La UNLP probó un dispositivo que permite usar un respirador para dos personas a la vez | 0221
0221
0221

La UNLP probó un dispositivo que permite usar un respirador para dos personas a la vez

Se trata de una alternativa simple y económica que permitiría evitar el colapso en el sistema sanitario por el coronavirus.

Un equipo interdisciplinario formado por médicos y veterinarios formados en la UNLP testeó el diseño patentado de un sistema de adaptadores para ventilar, de manera independiente y en simultáneo, a dos pacientes con un mismo respirador. El desarrollo fue pensado para que el sistema sanitario cuente con una herramienta más para reducir el impacto del COVID-19 durante el pico de infectados.

El dispositivo llamado DuplicAR sirve para aparatos que ya están en uso y tiene el objetivo de ayudar a personas que en situación crítica, posibilidad que duplicar la cantidad de pacientes conectados a respiradores. “Es un seguro de vida más que permite darle algunas horas de ventilación a un paciente que no tenía ninguna chance, además de ser una solución simple, barata y rápida”, afirmó el Dr. Ignacio Lugones, graduado de la UNLP e inventor y líder del proyecto.

“Lo que diseñamos fue un sistema de adaptadores que permiten ventilar en forma independiente y en simultáneo a dos pacientes con un mismo respirador. Lo que hace este conjunto de aparatos es individualizar los parámetros que se usan para ventilar a cada uno de los pacientes de acuerdo a sus necesidades individuales. Es decir, si un paciente necesita parámetros de ventilación más altos (por ser de mayor tamaño o por tener peor funcionamiento de sus pulmones) puede recibirlos en forma independiente de lo que necesita el otro”, detalló Lugones. Y agregó: “Esto quiere decir que en caso de que necesite mayor cantidad de aire inspirado o determinados parámetros para la ventilación se los puede colocar de forma independiente de lo que recibe el otro paciente conectado”.

El respirador artificial es un aparato con pequeñas ruedas que tiene un monitor, una boca por la cual sale el aire y otra por la que vuelve el aire del mismo paciente. “Nuestro dispositivo tiene una parte para la boca de la que sale el aire del respirador, llamada puerto inspiratorio y otra por la cual regresa que es el puerto espiratorio. El dispositivo se conecta a estos puertos del respirador, y dispone de controladores que regulan en forma independiente la ventilación de los dos individuos. El respirador sigue cumpliendo la misma función de siempre, la diferencia es que con este desarrollo le agregamos más controladores, que permiten regular en forma independiente a dos pacientes”, señaló el médico.

El dispositivo consiste básicamente en un equipo formado por dos adaptadores, está hecho de plástico, lo que determina que puede ser elaborado de forma masiva a bajo costo. Además de ser conectados al respirador, los adaptadores del dispositivo DuplicAR se conectan a las tubuladuras por las que el aire alimenta a los pacientes.

La participación de la UNLP, a través del equipo de la Facultad de Ciencias Veterinarias, encabezado por los docentes Martin Marcos, Oscar Robledo y Javier Mouly, fue indispensable ya que, para realizar estos desarrollos es necesario realizar testeos en modelos biológicos, antes de que pueda ser utilizado en humanos.

Los experimentos biológicos fueron realizados en el Servicio de Cirugía y Anestesiología, Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata y en el Hospital General de Niños “Pedro de Elizalde” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en trabajo colaborativo. “Hicimos un testeo en modelos vivos de tamaños muy diferentes, hasta un 120% de diferencia, que pudieron ser ventilados satisfactoriamente al mismo tiempo. Esa fue la primera validación. Las pruebas fueron sumamente satisfactorias ya que pudimos ventilarlos y mantenerlos en excelente estado durante todo el tiempo que duró la prueba”, aseguró Lugones.

Además, el dispositivo DuplicAR fue también “validado en simuladores de última generación en FEMEBA Inspire, junto al equipo de profesionales del centro de simulación", indicó Lugones.

Actualmente, el proyecto está gestionando las aprobaciones y habilitaciones correspondientes con el apoyo de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CADIME). Se está tramitando un subsidio con el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) -un fondo de inversión estatal del Ministerio de Desarrollo Productivo- para avanzar en el desarrollo y comenzar la producción, y se evalúan contratos con empresas que permitan lograr una producción en escala rápida y una oferta inmediata al Sistema de Salud.

Para finalizar, el médico graduado de la UNLP enfatizó: “Ojala nunca lleguemos a necesitar un dispositivo DuplicAR durante la pandemia que estamos viviendo, pero si la situación es extrema y se llega a ese punto, sería ideal tenerlo para poder mantener con vida a dos pacientes mientras se busca una solución más definitiva, en lugar de que el médico tenga que tomar la difícil decisión de quien vive y quien muere”.

