Emoción y desahogo: el Lobo ganó con un agónico gol y estalló el Bosque
0221
0221

Emoción y desahogo: el Lobo ganó con un agónico gol y estalló el Bosque

En la última jugada del partido, Horacio Tijanovich encontró una pelota en el área de Newell’s e hizo delirar a todo la hinchada albiazul. Fue el primer tanto del entrerriano con la camiseta del club que lo formó como jugador y se lo vio visiblemente emocionado. El visitante mereció llevarse algo de La Plata pero no tuvo decisión para ir en búsqueda de los tres puntos. La victoria le permitió alejarse a ocho puntos de los equipos que hoy están perdiendo la categoría.

Américo Rubén Gallego siempre decía que los partidos de fútbol duran entre 95 y 96 minutos. Sin lugar a dudas, esta lógica puede aplicarse para el encuentro que ganó Gimnasia ante Newell’s uno a cero por la fecha 23° de la Superliga. El Lobo no jugó para nada bien e incluso la pasó mal en varios pasajes del segundo tiempo. Sin embargo, el árbitro Fernando Echenique adicionó tres minutos y Horacio Tijanovich consiguió lo que no había podido hacer a lo largo de toda la noche en el Bosque. En una auténtica final por los promedios, el local logró imponerse y sumar tres puntos vitales para acercase al objetivo: la permanencia en primera división.

Con la herida abierta por la derrota en el clásico, Darío Ortiz se vio obligado a hacer una serie de modificaciones para cambiarle la cara a su equipo. En los primeros minutos del encuentro, el Lobo impuso condiciones y no dejó que los habilidosos del elenco rosarino manejaran la pelota. A pesar de contar con buenas aproximaciones sobre el arco de Alan Aguerre, el local no llegó con situaciones claras de peligro y todo quedó en buenas intenciones. Con el correr de los minutos, la presión asfixiante se fue diluyendo y Newell’s pudo hacer pie en La Plata.

A los 26 minutos, cuando parecía que el partido entraba en un pozo, Víctor Ayala se hizo cargo de la ejecución de un tiro libre cerca del área del conjunto visitante. El paraguayo, una vez más, mostró toda su calidad y la pelota dio en el palo ante la atenta mirada de Aguerre, quien no tuvo ningún tipo de reacción.

Por su parte, los dirigidos por Héctor Bidoglio intentaron armar un equipo compacto de atrás hacia adelante para recuperar el útil y aprovechar la velocidad de Mauro Formica, Alexis Rodríguez y Luis Leal. Si bien es cierto que por momentos lo logró, Newell’s demostró la falta de peso ofensivo.

Cerca del final del primer tiempo, los mediocampistas Franco Mussi y Braian Mansilla no pudieron adueñarse de la pelota y Gimnasia lo sintió. El visitante se mostró más confiado y manejó los tiempos de los minutos finales. Sin embargo, al no tener un 9 de área, no llegó con peligro al arco defendido por Sebastián Moyano.

Para el segundo tiempo, el Indio Ortiz movió el banco y dispuso del ingreso de Horacio Tijanovich por Mansilla, quien nunca estuvo cómodo haciendo la banda izquierda. A pesar del cambio, Newell’s continúo incomodando al Lobo  con la tenencia de la pelota.

El partido entró en un pozo y ninguno de los dos equipos podía hacerse dueño de las acciones. Ambos trataban de buscar a sus delanteros con pelotas sucias, lo que facilitaba la tarea de las dos defensas. A los 20 minutos, el encuentro era decididamente malo y la única situación de gol fue  un débil cabezazo de Formica al medio del arco.

A los 35 minutos, Francisco Fydriszewski casi conecta un centro exquisito de Formica que casi le termina dando la ventaja a Newell’s. Para esta altura, el Lobo era un manojo de nervios pero al visitante le faltó más decisión para ir en búsqueda de los tres puntos.

El paraguayo Ayala, de lo mejor junto con Facundo Oreja, ejecutó otro tiro libre pero en esta oportunidad Aguerre voló de forma espectacular para mantener su valla invicta.  

Cuando el partido se moría y los hinchas murmuraban por la mala actuación del Lobo, Tijanovich encontró una pelota en el área y logró colocar la pelota en el palo izquierda de Aguerra que no pudo hacer nada. El oriundo de Entre Ríos marcó su primer gol con la camiseta albiazul y desató la locura en el Bosque.

Gimnasia ganó un partido de seis puntos y  aseguró su continuidad en la Superliga Argentina de Fútbol. De cara al torneo que viene, logró empatar al conjunto rosarino en puntos y se ilusiona con seguir sumando para no arrancar en los últimos puestos de los promedios para la temporada 2019-2020.

En cuanto a lo futbolístico, el local no jugó un partido para nada bueno y sufrió mucho cada vez que Newell´s le manejó la pelota. Sin embargo, premio al esfuerzo y por seguir intentando cuando el partido se moría.

Ahora, el Indio Ortiz deberá armar el equipo para ir a Santa Fe para el debut del tripero en la Copa Argentina 2019 ante Defensores de Villa Ramallo. Para ese encuentro, podrá contar con Lorenzo Faravelli, Gonzalo Piovi y Alexis Martín Arias. El Bosque fue pura alegría tras el duro golpe en el clásico platense.

