¿Qué es el efluvio telógeno, la secuela cada vez más común en quienes tuvieron COVID-19? | 0221
0221
¿Qué es el efluvio telógeno, la secuela cada vez más común en quienes tuvieron COVID-19?
PANDEMIA

¿Qué es el efluvio telógeno, la secuela cada vez más común en quienes tuvieron COVID-19?

El coronavirus no solo genera síntomas de variada intensidad sino que también deja serias consecuencias a su paso y una de ellas es cada vez más usual.

19 de enero de 2022

Durante los últimos días se informó de una creciente cantidad de pacientes con COVID-19 sufren un mal conocido como efluvio telógeno. La comunidad científica reveló que se trata de una secuela cada vez más frecuente entre quienes contrajeron la enfermedad, fundamentalmente en la última etapa del contagio.

El hallazgo se desprende de un informe de la Academia Estadounidense de Dermatología, que refleja que la pérdida de cabello se transformó en una de las consecuencias más comunes que sufren quienes las personas contagiadas de coronavirus cuando transitan los días previos al alta epidemiológica.

"El efluvio telógeno es un tipo de caída de pelo que se produce por una alteración en el ciclo normal del crecimiento", explicó Aníbal Parigini, médico del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral, a La Nación.

El especialista detalló además que el fenómeno se produce cuando por un determinado desencadenante una cantidad anormal de folículos pasan a la etapa de reposo y se genera una caída que puede incluir entre 30 y 100 pelos por día, según cada persona.

Las posibles causas son muchas y pueden incluir bajas vitamínicas y nutricionales, trastornos hormonales, enfermedades sistémicas e infecciones en la piel, entre otras. De todas maneras, la relación con el coronavirus tiene que ver con una infección aguda causada por un episodio de fiebre fuerte. En algunas ocasiones la caída "puede hacerse crónica o recurrente" y en el caso de requerir tratamiento el dermatólogo aclaró que se busca eliminar el desencadenante que causó el problema.

El coronavirus no solo genera síntomas de variada intensidad sino que también deja serias consecuencias a su paso y una de ellas es cada vez más usual.
0221

¿Qué es el efluvio telógeno, la secuela cada vez más común en quienes tuvieron COVID-19?

El coronavirus no solo genera síntomas de variada intensidad sino que también deja serias consecuencias a su paso y una de ellas es cada vez más usual.
¿Qué es el efluvio telógeno, la secuela cada vez más común en quienes tuvieron COVID-19?

Durante los últimos días se informó de una creciente cantidad de pacientes con COVID-19 sufren un mal conocido como efluvio telógeno. La comunidad científica reveló que se trata de una secuela cada vez más frecuente entre quienes contrajeron la enfermedad, fundamentalmente en la última etapa del contagio.

El hallazgo se desprende de un informe de la Academia Estadounidense de Dermatología, que refleja que la pérdida de cabello se transformó en una de las consecuencias más comunes que sufren quienes las personas contagiadas de coronavirus cuando transitan los días previos al alta epidemiológica.

"El efluvio telógeno es un tipo de caída de pelo que se produce por una alteración en el ciclo normal del crecimiento", explicó Aníbal Parigini, médico del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral, a La Nación.

El especialista detalló además que el fenómeno se produce cuando por un determinado desencadenante una cantidad anormal de folículos pasan a la etapa de reposo y se genera una caída que puede incluir entre 30 y 100 pelos por día, según cada persona.

Las posibles causas son muchas y pueden incluir bajas vitamínicas y nutricionales, trastornos hormonales, enfermedades sistémicas e infecciones en la piel, entre otras. De todas maneras, la relación con el coronavirus tiene que ver con una infección aguda causada por un episodio de fiebre fuerte. En algunas ocasiones la caída "puede hacerse crónica o recurrente" y en el caso de requerir tratamiento el dermatólogo aclaró que se busca eliminar el desencadenante que causó el problema.