A casi quince días del supuesto secuestro de una joven en Berisso, nadie la busca
0221
0221

A casi quince días del supuesto secuestro de una joven en Berisso, nadie la busca

La región vivió con gran conmoción el desarrollo del caso. A trece días del hecho, poco se sabe del caso y los investigadores indican que “no hay” familiares ni amigos buscando a una joven con esas características. Si fue secuestrada o no, todavía es un misterio.

Todo comenzó el pasado domingo 2 de septiembre, cuando Emiliano, un joven repartidor, escribió en su propia cuenta de Facebook el relato de lo que, según su visión, se trató del secuestro de una joven en el límite entre La Plata y Berisso: 122 y 64. La noticia corrió como reguero de pólvora, el caso ganó las noticias y causó conmoción en la región, pero a trece días del hecho poco se sabe sobre la joven y su desaparición.

“No hay ninguna denuncia de ese estilo”, respondieron fuentes policiales ante las consultas de 0221.com.ar sobre si hay familiares, amigos o simplemente vecinos platenses o de la región buscando a alguna joven con las características descritas por Emiliano en su posteo. Tristemente, de ello se desprende que, a excepción de los agentes, nadie se encuentra buscándola.

Lo cierto es que a pesar de la trascendencia del caso, poco se sabe sobre lo que ocurrió realmente. Los investigadores no cuentan con más pistas que las que dieron en su momento los testigos del hecho: el propio Emiliano y Magdalena, otra joven que aseguró haber visto merodeando el bosque platense a la camioneta que habría intervenido en el presunto secuestro.

"Estaba en el Bosque, de casualidad, entre las 22.30 y las 23.30. Fui a andar en moto con un amigo y me pareció raro que hubiera tanto movimiento. Primero pasó una moto, después una camioneta blanca y dos camiones. La camioneta blanca se metió, dobló por el monumento, agarró una calle y, al ver que no tenía salida, pegó la vuelta y volvió. En ese momento, el conductor me miró y siguió de largo", señaló la joven a este medio días atrás, cuando ambos se acercaron hasta las puertas de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) para radicar la única denuncia existente. Al trascender la noticia, la joven reconoció la camioneta de la que hacía mención Emiliano y apoyó sus dichos.

"Se llevaron a una piba delante de mis ojos", escribió Emiliano en su perfil de Facebook y en cuestión de minutos la publicación se viralizó. Junto a Emir -su compañero en la casa de comidas "Frello"-, fueron los primeros en accionar luego de que un cliente y vecino del barrio les avisara que habían subido a la fuerza a una chica a una camioneta en 122 y 64, frente a un salón de eventos y a la vuelta del local en el que trabajan.

Emiliano volvía de hacer el último delivery cuando el hombre entró corriendo, exaltado y diciendo que había visto cómo “levantaban” a una chica en una camioneta Volkswagen Caddy blanca. No dudó en arrancar de nuevo la moto y comenzar a seguirla y la persiguió todo lo que pudo, pero la perdió en la rotonda de 122 y 60. Desde entonces lo que ocurrió esa oscura noche es, todavía, un misterio.

La región vivió con gran conmoción el desarrollo del caso. A trece días del hecho, poco se sabe del caso y los investigadores indican que “no hay” familiares ni amigos buscando a una joven con esas características. Si fue secuestrada o no, todavía es un misterio.

15 de septiembre de 2018

Todo comenzó el pasado domingo 2 de septiembre, cuando Emiliano, un joven repartidor, escribió en su propia cuenta de Facebook el relato de lo que, según su visión, se trató del secuestro de una joven en el límite entre La Plata y Berisso: 122 y 64. La noticia corrió como reguero de pólvora, el caso ganó las noticias y causó conmoción en la región, pero a trece días del hecho poco se sabe sobre la joven y su desaparición.

“No hay ninguna denuncia de ese estilo”, respondieron fuentes policiales ante las consultas de 0221.com.ar sobre si hay familiares, amigos o simplemente vecinos platenses o de la región buscando a alguna joven con las características descritas por Emiliano en su posteo. Tristemente, de ello se desprende que, a excepción de los agentes, nadie se encuentra buscándola.

Lo cierto es que a pesar de la trascendencia del caso, poco se sabe sobre lo que ocurrió realmente. Los investigadores no cuentan con más pistas que las que dieron en su momento los testigos del hecho: el propio Emiliano y Magdalena, otra joven que aseguró haber visto merodeando el bosque platense a la camioneta que habría intervenido en el presunto secuestro.

"Estaba en el Bosque, de casualidad, entre las 22.30 y las 23.30. Fui a andar en moto con un amigo y me pareció raro que hubiera tanto movimiento. Primero pasó una moto, después una camioneta blanca y dos camiones. La camioneta blanca se metió, dobló por el monumento, agarró una calle y, al ver que no tenía salida, pegó la vuelta y volvió. En ese momento, el conductor me miró y siguió de largo", señaló la joven a este medio días atrás, cuando ambos se acercaron hasta las puertas de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) para radicar la única denuncia existente. Al trascender la noticia, la joven reconoció la camioneta de la que hacía mención Emiliano y apoyó sus dichos.

"Se llevaron a una piba delante de mis ojos", escribió Emiliano en su perfil de Facebook y en cuestión de minutos la publicación se viralizó. Junto a Emir -su compañero en la casa de comidas "Frello"-, fueron los primeros en accionar luego de que un cliente y vecino del barrio les avisara que habían subido a la fuerza a una chica a una camioneta en 122 y 64, frente a un salón de eventos y a la vuelta del local en el que trabajan.

Emiliano volvía de hacer el último delivery cuando el hombre entró corriendo, exaltado y diciendo que había visto cómo “levantaban” a una chica en una camioneta Volkswagen Caddy blanca. No dudó en arrancar de nuevo la moto y comenzar a seguirla y la persiguió todo lo que pudo, pero la perdió en la rotonda de 122 y 60. Desde entonces lo que ocurrió esa oscura noche es, todavía, un misterio.

COMENTARIOS