0221
0221

¿Qué hay detrás de las quejas en el Super TC 2000?

El campeonato de automovilismo sufrió un sacudón interno luego de que los participantes presentaran una carta en la que se quejaban de la situación económica.
¿Qué hay detrás de las quejas en el Super TC 2000?

En los últimos días se desató una crisis en el Súper TC 2000 debido a quejas por parte de los participantes del torneo.  El campeonato argentino de automovilismo sufrió un fuerte sacudón interno luego de que los protagonistas presentaran una carta en la que manifestaban su disconformidad con la situación económica que atravesaban.

Según trascendió, en el escrito algunos equipos expresaban el duro panorama que enfrentan en medio de la pandemia de COVID-19 y pedían y cuestionaban el lado financiero de la categoría más tecnológica del país.

Todo comenzó cuando Autosports, la empresa que organiza el Súper TC 2000, desafectó de su plantel a uno de los gerentes, Juan Pablo Fredriks. Molesto con la conducción de la empresa que lo había corrido, Fredriks decidió fogonear pedido de ayuda de algunos equipos que están sufriendo problemas económicos debido de la emergencia sanitaria, asegurando que el problema no era el contexto ni el entorno, sino la conducción de la empresa.

Algunos equipos y directivos le creyeron y, enfervorizados y movilizados por los vientos de cambio que prometía Fredriks, se subieron a la propuesta de atentar contra la organización y pedir la cabeza de su jefe, Ricardo Anglada.

Fredriks redactó desde las sombras una carta de protesta, que firmaron algunos equipos, y se la envió a los socios de Autosports. En esa carta, se comparaba al Súper TC 2000 con el TC (históricamente enfrentados), se cuestionaba la gestión económica y financiera de la categoría, la cantidad de autos en pista y el crecimiento de la actividad, que juzgaban negativo. La carta, según Fredriks les prometió a los firmantes, debía quedar dentro del círculo de los protagonistas y tenía como objetivo mejorar las condiciones de competición. Sin embargo, la carta apareció en los medios.

Luego, en un blog de automovilismo apareció información confidencial de Autosports, que solo conocían unos pocos directivos de la compañía. Los socios apuntaron al despecho de quien había sido removido por la empresa.

Inmediatamente, el CEO de Autosports Francisco Aldinio, convocó a los equipos para escucharlos y pedirles que trabajaran todos juntos para poder mejorar la competencia. Allí los participantes del encuentro manifestaron que habían sido parte involuntaria de una operación orquestada por un empleado desafectado de la empresa y pidieron disculpas. Desde entonces, no hubo más quejas públicas ni cartas, ni pedidos de renuncia.

¿Qué hay detrás de las quejas en el Super TC 2000?
AUTOMOVILISMO

¿Qué hay detrás de las quejas en el Super TC 2000?

El campeonato de automovilismo sufrió un sacudón interno luego de que los participantes presentaran una carta en la que se quejaban de la situación económica.

22 de abril de 2021

En los últimos días se desató una crisis en el Súper TC 2000 debido a quejas por parte de los participantes del torneo.  El campeonato argentino de automovilismo sufrió un fuerte sacudón interno luego de que los protagonistas presentaran una carta en la que manifestaban su disconformidad con la situación económica que atravesaban.

Según trascendió, en el escrito algunos equipos expresaban el duro panorama que enfrentan en medio de la pandemia de COVID-19 y pedían y cuestionaban el lado financiero de la categoría más tecnológica del país.

Todo comenzó cuando Autosports, la empresa que organiza el Súper TC 2000, desafectó de su plantel a uno de los gerentes, Juan Pablo Fredriks. Molesto con la conducción de la empresa que lo había corrido, Fredriks decidió fogonear pedido de ayuda de algunos equipos que están sufriendo problemas económicos debido de la emergencia sanitaria, asegurando que el problema no era el contexto ni el entorno, sino la conducción de la empresa.

Algunos equipos y directivos le creyeron y, enfervorizados y movilizados por los vientos de cambio que prometía Fredriks, se subieron a la propuesta de atentar contra la organización y pedir la cabeza de su jefe, Ricardo Anglada.

Fredriks redactó desde las sombras una carta de protesta, que firmaron algunos equipos, y se la envió a los socios de Autosports. En esa carta, se comparaba al Súper TC 2000 con el TC (históricamente enfrentados), se cuestionaba la gestión económica y financiera de la categoría, la cantidad de autos en pista y el crecimiento de la actividad, que juzgaban negativo. La carta, según Fredriks les prometió a los firmantes, debía quedar dentro del círculo de los protagonistas y tenía como objetivo mejorar las condiciones de competición. Sin embargo, la carta apareció en los medios.

Luego, en un blog de automovilismo apareció información confidencial de Autosports, que solo conocían unos pocos directivos de la compañía. Los socios apuntaron al despecho de quien había sido removido por la empresa.

Inmediatamente, el CEO de Autosports Francisco Aldinio, convocó a los equipos para escucharlos y pedirles que trabajaran todos juntos para poder mejorar la competencia. Allí los participantes del encuentro manifestaron que habían sido parte involuntaria de una operación orquestada por un empleado desafectado de la empresa y pidieron disculpas. Desde entonces, no hubo más quejas públicas ni cartas, ni pedidos de renuncia.

COMENTARIOS

El campeonato de automovilismo sufrió un sacudón interno luego de que los participantes presentaran una carta en la que se quejaban de la situación económica.