En la última jugada del partido, Horacio Tijanovich encontró una pelota en el área de Newell’s e hizo delirar a todo la hinchada albiazul. Fue el primer tanto del entrerriano con la camiseta del club que lo formó como jugador y se lo vio visiblemente emocionado. El visitante mereció llevarse algo de La Plata pero no tuvo decisión para ir en búsqueda de los tres puntos. La victoria le permitió alejarse a ocho puntos de los equipos que hoy están perdiendo la categoría.

15 de marzo de 2019

Américo Rubén Gallego siempre decía que los partidos de fútbol duran entre 95 y 96 minutos. Sin lugar a dudas, esta lógica puede aplicarse para el encuentro que ganó Gimnasia ante Newell’s uno a cero por la fecha 23° de la Superliga. El Lobo no jugó para nada bien e incluso la pasó mal en varios pasajes del segundo tiempo. Sin embargo, el árbitro Fernando Echenique adicionó tres minutos y Horacio Tijanovich consiguió lo que no había podido hacer a lo largo de toda la noche en el Bosque. En una auténtica final por los promedios, el local logró imponerse y sumar tres puntos vitales para acercase al objetivo: la permanencia en primera división.

Con la herida abierta por la derrota en el clásico, Darío Ortiz se vio obligado a hacer una serie de modificaciones para cambiarle la cara a su equipo. En los primeros minutos del encuentro, el Lobo impuso condiciones y no dejó que los habilidosos del elenco rosarino manejaran la pelota. A pesar de contar con buenas aproximaciones sobre el arco de Alan Aguerre, el local no llegó con situaciones claras de peligro y todo quedó en buenas intenciones. Con el correr de los minutos, la presión asfixiante se fue diluyendo y Newell’s pudo hacer pie en La Plata.

A los 26 minutos, cuando parecía que el partido entraba en un pozo, Víctor Ayala se hizo cargo de la ejecución de un tiro libre cerca del área del conjunto visitante. El paraguayo, una vez más, mostró toda su calidad y la pelota dio en el palo ante la atenta mirada de Aguerre, quien no tuvo ningún tipo de reacción.

Por su parte, los dirigidos por Héctor Bidoglio intentaron armar un equipo compacto de atrás hacia adelante para recuperar el útil y aprovechar la velocidad de Mauro Formica, Alexis Rodríguez y Luis Leal. Si bien es cierto que por momentos lo logró, Newell’s demostró la falta de peso ofensivo.

Cerca del final del primer tiempo, los mediocampistas Franco Mussi y Braian Mansilla no pudieron adueñarse de la pelota y Gimnasia lo sintió. El visitante se mostró más confiado y manejó los tiempos de los minutos finales. Sin embargo, al no tener un 9 de área, no llegó con peligro al arco defendido por Sebastián Moyano.

Para el segundo tiempo, el Indio Ortiz movió el banco y dispuso del ingreso de Horacio Tijanovich por Mansilla, quien nunca estuvo cómodo haciendo la banda izquierda. A pesar del cambio, Newell’s continúo incomodando al Lobo  con la tenencia de la pelota.

El partido entró en un pozo y ninguno de los dos equipos podía hacerse dueño de las acciones. Ambos trataban de buscar a sus delanteros con pelotas sucias, lo que facilitaba la tarea de las dos defensas. A los 20 minutos, el encuentro era decididamente malo y la única situación de gol fue  un débil cabezazo de Formica al medio del arco.

A los 35 minutos, Francisco Fydriszewski casi conecta un centro exquisito de Formica que casi le termina dando la ventaja a Newell’s. Para esta altura, el Lobo era un manojo de nervios pero al visitante le faltó más decisión para ir en búsqueda de los tres puntos.

El paraguayo Ayala, de lo mejor junto con Facundo Oreja, ejecutó otro tiro libre pero en esta oportunidad Aguerre voló de forma espectacular para mantener su valla invicta.  

Cuando el partido se moría y los hinchas murmuraban por la mala actuación del Lobo, Tijanovich encontró una pelota en el área y logró colocar la pelota en el palo izquierda de Aguerra que no pudo hacer nada. El oriundo de Entre Ríos marcó su primer gol con la camiseta albiazul y desató la locura en el Bosque.

Gimnasia ganó un partido de seis puntos y  aseguró su continuidad en la Superliga Argentina de Fútbol. De cara al torneo que viene, logró empatar al conjunto rosarino en puntos y se ilusiona con seguir sumando para no arrancar en los últimos puestos de los promedios para la temporada 2019-2020.

En cuanto a lo futbolístico, el local no jugó un partido para nada bueno y sufrió mucho cada vez que Newell´s le manejó la pelota. Sin embargo, premio al esfuerzo y por seguir intentando cuando el partido se moría.

Ahora, el Indio Ortiz deberá armar el equipo para ir a Santa Fe para el debut del tripero en la Copa Argentina 2019 ante Defensores de Villa Ramallo. Para ese encuentro, podrá contar con Lorenzo Faravelli, Gonzalo Piovi y Alexis Martín Arias. El Bosque fue pura alegría tras el duro golpe en el clásico platense.

COMENTARIOS