La UNLP probó un dispositivo que permite usar un respirador para dos personas a la vez
emergencia sanitaria

La UNLP probó un dispositivo que permite usar un respirador para dos personas a la vez

Se trata de una alternativa simple y económica que permitiría evitar el colapso en el sistema sanitario por el coronavirus.

01 de junio de 2020

Un equipo interdisciplinario formado por médicos y veterinarios formados en la UNLP testeó el diseño patentado de un sistema de adaptadores para ventilar, de manera independiente y en simultáneo, a dos pacientes con un mismo respirador. El desarrollo fue pensado para que el sistema sanitario cuente con una herramienta más para reducir el impacto del COVID-19 durante el pico de infectados.

El dispositivo llamado DuplicAR sirve para aparatos que ya están en uso y tiene el objetivo de ayudar a personas que en situación crítica, posibilidad que duplicar la cantidad de pacientes conectados a respiradores. “Es un seguro de vida más que permite darle algunas horas de ventilación a un paciente que no tenía ninguna chance, además de ser una solución simple, barata y rápida”, afirmó el Dr. Ignacio Lugones, graduado de la UNLP e inventor y líder del proyecto.

“Lo que diseñamos fue un sistema de adaptadores que permiten ventilar en forma independiente y en simultáneo a dos pacientes con un mismo respirador. Lo que hace este conjunto de aparatos es individualizar los parámetros que se usan para ventilar a cada uno de los pacientes de acuerdo a sus necesidades individuales. Es decir, si un paciente necesita parámetros de ventilación más altos (por ser de mayor tamaño o por tener peor funcionamiento de sus pulmones) puede recibirlos en forma independiente de lo que necesita el otro”, detalló Lugones. Y agregó: “Esto quiere decir que en caso de que necesite mayor cantidad de aire inspirado o determinados parámetros para la ventilación se los puede colocar de forma independiente de lo que recibe el otro paciente conectado”.

El respirador artificial es un aparato con pequeñas ruedas que tiene un monitor, una boca por la cual sale el aire y otra por la que vuelve el aire del mismo paciente. “Nuestro dispositivo tiene una parte para la boca de la que sale el aire del respirador, llamada puerto inspiratorio y otra por la cual regresa que es el puerto espiratorio. El dispositivo se conecta a estos puertos del respirador, y dispone de controladores que regulan en forma independiente la ventilación de los dos individuos. El respirador sigue cumpliendo la misma función de siempre, la diferencia es que con este desarrollo le agregamos más controladores, que permiten regular en forma independiente a dos pacientes”, señaló el médico.

El dispositivo consiste básicamente en un equipo formado por dos adaptadores, está hecho de plástico, lo que determina que puede ser elaborado de forma masiva a bajo costo. Además de ser conectados al respirador, los adaptadores del dispositivo DuplicAR se conectan a las tubuladuras por las que el aire alimenta a los pacientes.

La participación de la UNLP, a través del equipo de la Facultad de Ciencias Veterinarias, encabezado por los docentes Martin Marcos, Oscar Robledo y Javier Mouly, fue indispensable ya que, para realizar estos desarrollos es necesario realizar testeos en modelos biológicos, antes de que pueda ser utilizado en humanos.

Los experimentos biológicos fueron realizados en el Servicio de Cirugía y Anestesiología, Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata y en el Hospital General de Niños “Pedro de Elizalde” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en trabajo colaborativo. “Hicimos un testeo en modelos vivos de tamaños muy diferentes, hasta un 120% de diferencia, que pudieron ser ventilados satisfactoriamente al mismo tiempo. Esa fue la primera validación. Las pruebas fueron sumamente satisfactorias ya que pudimos ventilarlos y mantenerlos en excelente estado durante todo el tiempo que duró la prueba”, aseguró Lugones.

Además, el dispositivo DuplicAR fue también “validado en simuladores de última generación en FEMEBA Inspire, junto al equipo de profesionales del centro de simulación", indicó Lugones.

Actualmente, el proyecto está gestionando las aprobaciones y habilitaciones correspondientes con el apoyo de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CADIME). Se está tramitando un subsidio con el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) -un fondo de inversión estatal del Ministerio de Desarrollo Productivo- para avanzar en el desarrollo y comenzar la producción, y se evalúan contratos con empresas que permitan lograr una producción en escala rápida y una oferta inmediata al Sistema de Salud.

Para finalizar, el médico graduado de la UNLP enfatizó: “Ojala nunca lleguemos a necesitar un dispositivo DuplicAR durante la pandemia que estamos viviendo, pero si la situación es extrema y se llega a ese punto, sería ideal tenerlo para poder mantener con vida a dos pacientes mientras se busca una solución más definitiva, en lugar de que el médico tenga que tomar la difícil decisión de quien vive y quien muere”.

COMENTARIOS

Se trata de una alternativa simple y económica que permitiría evitar el colapso en el sistema sanitario por el coronavirus.