que los terraplanistas nos expliquen la física que sustenta sus modelos y que no contradigan la experiencia diaria, daremos el debate correspondiente. Mientras sean solamente ideas expresadas al azar sin sustento alguno, no me prestaré a ningún show mediático", puntualizó.

Aunque claro, para el astrónomo "este movimiento terraplanista se encuentra enmarcado en la nefasta era de la posverdad de la cual también forman parte los movimientos antivacunas, con el terrible peligro que esto conlleva para la salud de las personas, en particular de los más pequeños". "Yo me desespero por expresar en que no puede existir una confabulación de siglos y siglos hasta la actualidad de la cual participan todos los países del mundo, occidentales, orientales, comunistas, capitalistas, empresas privadas, gobiernos, y que esté también involucrada la actividad científica, con astrónomos, ingenieros, físicos, agrimensores, aeronáuticos, marinos, etc. Miles de millones de personas en pleno siglo XXI que se encuentran confabuladas o que están siendo engañadas ¿a quién se le puede ocurrir semejante delirio?", sentenció.

"No pueden demostrar que el horizonte esté curvo, no pueden demostrar que el agua se curve, no pueden demostrar la ley de la gravedad, ni la de Newton ni la de Einstein, que la Tierra gire alrededor del sol, la fuerza oscura, la materia oscura que nunca la vimos pero debe estar ahí", le había planteado provocativamente a 0221.com.ar precisamente Iru, quien actualmente tiene dos invitaciones para continuar realizando charlas en distintas partes del mundo: el 21 de septiembre viajará a Amsterdam para participar de la segunda conferencia internacional en Europa, mientras que el 16 de noviembre hará lo mismo pero en Dallas -estado de Houston, en donde está la NASA-. "A todas las conferencias siempre se invita por ejemplo a astronautas y demás, pero no quieren ir, en el cara a cara no quieren, van a la televisión y hablan a espaldas", disparó.

Con cautela, Bagú se limitó a responder todas las consultas de este portal sin ninguna intención de profundizar una polémica. Desde su lugar como encargado del Planetario local y astrónomo durante gran parte de su vida observa de reojo este fenómeno terraplanista que indudablemente está tomando mucho protagonismo en las redes sociales y en varias regiones del mundo, en donde se desarrollan distintos encuentros y conferencias.

LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA

Uno de los puntos claves en el planteo terraplanista es el rol de la NASA en toda la historia, que tiene como punto culmine aquel 20 de julio de 1969, con el alunizaje del Apolo 11. Para quienes aseguran que la Tierra es plana, la llegada del hombre a la Luna nunca existió porque fue una farsa, una inmensa puesta en escena por parte de aquella agencia gubernamental norteamericana que desde ese momento nos nutre de imágenes espaciales falsas, engañándonos año a año.

"Yo te cuento cómo llegó el hombre a la Luna tratando de hacerlo lo más hermoso posible, porque realmente fue una aventura increíble y vos me vas a escuchar, pero viene otra persona y te habla de la mentira de la NASA, las fotos, Stanley Kubrick... y eso genera más seducción. Las confabulaciones y las teorías conspirativas siempre generan más seducción en muchas personas", respondió el astrónomo.

En este punto se explayó y brindó una definición tajante para intentar ponerle fin a la pregunta del millón: ¿si se pudo viajar a la Luna en 1969 cómo es posible que hoy en 2019 no se haya vuelto, con el impresionante avance científico y tecnológico?. "La ida del hombre a la Luna fue un motivo político, no fue científico", explicó.

"Eso implicó que un gobierno como el de Estados Unidos pusiera en el programa Apolo el 4,5% de su presupuesto anual durante varios años. Imaginate la montaña de dinero de la cual estamos hablando. Eso nunca más pasó. Hubo muchísimo dinero destinado a ese programa en donde trabajaron de manera directa 400 mil personas, algo así como la población de la ciudad de La Plata, lo cual fue algo descomunal ", continuó.

"Eso hay que enmarcarlo en un momento de plena guerra fría con la Unión Soviética. Después los programas espaciales mermaron. Yo he escuchado barbaridades del estilo 'pero si la nave está ahí, por más que sea de la década del 60 ¿por qué no la ponen en funcionamiento?' Y no es así. Es como decir que uno le pone nafta a un fórmula 1 de la década del sesenta y sale a andar... no es así", comparó. "El mundo cambia en todo sentido, a tal punto que quienes eran enemigos en el espacio luego empezaron a trabajar juntos. Hoy en día vuelan en cohetes rusos. Si 30 años atrás me decías que esto iba a ocurrir yo no lo hubiese creído", agregó.

Y además comentó que "no es casualidad que ahora los programas espaciales se estén acelerando porque China está avanzando a pasos agigantados. A mitad de año van a volar astronautas norteamericanos nuevamente en naves norteamericanas tras 8 años. Ahora que hay competencia estamos una vez más en una nueva era espacial. Cuando la competencia se había terminado a Estados Unidos ya no le importaba ir a la Luna porque ir a la Luna no fue un motivo científico, sino que fue un motivo político. Por eso se fue a fines de los sesenta y luego nunca más".

LAS PRUEBAS

Es muy raro preguntarle a un astrónomo si la Tierra es esférica o plana, porque es casi como preguntarse si una pelota de fútbol es redonda o triangular. Desde muy chicos en el colegio crecimos educados así, por eso cuando se escucha que se pone en duda la forma de nuestra casa -que siempre ha sido una obviedad, o al menos creemos eso- se mueven los cimientos de un conocimiento totalmente incuestionable. Sin embargo, Bagú hizo mención a algunos de los fundamentos terraplanistas.

 

 

"La gravedad es variable punto a punto en la superficie de la Tierra. No es lo mismo en La Plata, en Tandil o en el medio del Aconcagua cuando se la mide con instrumentos", indicó.

"A 40 km de altura puede ser que la cámara no vea la curvatura de la Tierra", relativizó, y con tranquilidad concluyó: "este debate se termina en 10 o 15 años, cuando nuestros hijos y nietos vuelen al espacio de la misma manera que nosotros hoy volamos en avión. Listo, se terminó, no hay mucha vuelta".

COMENTARIOS