viernes 14 de junio de 2024

Nueva Zelanda es el primer país en decirle chau al coronavirus y volver a la normalidad

Solamente quedaba una paciente que ya fue dada de alta. "Estamos seguros de que hemos eliminado el contagio del virus", comunicaron en el Gobierno.

--:--

El Gobierno de Nueva Zelanda informó que el país está libre de coronavirus y como ya no quedan pacientes ni siquiera en recuperación, la primera ministra brindó una conferencia para anunciar la vuelta a la normalidad sin restricciones.

Todo ocurrió tras darle el alta al último paciente que quedaba en aislamiento. El director general del Ministerio de Salud, Ashley Bloomfield, consideró que se trataba de un éxito del que todo el país debería sentirse orgulloso. "No tener casos activos por primera vez desde el 28 de febrero es sin duda un hito importante en nuestro camino, pero, como hemos dicho anteriormente, será esencial mantener la vigilancia contra el COVID-19", señaló en un comunicado.

Lee además

El archipiélago del Pacífico Sur, con una población de cinco millones de habitantes, contabilizó 1154 casos confirmados y 22 muertes. Sin embargo, no se tiene constancia de nuevos contagios desde los últimos 17 días y hace una semana que solo quedaba un caso activo, una mujer de 50 años que vive en una residencia en Auckland, que no había mostrado síntomas durante los últimos dos días. "El último caso no tenía síntomas desde hace 48 horas y se considera que se ha curado", precisó el Ministerio de Salud.

Así es como Nueva Zelanda decidió levantar todas las medidas restrictivas que aún estaban vigentes para contrarrestar la propagación del coronavirus: el distanciamiento social y la prohibición de reunirse en el país ya no son necesarios. La primera ministra, Jacinda Ardern, detalló a los habitantes: "Podemos celebrar actos públicos sin limitaciones. Actos privados como bodas, funciones y funerales sin limitaciones ". También especificó que "la venta minorista está de vuelta sin limitaciones. La hostelería está de vuelta sin limitaciones. El transporte público y los viajes por todo el país están abiertos por completo".

Lo único que permanecerá cerrado son las fronteras exteriores. Es que el Gobierno neozelandés entiende que es probable que lleguen nuevos casos importados al entrar más gente en el país. Por eso, la frontera sigue cerrada para todos salvo ciudadanos y residentes, con algunas excepciones limitadas, y todos los que ingresan al país deben pasar una cuarentena.

"Casi con certeza volveremos a ver casos aquí, y eso no es un indicio de que hemos fracasado, es una realidad de este virus. Pero si eso ocurre, tenemos que asegurarnos, y lo estamos, de que estamos preparados", advirtió la primera ministra.

Los expertos intentaron explicar algunas de las características y medidas que beneficiaron a Nueva Zelanda en su estrategia para combatir la pandemia. Los especialistas señalaron que varios factores ayudaron, como su aislada ubicación en el Pacífico Sur, que le otorgó cierta ventaja de tiempo, algo vital para ver cómo se desarrollaban los brotes en otros países; a la vez que también destacaron que Ardern actuó con determinación al imponer un estricto confinamiento desde que se desató la enfermedad.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar