Las espeluznantes frases en las paredes de la casa del hombre que decapitó a su mamá | 0221
0221
Las espeluznantes frases en las paredes de la casa del hombre que decapitó a su mamá
MATRICIDIO EN VILLA ELVIRA

Las espeluznantes frases en las paredes de la casa del hombre que decapitó a su mamá

El expolicía que cometió el crimen padece un trastorno de bipolaridad y en las paredes de la casa hallaron escritos para "personas galácticas". 

23 de noviembre de 2021

Mientras avanza la investigación por el violento crimen que tuvo lugar el último domingo, empiezan a salir a la luz estremecedores detalles del hecho que todavía conmociona a la ciudad. Un hombre mató a su mamá en una casa de 82 entre 12 y 12 bis, la decapitó, guardó su cabeza en una bolsa, se duchó y luego se entregó a las autoridades admitiendo el crimen.

El terrible episodio se registró el domingo por la tarde y aún se encuentra en plena etapa de investigación. El autor del matricidio, un hombre de 41 años, se acercó hasta la Jefatura Departamental La Plata y contó lo sucedido tras presentarse y confesar el crimen: "Maté a mamá, acá están las llaves de casa, me vengo a entregar", dijo ante los agentes.

Los agentes se toparon con una estremecedora escena al llegar a la vivienda y también dieron con extraños escritos. "No molestar: gracias totales a todas esas personas que me ayudaron. Perdón y disculpas mundiales, universales, galácticas. Sé que hay buenos seres humanos y muy buenas razas alienígenas que quieren ayudarme", podía leerse, de acuerdo con los investigadores, en una de las paredes de la casa donde todo sucedió y a ello se sumaban otros escritos en el taparrollos de una persiana, en la habitación del homicida y hasta el freezer de la heladera: "Crear mi mundo, mi universo, mi anillo multiverso; mis deidades libres de religiones y libres de derecha e izquierda", había anotado en el primero; "Zeus, Poseidón y Hades, dioses amigos", en una de las paredes de su cuarto; y "salmo 82: somos dioses en este juego (nos tienen dormidos); despierten, jueguen para mí, yo no quiero mentir; no me causa gracia nada", en la caja de una pizza guardada en la heladera.

Tras escuchar las declaraciones del hombre, efectivos policiales acudieron a la vivienda y realizaron el escalofriante hallazgo: los restos de la víctima estaban tapados con un acolchado, su cabeza estaba dentro de un balde, al costado del cuerpo y dentro de una bolsa de residuos completamente cerrada.

Fuentes policiales confirmaron a 0221.com.ar que madre e hijo "tenían un problema de índole familiar y discusiones diarias y fuertes de años". Se cree que el crimen ocurrió en la misma casa, debido a las machas de sangre halladas en la pared del living. Tras el violento homicidio, el hombre se bañó luego de cometer el crimen, comió, se vistió con pantalón de vestir, camisa y zapatos y se preparó un bolso, con el cual llegó hasta la comisaría.

Según trascendió, el autor del crimen es un expolicía bonaerense con carpeta psiquiátrica, que estuvo internado en la clínica San Juan con un trastorno de bipolaridad. Ahora, la fiscal del caso, Cecilia Corfield, deberá definir si está en condiciones de ser juzgado. Por el momento fue imputado por el delito de homicidio, pero según los voceros "no estaba bien y estaba medicado".

COMENTARIOS

El expolicía que cometió el crimen padece un trastorno de bipolaridad y en las paredes de la casa hallaron escritos para "personas galácticas". 
0221

Las espeluznantes frases en las paredes de la casa del hombre que decapitó a su mamá

El expolicía que cometió el crimen padece un trastorno de bipolaridad y en las paredes de la casa hallaron escritos para "personas galácticas". 
Las espeluznantes frases en las paredes de la casa del hombre que decapitó a su mamá

Mientras avanza la investigación por el violento crimen que tuvo lugar el último domingo, empiezan a salir a la luz estremecedores detalles del hecho que todavía conmociona a la ciudad. Un hombre mató a su mamá en una casa de 82 entre 12 y 12 bis, la decapitó, guardó su cabeza en una bolsa, se duchó y luego se entregó a las autoridades admitiendo el crimen.

El terrible episodio se registró el domingo por la tarde y aún se encuentra en plena etapa de investigación. El autor del matricidio, un hombre de 41 años, se acercó hasta la Jefatura Departamental La Plata y contó lo sucedido tras presentarse y confesar el crimen: "Maté a mamá, acá están las llaves de casa, me vengo a entregar", dijo ante los agentes.

Los agentes se toparon con una estremecedora escena al llegar a la vivienda y también dieron con extraños escritos. "No molestar: gracias totales a todas esas personas que me ayudaron. Perdón y disculpas mundiales, universales, galácticas. Sé que hay buenos seres humanos y muy buenas razas alienígenas que quieren ayudarme", podía leerse, de acuerdo con los investigadores, en una de las paredes de la casa donde todo sucedió y a ello se sumaban otros escritos en el taparrollos de una persiana, en la habitación del homicida y hasta el freezer de la heladera: "Crear mi mundo, mi universo, mi anillo multiverso; mis deidades libres de religiones y libres de derecha e izquierda", había anotado en el primero; "Zeus, Poseidón y Hades, dioses amigos", en una de las paredes de su cuarto; y "salmo 82: somos dioses en este juego (nos tienen dormidos); despierten, jueguen para mí, yo no quiero mentir; no me causa gracia nada", en la caja de una pizza guardada en la heladera.

Tras escuchar las declaraciones del hombre, efectivos policiales acudieron a la vivienda y realizaron el escalofriante hallazgo: los restos de la víctima estaban tapados con un acolchado, su cabeza estaba dentro de un balde, al costado del cuerpo y dentro de una bolsa de residuos completamente cerrada.

Fuentes policiales confirmaron a 0221.com.ar que madre e hijo "tenían un problema de índole familiar y discusiones diarias y fuertes de años". Se cree que el crimen ocurrió en la misma casa, debido a las machas de sangre halladas en la pared del living. Tras el violento homicidio, el hombre se bañó luego de cometer el crimen, comió, se vistió con pantalón de vestir, camisa y zapatos y se preparó un bolso, con el cual llegó hasta la comisaría.

Según trascendió, el autor del crimen es un expolicía bonaerense con carpeta psiquiátrica, que estuvo internado en la clínica San Juan con un trastorno de bipolaridad. Ahora, la fiscal del caso, Cecilia Corfield, deberá definir si está en condiciones de ser juzgado. Por el momento fue imputado por el delito de homicidio, pero según los voceros "no estaba bien y estaba medicado".