A 15 años de la goleada del Lobo y de la última vez que el historial estuvo igualado | 0221
0221
A 15 años de la goleada del Lobo y de la última vez que el historial estuvo igualado
Un clásico histórico

A 15 años de la goleada del Lobo y de la última vez que el historial estuvo igualado

Fue el clásico 137. Se cumplen 15 años. Ganó el Lobo 4 a 1, fiesta en el Bosque y la última vez que el derby platense quedó mana o a mano, en 44 iguales.

12 de junio de 2020

Las tardecitas de domingo en La Plata cuando Gimnasia y Estudiantes están frente a frente tienen ese que se yo. Es la fiesta popular más importante que puede ofrecer la ciudad. No hay nada mejor para ofrecer.

Pedro Troglio se había embarcado en su primer desafío como entrenador del Lobo con la intención de salvarlo del descenso y el Pincha de la mano de Mostaza Merlo venía peleando arriba.

Pedro lo ganó, Estudiantes no pudo ganar más y sólo se quedó en una buena campaña pero la historia además de la goleada tripera marca que en los números habían quedado igualados en 44 triunfos por lado. Fue la última vez que eso ocurrió, porque después comenzó a desandarse otro camino.

Esa tarde los 11 Triperos fueron Bobadilla, Pautasso, San Esteba, Goux y Licht; Cabrera, Escobar, Solana y Lobos; Enría y Valenti. Luego entraron Miguel Romero, Daniel Romero y Vargas.

Dirigió Sergio Pezzotta y el Pincha formó con Herra, Adrián Romero, Ortíz, Cáceres y Krupoviesa; GElabert, Braña, Bastía y Chatruc; Senger y Pavone. Ingresaron Angeleri, Aquino y Maceratessi.

Esa tarde fueron expulsados el Tata Escobar y el Chapu Braña. El Caio Enría a los 9 minutos abrió la cuenta y Goux  de cabeza a los 37 puso el 2 a 0 con el que se cerró la primera mitad. A los 5 del complemento Enría liquidó todo con el 3 a 0, descontó el Rafa MAceratesi y en el último minuto el Turbo Vargas desató la locura en una contra que clavó el 4 a 1 definitivo.

El uruguayo recordó:”fue un gol que me marcó, era mi primer clásico, entré en el final y tuve la suerte de convertir. El Bosque fue una fiesta, dimos un paso clave para quedarnos en primera. Sin dudas un gol y un momento de los más lindos que me regaló el fútbol”.

Lucas Lobos, por su parte, rememoró: “los clásicos son lindos y especiales. Ellos tenían un buen equipo pero nosotros veníamos en levantada, jugamos muy bien y salió todo de la mejor manera. De los partidos que más me quedaron grabados”.

Gimnasia dos fechas después le ganó a Newell’s con un golazo de Licht y se salvó. Estudiantes no volvió a ganar en el torneo y al poco tiempo Merlo pegó un portazo, a pesar de haberlo clasficado para la Sudamericana luego de mucho tiempo sin competencias internacionales.

HISTORIAL IGUALADO Y EL COMIENZO DE OTRO TIEMPO.

El Lobo lo festejó como se festejan las victorias con el rival de toda la vida pero jamás imaginó que después de esa goleada iba a comenzar un calvario. A partir de ahí, sin contar “amistosos” ni los dos partidos de Copa Sudamericana del 2014 se jugaron 24 clásicos.

El primero después de aquella tarde fue el último que se jugó en 1 y 55, que fue para el Pincha 1 a 0 con gol de José Luis Calderón y después los escenarios también mutaron.

Y en esa saga de partidos los Triperos sólo ganaron 1, aquel del 2010 con Diego Cocca en el banco y el Pincha se impuso en 15, con 8 igualdades en el camino.

Estudiantes marcó 38 goles y su rival 11. EL historial está 59 a 45 y el Pincha construye una serie de 14 partidos sin conocer la derrota.

Todo es historia. Ese clásico del que se cumplen 15 años también y por varios motivos.

Fue el clásico 137. Se cumplen 15 años. Ganó el Lobo 4 a 1, fiesta en el Bosque y la última vez que el derby platense quedó mana o a mano, en 44 iguales.
0221

A 15 años de la goleada del Lobo y de la última vez que el historial estuvo igualado

Fue el clásico 137. Se cumplen 15 años. Ganó el Lobo 4 a 1, fiesta en el Bosque y la última vez que el derby platense quedó mana o a mano, en 44 iguales.
A 15 años de la goleada del Lobo y de la última vez que el historial estuvo igualado

Las tardecitas de domingo en La Plata cuando Gimnasia y Estudiantes están frente a frente tienen ese que se yo. Es la fiesta popular más importante que puede ofrecer la ciudad. No hay nada mejor para ofrecer.

Pedro Troglio se había embarcado en su primer desafío como entrenador del Lobo con la intención de salvarlo del descenso y el Pincha de la mano de Mostaza Merlo venía peleando arriba.

Pedro lo ganó, Estudiantes no pudo ganar más y sólo se quedó en una buena campaña pero la historia además de la goleada tripera marca que en los números habían quedado igualados en 44 triunfos por lado. Fue la última vez que eso ocurrió, porque después comenzó a desandarse otro camino.

Esa tarde los 11 Triperos fueron Bobadilla, Pautasso, San Esteba, Goux y Licht; Cabrera, Escobar, Solana y Lobos; Enría y Valenti. Luego entraron Miguel Romero, Daniel Romero y Vargas.

Dirigió Sergio Pezzotta y el Pincha formó con Herra, Adrián Romero, Ortíz, Cáceres y Krupoviesa; GElabert, Braña, Bastía y Chatruc; Senger y Pavone. Ingresaron Angeleri, Aquino y Maceratessi.

Esa tarde fueron expulsados el Tata Escobar y el Chapu Braña. El Caio Enría a los 9 minutos abrió la cuenta y Goux  de cabeza a los 37 puso el 2 a 0 con el que se cerró la primera mitad. A los 5 del complemento Enría liquidó todo con el 3 a 0, descontó el Rafa MAceratesi y en el último minuto el Turbo Vargas desató la locura en una contra que clavó el 4 a 1 definitivo.

El uruguayo recordó:”fue un gol que me marcó, era mi primer clásico, entré en el final y tuve la suerte de convertir. El Bosque fue una fiesta, dimos un paso clave para quedarnos en primera. Sin dudas un gol y un momento de los más lindos que me regaló el fútbol”.

Lucas Lobos, por su parte, rememoró: “los clásicos son lindos y especiales. Ellos tenían un buen equipo pero nosotros veníamos en levantada, jugamos muy bien y salió todo de la mejor manera. De los partidos que más me quedaron grabados”.

Gimnasia dos fechas después le ganó a Newell’s con un golazo de Licht y se salvó. Estudiantes no volvió a ganar en el torneo y al poco tiempo Merlo pegó un portazo, a pesar de haberlo clasficado para la Sudamericana luego de mucho tiempo sin competencias internacionales.

HISTORIAL IGUALADO Y EL COMIENZO DE OTRO TIEMPO.

El Lobo lo festejó como se festejan las victorias con el rival de toda la vida pero jamás imaginó que después de esa goleada iba a comenzar un calvario. A partir de ahí, sin contar “amistosos” ni los dos partidos de Copa Sudamericana del 2014 se jugaron 24 clásicos.

El primero después de aquella tarde fue el último que se jugó en 1 y 55, que fue para el Pincha 1 a 0 con gol de José Luis Calderón y después los escenarios también mutaron.

Y en esa saga de partidos los Triperos sólo ganaron 1, aquel del 2010 con Diego Cocca en el banco y el Pincha se impuso en 15, con 8 igualdades en el camino.

Estudiantes marcó 38 goles y su rival 11. EL historial está 59 a 45 y el Pincha construye una serie de 14 partidos sin conocer la derrota.

Todo es historia. Ese clásico del que se cumplen 15 años también y por varios motivos.