0221
¿Qué es la pirexia, el nuevo efecto secundario de las terceras dosis contra el COVID-19?
ALERTA

¿Qué es la pirexia, el nuevo efecto secundario de las terceras dosis contra el COVID-19?

Un informe revela que el efecto es común entre quienes se vacunaron con Pfizer y Moderna. Es un síndrome caracterizado por la suba de la temperatura corporal.

20 de abril de 2022

A dos años del inicio de la pandemia y con más de 500 millones de infectados a nivel global, Argentina avanza a buen ritmo con sus campaña de vacunación y los casos de coronavirus bajan lentamente tras el impacto de la variante Ómicron en el verano. Según datos relevados por el sitio OurWorldInData, el 65% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus y a nivel global se llevan administradas 11.470 millones de dosis.

En este contexto, el Ministerio de Sanidad de España publicó recientemente un Informe de Farmacovigilancia en el que detalló los principales efectos secundarios que se encontraron con la tercera dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna, entre los que se destaca la pirexia.

Se trata de un aumento temporal de la temperatura corporal promedio. En otras palabras, es fiebre, la primera respuesta visible del sistema inmunitario. No obstante no se trata de un efecto grave, ya que es una fiebre esencial y no sintomática.  De hecho, según el informe de Sanidad, los acontecimientos notificados con más frecuencia siguen siendo los trastornos generales (fiebre y dolor en la zona de vacunación), del sistema nervioso (cefalea y mareos) y del sistema musculoesquelético (mialgia y artralgia).

Cabe recordar que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), aprobó el 12 de marzo pasado, el uso de la vacuna de Moderna en Argentina para chicos de entre 6 a 11 años. Desde entonces Argentina recibió de Estados Unidos una donación de 3,5 millones de vacunas Moderna contra el coronavirus: las dosis se utilizaron para inmunizar a la población de menos de 18 años.

En cuanto a la vacuna Pfizer, cabe destacar que solo un 20% de los pacientes analizados reportó el síndrome febril. El primero más común fue la Linfadenopatía, es decir, la inflamación de los ganglios linfáticos que responde a una infección bacteriana o viral.

Un informe revela que el efecto es común entre quienes se vacunaron con Pfizer y Moderna. Es un síndrome caracterizado por la suba de la temperatura corporal.
0221

¿Qué es la pirexia, el nuevo efecto secundario de las terceras dosis contra el COVID-19?

Un informe revela que el efecto es común entre quienes se vacunaron con Pfizer y Moderna. Es un síndrome caracterizado por la suba de la temperatura corporal.
¿Qué es la pirexia, el nuevo efecto secundario de las terceras dosis contra el COVID-19?

A dos años del inicio de la pandemia y con más de 500 millones de infectados a nivel global, Argentina avanza a buen ritmo con sus campaña de vacunación y los casos de coronavirus bajan lentamente tras el impacto de la variante Ómicron en el verano. Según datos relevados por el sitio OurWorldInData, el 65% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus y a nivel global se llevan administradas 11.470 millones de dosis.

En este contexto, el Ministerio de Sanidad de España publicó recientemente un Informe de Farmacovigilancia en el que detalló los principales efectos secundarios que se encontraron con la tercera dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna, entre los que se destaca la pirexia.

Se trata de un aumento temporal de la temperatura corporal promedio. En otras palabras, es fiebre, la primera respuesta visible del sistema inmunitario. No obstante no se trata de un efecto grave, ya que es una fiebre esencial y no sintomática.  De hecho, según el informe de Sanidad, los acontecimientos notificados con más frecuencia siguen siendo los trastornos generales (fiebre y dolor en la zona de vacunación), del sistema nervioso (cefalea y mareos) y del sistema musculoesquelético (mialgia y artralgia).

Cabe recordar que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), aprobó el 12 de marzo pasado, el uso de la vacuna de Moderna en Argentina para chicos de entre 6 a 11 años. Desde entonces Argentina recibió de Estados Unidos una donación de 3,5 millones de vacunas Moderna contra el coronavirus: las dosis se utilizaron para inmunizar a la población de menos de 18 años.

En cuanto a la vacuna Pfizer, cabe destacar que solo un 20% de los pacientes analizados reportó el síndrome febril. El primero más común fue la Linfadenopatía, es decir, la inflamación de los ganglios linfáticos que responde a una infección bacteriana o viral.