El Lobo arrancó el año de la mejor manera y se impuso 2 a 1 al puntero de la Superliga
0221
0221

El Lobo arrancó el año de la mejor manera y se impuso 2 a 1 al puntero de la Superliga

El conjunto de Pedro Troglio se enfrentó al equipo de Avellaneda en su primer amistoso del 2019. El Lobo hizo un gran primer tiempo y se fue al descanso con dos tantos arriba. En el final de la segunda parte la Academia fue más, pero apenas le dio para descontar y Gimnasia se consagró como un justo vencedor.

El Lobo comenzó el año con todo. Una falta a metros del centro de la cancha abrió las chances del conjunto tripero y Gimnasia no lo desaprovechó: Franco Mussis aprovechó un flojo despeje de la defensa de la Academia y le entró casi cayéndose con una volea que se clavó en la red, desatando la euforia tripera.


Gimnasia fue mucho más durante los primeros minutos del encuentro que se desarrolló en el estadio José María Minella y desde los 5 minutos se impuso con comodidad de la mano de Mussis. A pesar de la ventaja el conjunto que dirige Pedro Troglio no dejó de presionar, con un gran trabajo de la línea media para complicar la salida de Racing. Tanto fue así que a los 24 llegó el segundo tanto tripero en la cabeza de Manuel Guanini.


El Lobo volvió a aprovechar la pelota parada. Un envío de Víctor Ayala desde la derecha terminó en plena área chica y encontró la cabeza de Guanini que se elevó sobre la defensa y conectó un envío inatajable para Javier García, que no pudo hacer más que ir a buscar la pelota dentro de su propio arco.

Gimnasia demostró un gran manejo de la pelota y una gran capacidad de mantener la presión durante toda la primera parte. Enfrente encontró a un conjunto que cometió graves errores y lo pagó caro. Tanto fue así que el Lobo bien podría haberse ido a las duchas con una ventaja más abultada cuando García tuvo un grosero error al intentar parar la pelota y ésta le pasó entre las piernas, aunque logró salvar su arco con lo justo y evitar una nueva caída de su arco.

La primera parte terminó con poco clima de amistoso de verano. Cuando cerraba Santiago Silva y Rodrigo Schlegel tuvieron un picante cruce: "¿Quién sos?", le espetó el delantero tripero mientras simulaba buscar el nombre de su rival en la camiseta, en respuesta a las quejas del futbolista que había recibido un fuerte topetazo del Pelado.

El entretiempo encontró a un Gimnasia bastante más retrasado, pero dispuesto a pasar el ataque con velocidad a través de las bandas y con un Tanque activo en la puerta del área rival y a la espera de cualquier oportunidad para marcar el primero de su cuenta personal.

La segunda parte comenzó con un Racing mejor parado y más activo, buscando hacerse con la pelota e intentando generar peligro en el campo rival. El Lobo, sin embargo, no dejó de presionar y generar ocasiones de gol, nuevamente, desde la pelota parada.

A pesar de los intentos, ninguno de ambos conjuntos pudieron generar gran peligro en el área rival. Advertidos, tanto Troglio como Eduardo Coudet metieron mano en sus equipos para oxigenar a sus respectivos equipos. El primero mandó a la cancha a José Paradela y Agustín Bolívar, quienes reemplazaron a Alexi Gómez y Franco Mussis, respectivamente, ambos refuerzos que acaban de sumarse al plantel platense y se vieron visiblemente cansados; el segundo, en tanto, puso en cancha a Matías Zaracho y Ricardo Centurión, ante la salida de Alexis Cuello y Neri Cardozo, respectivamente.

A los 72, Racing tuvo una de las más claras del partido en los pies de Centurión. Ricky encaró desde la izquierda y metió un gran enganche para perfilarse solo y de frente al arco de Alexis Martín Arias. El delantero sacó un gran zapatazo y obligó el lucimiento del arquero tripero que debió estirarse para sacar el envío.

Un minuto después, Troglio usó su tercer cambio para mandar a la cancha al menor de hijos de Diego Simeone, Gianluca. El joven delantero hizo su debut profesional en el Lobo, tras haberse sumado al plantel pocos días atrás.

A los 78, mientras la Acedemia avisaba buscando desde la izquierda, Racing llegó al descuento: Jonathan Cristaldo encontró un gran envío de Alexis Soto desde ese sector y la mandó al fondo de la red.


Tras el duro golpe, con un Racing envalentonado por el descuento y dispuesto a ir a buscar el empate, el Lobo respondió solo unos minutos después. La pelota le quedó a Guanini que, perfectamente habilitado, sacó una gran mediavuelta a quemarropa, a pocos metros del arquero. García, sin embargo, tuvo una de las mejores respuestas del partido y se mantuvo firme en el primer palo para frenar el envío.

El encuentro ganó intensidad en los últimos minutos y a los 87 la Academia tuvo la oportunidad del empate. Zaracho tomó la responsabilidad de cobrar una falta desde la derecha, se ubicó recto al arco y sacó un gran remate que terminó dando de lleno el travesaño, causando pánico en el banco tripero.

El final llegó con polémica tras una dura entrada sobre Cristaldo en el borde del área chica que bien podría haber sido cobrado como penal. El árbitro dejó seguir ante el reclamo racinguista y pocos minutos después pitó el final del encuentro.

El Lobo fue más, golpeó rápido y con contundencia y aunque terminó sufriendo más de la cuenta sobre el final del partido disputado en Mar del Plata, se llevó una importante victoria en el primer partido del año, demostrando un gran rendimiento y una excelente presentación de sus principales refuerzos.

El conjunto de Pedro Troglio se enfrentó al equipo de Avellaneda en su primer amistoso del 2019. El Lobo hizo un gran primer tiempo y se fue al descanso con dos tantos arriba. En el final de la segunda parte la Academia fue más, pero apenas le dio para descontar y Gimnasia se consagró como un justo vencedor.

14 de enero de 2019

El Lobo comenzó el año con todo. Una falta a metros del centro de la cancha abrió las chances del conjunto tripero y Gimnasia no lo desaprovechó: Franco Mussis aprovechó un flojo despeje de la defensa de la Academia y le entró casi cayéndose con una volea que se clavó en la red, desatando la euforia tripera.


Gimnasia fue mucho más durante los primeros minutos del encuentro que se desarrolló en el estadio José María Minella y desde los 5 minutos se impuso con comodidad de la mano de Mussis. A pesar de la ventaja el conjunto que dirige Pedro Troglio no dejó de presionar, con un gran trabajo de la línea media para complicar la salida de Racing. Tanto fue así que a los 24 llegó el segundo tanto tripero en la cabeza de Manuel Guanini.


El Lobo volvió a aprovechar la pelota parada. Un envío de Víctor Ayala desde la derecha terminó en plena área chica y encontró la cabeza de Guanini que se elevó sobre la defensa y conectó un envío inatajable para Javier García, que no pudo hacer más que ir a buscar la pelota dentro de su propio arco.

Gimnasia demostró un gran manejo de la pelota y una gran capacidad de mantener la presión durante toda la primera parte. Enfrente encontró a un conjunto que cometió graves errores y lo pagó caro. Tanto fue así que el Lobo bien podría haberse ido a las duchas con una ventaja más abultada cuando García tuvo un grosero error al intentar parar la pelota y ésta le pasó entre las piernas, aunque logró salvar su arco con lo justo y evitar una nueva caída de su arco.

La primera parte terminó con poco clima de amistoso de verano. Cuando cerraba Santiago Silva y Rodrigo Schlegel tuvieron un picante cruce: "¿Quién sos?", le espetó el delantero tripero mientras simulaba buscar el nombre de su rival en la camiseta, en respuesta a las quejas del futbolista que había recibido un fuerte topetazo del Pelado.

El entretiempo encontró a un Gimnasia bastante más retrasado, pero dispuesto a pasar el ataque con velocidad a través de las bandas y con un Tanque activo en la puerta del área rival y a la espera de cualquier oportunidad para marcar el primero de su cuenta personal.

La segunda parte comenzó con un Racing mejor parado y más activo, buscando hacerse con la pelota e intentando generar peligro en el campo rival. El Lobo, sin embargo, no dejó de presionar y generar ocasiones de gol, nuevamente, desde la pelota parada.

A pesar de los intentos, ninguno de ambos conjuntos pudieron generar gran peligro en el área rival. Advertidos, tanto Troglio como Eduardo Coudet metieron mano en sus equipos para oxigenar a sus respectivos equipos. El primero mandó a la cancha a José Paradela y Agustín Bolívar, quienes reemplazaron a Alexi Gómez y Franco Mussis, respectivamente, ambos refuerzos que acaban de sumarse al plantel platense y se vieron visiblemente cansados; el segundo, en tanto, puso en cancha a Matías Zaracho y Ricardo Centurión, ante la salida de Alexis Cuello y Neri Cardozo, respectivamente.

A los 72, Racing tuvo una de las más claras del partido en los pies de Centurión. Ricky encaró desde la izquierda y metió un gran enganche para perfilarse solo y de frente al arco de Alexis Martín Arias. El delantero sacó un gran zapatazo y obligó el lucimiento del arquero tripero que debió estirarse para sacar el envío.

Un minuto después, Troglio usó su tercer cambio para mandar a la cancha al menor de hijos de Diego Simeone, Gianluca. El joven delantero hizo su debut profesional en el Lobo, tras haberse sumado al plantel pocos días atrás.

A los 78, mientras la Acedemia avisaba buscando desde la izquierda, Racing llegó al descuento: Jonathan Cristaldo encontró un gran envío de Alexis Soto desde ese sector y la mandó al fondo de la red.


Tras el duro golpe, con un Racing envalentonado por el descuento y dispuesto a ir a buscar el empate, el Lobo respondió solo unos minutos después. La pelota le quedó a Guanini que, perfectamente habilitado, sacó una gran mediavuelta a quemarropa, a pocos metros del arquero. García, sin embargo, tuvo una de las mejores respuestas del partido y se mantuvo firme en el primer palo para frenar el envío.

El encuentro ganó intensidad en los últimos minutos y a los 87 la Academia tuvo la oportunidad del empate. Zaracho tomó la responsabilidad de cobrar una falta desde la derecha, se ubicó recto al arco y sacó un gran remate que terminó dando de lleno el travesaño, causando pánico en el banco tripero.

El final llegó con polémica tras una dura entrada sobre Cristaldo en el borde del área chica que bien podría haber sido cobrado como penal. El árbitro dejó seguir ante el reclamo racinguista y pocos minutos después pitó el final del encuentro.

El Lobo fue más, golpeó rápido y con contundencia y aunque terminó sufriendo más de la cuenta sobre el final del partido disputado en Mar del Plata, se llevó una importante victoria en el primer partido del año, demostrando un gran rendimiento y una excelente presentación de sus principales refuerzos.

COMENTARIOS