lunes 03 de junio de 2024

Murió Miguel Pecorelli, el dirigente de la Liga Amateur Platense que llevó a la gloria a Fuerte Barragán

Fue el artífice de uno de los grandes equipos de fútbol que cambiaron la historia en la Liga Amateur Platense de Fútbol.

La Liga Amateur Platense llora por estas horas la muerte de uno de sus dirigentes emblemáticos. Se fue Miguel Pecorelli, un soñador con alma de organizador que hizo del Fuerte Barragán un club campeón que quedará en el recuerdo de todos los ensenadenses.

Nacido en Ensenada con la vocación del dirigente que siembra con obras en en el surco del bien público, su sueño tuvo alas futbolísticas, ya que organizó el fútbol entre los compañeros de la empresa donde alcanzó un importante cargo, Propulsora Siderúrgica. Pecorelli fue el artífice de uno de los grandes equipos de fútbol que cambiaron la historia en la Liga Amateur Platense de Fútbol.

Lee además

A fines de la década del 80 después de ganar el título de CAFILA (liga independiente), Pecorelli se presentó en la calle 6 entre 60 y 61, la casa madre del fútbol platense y afilió al Fuerte Barragán en la Liga Amateur. Ganaron de entrada la B en 1990, con el técnico Roque Melián, y durante toda la década innovarán en el plantel con figuras de renombre, con pasado en Gimnasia, Estudiantes, Cambaceres y Villa San Carlos.

Los objetivos grandes del dirigente lo llevaron a “estar a la altura de la categoría superior” y convenció a Oscar Barroso (un discípulo de Carlos Bilardo en los años 70), quien según el dirigente “fue un padre” para la vida.

Miguel Pecoreri el año en que jugo en el equipo de la empres.jpeg
El equipo de Propulsora, el último año en el que jugó Miguel Pecoreri

El equipo de Propulsora, el último año en el que jugó Miguel Pecoreri

El Fuerte sorprendió entonces por su predio en Punta Lara y la indumentaria. Pasó a ganar los clásicos ensenadenses con Pettirossi y Villa Albino. Entre sus jugadores con “cartel”, llegaron Gustavo Rezza, ex pincharrata y goleador de Chicago; los ex gimnasistas Guillermo Pantaleo y Carlos Girardengo, y algunos baluartes de grandes equipos de Cambaceres: Haramboure, Rossi, Capel y Alcaraz.

Miguel Pecorelli 2.jpg
Miguel Pecoreri junto al intendente de Ensenada Mario Secco

Miguel Pecoreri junto al intendente de Ensenada Mario Secco

Al cabo de cinco torneos donde se les negó la vuelta olímpica, para el año 96 Pecorelli pudo contar en su amado equipo rojo al talentoso 10 Ubaldo Mareco (ex Estudiantes, Cerro Porteño y Deportivo Quito), que al vivir en Punta Lara y acercarse a las prácticas del Fuerte, fue captado por el dirigente que logró el pase internacional en Ecuador. Mareco se retiró campeón en la Liga dándole los pases a un temible “9” Luis Martín (el actual preparador físico de la selección campeona del mundo en Qatar).

Aquel modesto sueño de dirigente tocó el techo en el Argentino B de AFA, cuando clasificaron en una zona donde de cuatro pasaba uno y que lamentó por un punto no entró a la tercera fase.

En la temporada liguista de 1998 Pecorelli volvió a sorprender a su plantel. Presentó como DT a un reconocido ex jugador campeón con Estudiantes 82-83, Claudio Gugnali, que hacía su estreno en un club de su ciudad natal (en 2014 fue ayudante de Alejandro Sabella en el subcampeonato del Mundial de Brasil). Y un pibe que vieron subir desde las juveniles, Facundo Massa, saltó del amateurismo a jugar por Aldosivi el Nacional B.

Luis Pecoreri y Luis Martín.jpg
Luis Martín, el preparador físico de la Scaloneta (centro) con Miguel Pecoreri (derecha)

Luis Martín, el preparador físico de la Scaloneta (centro) con Miguel Pecoreri (derecha)

El sueño de construir un campeón en la Liga Amateur Platense

“El sueño de Miguel fue generar un vínculo que hasta hoy nos une en el recuerdo a tantos jugadores. Será eterno como su sueño de construir de la nada un equipo campeón de la Liga Platense. Gracias Miguelito por incorporarme a tu sueño Fuerte Barragán. ¡Descansa en paz!”, escribió Girardengo.

Cuando Pecorelli aflojó, el Fuerte dejó de competir y se desafilió en 2002. Había transcurrido una década, no solo con placeres deportivos, sino con valores que siguieron sus muchachos. Fuerte fue un equipazo adentro, mientras afuera don Miguel abría puertas, incluso a los periodistas, que disfrutaron con la primera cancha con cabina de transmisión vidriada.

“¿Te alcanzo?”, podía escuchar algún jugador al que llevaba hasta su casa. Uno de esos románticos que perserveran y ayudan por deporte. La última vez que se lo vio en la Liga fue en 2023, cuando se bautizó el torneo Apertura de Primera A “Profesor Luis Martin, campeón del mundo”. Y acaso haya sido su ídolo, el capitán del inolvidable campeón amateur.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar