La vida después del IFE: estudian cómo darle continuidad y convertirlo en una renta básica | 0221
0221
0221

La vida después del IFE: estudian cómo darle continuidad y convertirlo en una renta básica

En agosto pagarán la tercera edición del programa de ayuda, pero planean reducirlo o convertirlo en una "renta ciudadana" para los más humildes.

Pensado inicialmente para 3,5 millones de habitantes, actualmente el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) lo perciben 9 millones de personas. En el Gobierno confirmaron que habrá una tercera edición, pero con la inversión estatal a cuestas no descartan que ese pago sea el último. Cada erogación implica un nuevo decreto de necesidad y urgencia y además requiere de emisión monetaria del Banco Central.

Fernanda Raverta, directora del Anses, dejó en claro en varias ocasiones que el IFE es extraordinario y un programa único en sí mismo. En ese sentido, la continuidad del IFE depende de la evolución de los contagios y del impacto económico de las medidas de distanciamiento social.

Más allá de que en muchos distritos estén en fases más avanzadas que el AMBA, la caída económica fue grave para todo el país y muchos ciudadanos continúan necesitando de la ayuda de 10 mil pesos por mes. Sin embargo, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero aseguró a Página 12 que la tercera cuota del IFE podría ser pensada como la última.

"Tiene que ver con la emergencia. Esto lo tenemos que ir complementando con inversión pública y generación de empleo, que viene con la reactivación económica. Quedan los problemas estructurales de la Argentina, que son los que nosotros vinimos a resolver. Generar empleo abandonando un modelo de especulación financiera e ir hacia un modelo de producción y empleo. Queremos recomponer eso porque una economía sana requiere también de inversión privada y del dinamismo del sector privado, acompañado por la inversión pública, que es central para la salida de la crisis", explicó el funcionario.

En el Gobierno hablan de los 3 millones de ciudadanos a quienes estaba destinado el IFE en un primer momento como posible tope para el cuarto pago. En una teleconferencia organizada por la Universidad de Lanús, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo se refirió a lo que todavía es un proyecto pero prevén como posible salida: una renta básica universal o renta básica ciudadana.

"Antes de la pandemia la Argentina tenía 40% de pobreza general, 50% de pobreza en los niños, 40% de trabajo informal y 8 millones de personas que reciben asistencia alimentaria. Antes de la pandemia estábamos con esta situación crítica. Es evidente que este contexto se ha complicado, que está aumentando la pobreza, que está creciendo la desocupación y que hoy son 11 las millones de personas que reciben asistencia alimentaria. Pasamos de 8 a 11 millones en los últimos 60, 90 días", dijo el funcionario y reconoció que su Ministerio gastó el 120% del presupuesto que había estimado para este año.

"No hay manera de ponerle un piso a la caída social y de empezar a reconstruir si no generamos una renta básica. Ahora, esa renta básica, que es la reconversión de mucho de lo que se está haciendo, no va a resolver el problema si no tenemos el eje puesto en el trabajo. Y un siguiente eje puesto en el acceso a servicios esenciales", agregó Arroyo ante un auditorio virtual de sindicalistas y académicos, según consignó Infobae.

"El ingreso base universal requiere consenso y un acuerdo fiscal y pensar mecanismos de financiamiento en términos de una reforma impositiva (...) Está claro que el día uno no va a ser universal, pero es construir un proceso, un camino. Reconvertir el IFE y los planes sociales en un mecanismo que establezca un criterio para llegar realmente a un ingreso de base que esté muy asociado al trabajo y la capacitación", cerró.

La vida después del IFE: estudian cómo darle continuidad y convertirlo en una renta básica
9 millones de beneficiarios

La vida después del IFE: estudian cómo darle continuidad y convertirlo en una renta básica

En agosto pagarán la tercera edición del programa de ayuda, pero planean reducirlo o convertirlo en una "renta ciudadana" para los más humildes.

14 de julio de 2020

Pensado inicialmente para 3,5 millones de habitantes, actualmente el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) lo perciben 9 millones de personas. En el Gobierno confirmaron que habrá una tercera edición, pero con la inversión estatal a cuestas no descartan que ese pago sea el último. Cada erogación implica un nuevo decreto de necesidad y urgencia y además requiere de emisión monetaria del Banco Central.

Fernanda Raverta, directora del Anses, dejó en claro en varias ocasiones que el IFE es extraordinario y un programa único en sí mismo. En ese sentido, la continuidad del IFE depende de la evolución de los contagios y del impacto económico de las medidas de distanciamiento social.

Más allá de que en muchos distritos estén en fases más avanzadas que el AMBA, la caída económica fue grave para todo el país y muchos ciudadanos continúan necesitando de la ayuda de 10 mil pesos por mes. Sin embargo, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero aseguró a Página 12 que la tercera cuota del IFE podría ser pensada como la última.

"Tiene que ver con la emergencia. Esto lo tenemos que ir complementando con inversión pública y generación de empleo, que viene con la reactivación económica. Quedan los problemas estructurales de la Argentina, que son los que nosotros vinimos a resolver. Generar empleo abandonando un modelo de especulación financiera e ir hacia un modelo de producción y empleo. Queremos recomponer eso porque una economía sana requiere también de inversión privada y del dinamismo del sector privado, acompañado por la inversión pública, que es central para la salida de la crisis", explicó el funcionario.

En el Gobierno hablan de los 3 millones de ciudadanos a quienes estaba destinado el IFE en un primer momento como posible tope para el cuarto pago. En una teleconferencia organizada por la Universidad de Lanús, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo se refirió a lo que todavía es un proyecto pero prevén como posible salida: una renta básica universal o renta básica ciudadana.

"Antes de la pandemia la Argentina tenía 40% de pobreza general, 50% de pobreza en los niños, 40% de trabajo informal y 8 millones de personas que reciben asistencia alimentaria. Antes de la pandemia estábamos con esta situación crítica. Es evidente que este contexto se ha complicado, que está aumentando la pobreza, que está creciendo la desocupación y que hoy son 11 las millones de personas que reciben asistencia alimentaria. Pasamos de 8 a 11 millones en los últimos 60, 90 días", dijo el funcionario y reconoció que su Ministerio gastó el 120% del presupuesto que había estimado para este año.

"No hay manera de ponerle un piso a la caída social y de empezar a reconstruir si no generamos una renta básica. Ahora, esa renta básica, que es la reconversión de mucho de lo que se está haciendo, no va a resolver el problema si no tenemos el eje puesto en el trabajo. Y un siguiente eje puesto en el acceso a servicios esenciales", agregó Arroyo ante un auditorio virtual de sindicalistas y académicos, según consignó Infobae.

"El ingreso base universal requiere consenso y un acuerdo fiscal y pensar mecanismos de financiamiento en términos de una reforma impositiva (...) Está claro que el día uno no va a ser universal, pero es construir un proceso, un camino. Reconvertir el IFE y los planes sociales en un mecanismo que establezca un criterio para llegar realmente a un ingreso de base que esté muy asociado al trabajo y la capacitación", cerró.

COMENTARIOS

En agosto pagarán la tercera edición del programa de ayuda, pero planean reducirlo o convertirlo en una "renta ciudadana" para los más humildes.