miércoles 22 de mayo de 2024

Los chats inéditos de los rugbiers que mataron a Fernando Báez Sosa y están presos en La Plata

Desde que comenzaron a organizar el viaje hasta el momento en el que se escondían de la Policía por haber asesinado a Fernando Báez Sosa.

--:--

Para organizar ese viaje, el grupo de amigos usó su chat habitual de WhatsApp, llamado “Los Desboca3″ y en las últimas horas el sitio TN.com.ar dio a conocer algunos mensajes inéditos que dan cuenta de los preparativos de las vacaciones, incluyendo extensas discusiones sobre plata, mujeres y la compra del alcohol.

Lee además

Del grupo de WhatsApp participaban Máximo Thomsen, Ciro y Luciano Pertossi, Enzo Comelli, Juan Pablo Guarino, Matías Benicelli, Blas Cinall, Alejo Milanessi y Lucas Pertossi. Ayrton Viollaz, el décimo de los jóvenes condenados por el crimen, nunca formó parte del grupo durante aquella organización porque no tenía celular.

rugbiers
Los chats inéditos de los rugbiers en el caso del crimen de Fernando Báez Sosa.

Los chats inéditos de los rugbiers en el caso del crimen de Fernando Báez Sosa.

Originalmente, también estuvo en el grupo un joven llamado Salvador, quien finalmente se bajó de las vacaciones por problemas familiares. Aunque por un tiempo siguió dentro del chat, luego fue eliminado por Thomsen. El equipo de datos de TN.com.ar procesó 316 archivos de audio (57 minutos con 22 segundos), 18 videos, 54 imágenes, 773 hojas de chats escritos y 3.214 mensajes. Ese trabajo excluye de las conversaciones a quienes fueron absueltos durante la investigación judicial del crimen.

Embed

“Tenemos casa, se picó Gesell”, fue la frase de Enzo Comelli, el 20 de noviembre del 2019, anunciando a sus amigos que ya tenían alojamiento para las vacaciones para el verano 2020. La casa con espacio para hasta 10 integrantes estaba ubicada en Barrio Norte y a menos de 200 metros del boliche Le Brique.

Embed

“El Vento tiene baúl para guardar 7 cadáveres”, sostuvo Benicelli haciendo referencia a su vehículo. Los costos de la nafta fueron un tema recurrente durante la primera parte de la organización del viaje. El cálculo estimativo de $2000 por persona elaborado por Thomsen, generó dudas en Lucas Pertossi: “Es una banda, nos vamos a Brasil”.

Embed

La fecha límite para poner la plata pactada para el viaje, también originó discusiones. “El miércoles tengan todo porque sino se pudre la momia, me voy a comprar un fierro y les voy a pegar en la cabeza a cada uno”, le dijo Máximo Thomsen a sus amigos.

Embed

La tercera semana de enero la ilusión se apoderó de “Los Desboca3″. Atrás quedaron las discusiones por el dinero, las mujeres y el transporte. Para ese entonces tenían pensado volver a Villa Gesell para -en palabras de Lucas Pertossi- “romper lo que había faltado” en 2019. El objetivo era pasarla bien y por eso no quisieron dejar nada librado al azar. No solo se ocuparon de crear una playlist con los temas del momento, sino que también consiguieron un parlante que estuviera a la altura.

Embed

Públicamente conocido lo que ocurrió la noche del 18 de enero del 2020, instantes después de haber atacado a Fernando Báez Sosa, comenzó el intento de escape y despiste por parte de los rugbiers. “Amigo, estoy acá cerca de donde está el pibe, están todos a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia, caducó”, advirtió Lucas Pertossi. Poco después, como si nada hubiera pasado, Thomsen y Lucas Pertossi mostraron que estaban terminando de comer en Mc Donalds.

Fue Matías Beniceli el que envió el mensaje que dio comienzo a un pacto de silencio que aún hoy, cuatro años después del hecho, se mantiene: “Eu amigos, dejen de lorear que están preguntando qué onda si nos peleamos”. Ciro Pertossi se subió a las palabras de su amigo y agregó: “No se cuenta a nadie de esto”.

Embed

Ese fue el último mensaje registrado en “Los Desboca3″: minutos después los rugbiers le entregaron a la Policía sus teléfonos celulares y quedaron detenidos en la comisaría 1° de Pinamar. El resto de la historia es conocido y hasta el día de hoy se investigan los pormenores de los sucedido aquella noche a la salida del boliche Le Brique, que sin dudas le cambió la vida drásticamente a este grupo de amigos rugbiers y a la familia de Fernando Báez Sosa.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar