Una mujer denunció que perdió el cartílago de la nariz por un hisopado mal hecho | 0221
0221
Una mujer denunció que perdió el cartílago de la nariz por un hisopado mal hecho
SANTA CRUZ

Una mujer denunció que perdió el cartílago de la nariz por un hisopado mal hecho

Claudia Serran denunció haber sido víctima de una mala praxis que le generó una grave infección por la que deberá someterse a una costosa operación.

18 de enero de 2022

Una mujer atravesó un calvario a causa de lo que, según denunció, fue un hisopado de COVID-19 mal ejecutado y hace ya 5 meses que espera una solución: una infección le provocó la pérdida del cartílago de su nariz y tendrá someterse a una cirugía de reconstrucción cuyo costo asciende a $200.000. Todo sucedió en la ciudad santacruceña de Caleta Olivia, donde Claudia Serran debía practicarse hisopados diarios para trabajar como acompañante terapéutica, pero en agosto del año pasado uno de los test que le hicieron en una institución privada le causó la afección que se agravó a tal punto de perder el cartílago entre las fosas nasales.

La mujer advirtió los síntomas instantáneamente: primero una sensación de picazón y a medida que pasaron los días notó que le "salía una especie de sangre gelatinosa constantemente" y se le estaba brotando la cara. Con el PCR negativo, Claudia volvió a la guardia porque "tenía aproximadamente 4 o 5 centímetros de dilatación en la fosa nasal", pero le dijeron que no era una urgencia y en 4 meses el cartílago se deshizo completamente.

"No tengo el cartílago que tiene normalmente la nariz. Llegue a tener 18 mil glóbulos blancos, con una anemia crónica. Se me habían reventado todas las venas y soy alérgica a la penicilina, ya no recibía más antibióticos porque me lastimaron muchísimo los brazos", explicó sobre su lamentable situación. Y ahora reclama que le practiquen la costosa cirugía de reconstrucción.

"El doctor me dijo que si sigo así la infección puede subir al cerebro y puedo morir", expresó angustiada y, sin respuesta, decidió hacer público su caso tras meses de espera: "Estoy necesitando una cirugía en otorrinolaringología y me dicen que en Caleta no hay. Hace 5 meses me encuentro en la búsqueda de quién pueda operarme", escribió en su perfil de Facebook. 

"Necesito una reconstrucción de cartílago. Mi nariz está indefensa, por lo tanto, mi sistema está bajo. En esta pandemia, es una verdadera urgencia", reclamó.

Y como si todo eso fuera poco, Serran se contagió coronavirus en la guardia donde esperaba que la atendieran. "El domingo 2 de enero entré a la guardia, yo no salía, estaba estaba tomando los antibióticos, y cuando llegué allí no me querían internar, me metieron un clonazepam, tenía la nariz muy inflamada porque me la soné fuerte y se me cortó el divisorio de los huequitos de la nariz. En la guardia estuve desde las 3 de la tarde hasta las 3 de la mañana, en eso entra mucha gente que tenía COVID-19 y terminé con COVID-19 positivo. Me tuvieron aislada 10 días, según ellos en 3 días me derivaban porque urgente me tenían que hacer la reconstrucción del cartílago, hoy ya tengo el alta de COVID-19 y hace como una semana estoy tomando medicación", cerró en diálogo con El Catalense.

Claudia Serran denunció haber sido víctima de una mala praxis que le generó una grave infección por la que deberá someterse a una costosa operación.
0221

Una mujer denunció que perdió el cartílago de la nariz por un hisopado mal hecho

Claudia Serran denunció haber sido víctima de una mala praxis que le generó una grave infección por la que deberá someterse a una costosa operación.
Una mujer denunció que perdió el cartílago de la nariz por un hisopado mal hecho

Una mujer atravesó un calvario a causa de lo que, según denunció, fue un hisopado de COVID-19 mal ejecutado y hace ya 5 meses que espera una solución: una infección le provocó la pérdida del cartílago de su nariz y tendrá someterse a una cirugía de reconstrucción cuyo costo asciende a $200.000. Todo sucedió en la ciudad santacruceña de Caleta Olivia, donde Claudia Serran debía practicarse hisopados diarios para trabajar como acompañante terapéutica, pero en agosto del año pasado uno de los test que le hicieron en una institución privada le causó la afección que se agravó a tal punto de perder el cartílago entre las fosas nasales.

La mujer advirtió los síntomas instantáneamente: primero una sensación de picazón y a medida que pasaron los días notó que le "salía una especie de sangre gelatinosa constantemente" y se le estaba brotando la cara. Con el PCR negativo, Claudia volvió a la guardia porque "tenía aproximadamente 4 o 5 centímetros de dilatación en la fosa nasal", pero le dijeron que no era una urgencia y en 4 meses el cartílago se deshizo completamente.

"No tengo el cartílago que tiene normalmente la nariz. Llegue a tener 18 mil glóbulos blancos, con una anemia crónica. Se me habían reventado todas las venas y soy alérgica a la penicilina, ya no recibía más antibióticos porque me lastimaron muchísimo los brazos", explicó sobre su lamentable situación. Y ahora reclama que le practiquen la costosa cirugía de reconstrucción.

"El doctor me dijo que si sigo así la infección puede subir al cerebro y puedo morir", expresó angustiada y, sin respuesta, decidió hacer público su caso tras meses de espera: "Estoy necesitando una cirugía en otorrinolaringología y me dicen que en Caleta no hay. Hace 5 meses me encuentro en la búsqueda de quién pueda operarme", escribió en su perfil de Facebook. 

"Necesito una reconstrucción de cartílago. Mi nariz está indefensa, por lo tanto, mi sistema está bajo. En esta pandemia, es una verdadera urgencia", reclamó.

Y como si todo eso fuera poco, Serran se contagió coronavirus en la guardia donde esperaba que la atendieran. "El domingo 2 de enero entré a la guardia, yo no salía, estaba estaba tomando los antibióticos, y cuando llegué allí no me querían internar, me metieron un clonazepam, tenía la nariz muy inflamada porque me la soné fuerte y se me cortó el divisorio de los huequitos de la nariz. En la guardia estuve desde las 3 de la tarde hasta las 3 de la mañana, en eso entra mucha gente que tenía COVID-19 y terminé con COVID-19 positivo. Me tuvieron aislada 10 días, según ellos en 3 días me derivaban porque urgente me tenían que hacer la reconstrucción del cartílago, hoy ya tengo el alta de COVID-19 y hace como una semana estoy tomando medicación", cerró en diálogo con El Catalense.