viernes 17 de mayo de 2024

La historia de los vecinos de La Plata que trabajan en Capital Federal y se las rebuscan para viajar

En la bajada de Villa Elisa de la Autopista La Plata-Buenos Aires, vecinos de La Plata se juntan para compartir el viaje y abaratar costos.

Suelen ser compañeros de trabajo, amigos o conocidos. Viajan de a dos, de a tres o de a cuatro y pagan la mitad, un tercio o un cuarto de lo que gastarían en nafta y peajes si se trasladaran solos. En un auto estándar, un viaje de ida y vuelta, en hora pico, hasta el centro de Capital Federal desde La Plata insume $13.400 en nafta y $1.200 en peajes. Unos $14.600 diarios que elevan el presupuesto mensual a $292.000 si se viaja de lunes a viernes. Ante ese panorama, quienes deben trasladarse a diario a la Ciudad de Buenos Aires desde La Plata se las rebuscan agrupándose.

Lee además

El punto de encuentro es la subida de Villa Elisa, donde cada mañana, entre las 5 y las 6, comienzan a llegar los autos y camionetas que provienen desde distintos puntos de la ciudad y estacionan a la vera de la ruta, frente al control policial, formando una extensa hilera que llega a superar los 400 metros. Hasta ese lugar llegó 0221.com.ar para saber quiénes son, cuánto ahorran y cómo se organizan.

Los testimonios de los viajantes de La Plata a Capital Federal

Emilia Alzamora es ingeniera, tiene 30 años, trabaja en el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires y, pasadas las 7 de la mañana, espera en una camioneta 4x4 a su compañero de trabajo con quien viaja a Luján, donde se desempeña como auxiliar de obra. “Lo hacemos para no gastar el doble”, cuenta la joven a 0221.com.ar. Y agrega: “Desde siempre nos manejamos así porque yo vivo en La Plata y él, en City Bell, y a mí no me cuesta nada venir hasta acá para ir en un solo auto”.

Villa Elisa viaje compartido para trabajar.jpeg
Emilia Alzamora comparte viaje desde La Plata a Luján con un compañero de trabajo.

Emilia Alzamora comparte viaje desde La Plata a Luján con un compañero de trabajo.

La joven ingeniera trabaja desde hace un año y medio en el ministerio. Desde un principio viajó compartiendo el vehículo y asegura que sus compañeros de mayor antigüedad ya lo hacían desde antes. El viaje hasta Luján le insume un cuarto de tanque de nafta, que equivale a $30 mil, que le son reintegrados en concepto de viáticos. Últimamente viaja dos veces por semana porque la mayoría de las obras se encuentran paradas por decisión del gobierno nacional.

“Estamos llegando tarde”, dice Joaquín, que viaja en un Renault Fluence y, mientras avanza, responde que es la primera vez que comparte viaje con tres compañeros de trabajo y que, por día, gasta entre $12 mil y $15 mil, que ahora se reducirán a $4 mil o $5 mil, como máximo.

Villa Elisa viaje compartido para trabajar -0003.JPG
Florencia Madona viaja desde Berisso hasta la bajada de Villa Elisa, donde se reúne con dos compañeras para compartir viaje hasta Palermo, Capital Federal.

Florencia Madona viaja desde Berisso hasta la bajada de Villa Elisa, donde se reúne con dos compañeras para compartir viaje hasta Palermo, Capital Federal.

Florencia Madona, de 29, vive en Berisso, trabaja desde hace un año en una empresa de Palermo y aguarda en su Peugeot 208 junto a su hermana, que estudia y trabaja en Capital Federal y no suele viajar con ella pero se sumó por el paro total de micros del jueves. Ambas esperan a que lleguen sus acompañantes. Florencia cuenta que viajan tres en un auto pero que en total son siete y que suelen repartirse en dos vehículos.

“Lo hago más que nada por ahorro y también por el medio ambiente”, explica la joven. Las tres viajantes trabajan dos días bajo la modalidad home office y los otros tres, de manera presencial. En lugar de repartir los gastos, se turnan para poner el auto -que es lo más equitativo si se tiene en cuenta el desgaste y el kilometraje que suma-. Prefiere viajar así antes que en el transporte público porque “volvés muy tarde y siempre dependés de los paros”, explica la joven conductora y agrega: “Antes, cuando no tenía auto, llegaba a mi casa a las 22. No tenía vida, básicamente”.

Del home office a la presencialidad y sus altos costos

Desde que YPF cambió la modalidad de semipresencial a presencialidad plena, en los últimos meses, José Fernández, de 49 años, viaja a diario junto a sus compañeros a las oficinas de la empresa, en Puerto Madero. Suelen ser entre cuatro y cinco personas que se suben al auto de uno de ellos, que sale desde La Plata, y luego reparten los gastos. Si viajara solo en la camioneta 4x4 en la que espera por los demás, José gastaría, como mínimo $15.000. “Y eso que todavía no pagamos estacionamiento”, aclara, al tiempo que informa que, en breves, se implementará ese cobro en la zona donde se encuentra la empresa, encareciendo aún el uso del auto para ir a trabajar. Viajando en grupo gasta $4.000.

Villa Elisa viaje compartido para trabajar -0006.JPG
A partor de las 5 de la mañana comienzan a llegar los autos a la bajada de Villa Elisa de la Autopista La Plata Buenos Aires.

A partor de las 5 de la mañana comienzan a llegar los autos a la bajada de Villa Elisa de la Autopista La Plata Buenos Aires.

Nahuel Garrido, de 31 años, vive una situación similar ya que también trabaja en YPF. Informa que para los empleados de la empresa el combustible es más barato pero desconoce cuánto más. En su caso, son cuatro viajantes que alternan sus autos una semana cada uno, llegando a gastar, en total, un tanque por mes por vehículo, lo que equivale a unos 50 mil pesos que se suman a los $13 mil de peajes. “A eso hay que sumarle el costo del auto: el mantenimiento, las cubiertas que le gastás, el kilometraje”, agrega Nahuel.

Decenas de autos estacionados a la vera de la ruta

La costumbre de agruparse en la bajada de Villa Elisa de la Autopista La Plata - Buenos Aires y dejar el auto bajo el resguardo implícito de la garita policial para compartir el viaje creció en los últimos años. Según informó a 0221.com.ar el personal del puesto de control de ese acceso, en 2021 se ha multado a los vehículos que quedaban allí estacionados, ya que se trata de la Ruta Provincial 19 -también conocida como “Camino Negro”- y en ese territorio el estacionamiento está prohibido.

Villa Elisa viaje compartido para trabajar -0005.JPG
Los platenses también llegan en bicicleta hasta el punto de encuentr, en Villa Elisa.

Los platenses también llegan en bicicleta hasta el punto de encuentr, en Villa Elisa.

La misma fuente afirmó que desde entonces no se ha vuelto a multar y agregó que la fuerza a la que pertenece no se ocupa de ese tipo de control. Además, informó que a diario suelen formarse largas filas de autos estacionados, a partir de las 5, que permanecen allí hasta las 18 o, incluso, más tiempo y que suelen alcanzar los 400 metros de largo, sobre todo a principios de la semana. Filas de autos estacionados, vacíos, que se ponen nuevamente en movimiento cada vez que estos platenses que se las rebuscan para ahorrar regresan de su jornada laboral y emprenden el regreso a su hogar.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar