0221
0221

Escándalo en la línea 147 de La Plata: los WhatsApp que prueban el complot para no atender casos

Después de una denuncia penal contra los operadores del call center, la Municipalidad decidió no renovarle los contratos. Trascendieron los mensajes en lo que las autoridades se basan para tomar la drástica decisión. Los acusan de vaciar el servicio en pleno aislamiento por el coronavirus.

La decisión de un grupo de operadores de la Línea 147 de cortar la atención a lo vecinos a través del call center apenas arrancado el aislamiento por la pandemia de coronavirus derivó primero en su reemplazo por personal de otras áreas, después en su suspensión y una denuncia penal y finalmente en la no renovación del contrato, decisión que tomó la administración comunal y se conoció este jueves.

Para avanzar con la última medida, las autoridades municipales apelaron a una serie de mensajes de WhatsApp intercambiados por quienes protagonizaron los que se considera es "un vaciamiento" de un servicio esencial para los vecinos y que probarían un boicot.

Desde el arranque de la medida, ocurrida el viernes 20 de marzo, primera jornada de vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio; voceros comunales vincularon con la protesta al Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEMLP) nucleado en Fesimubo, el cual "cerró la oficina" que funciona en el COEM de 532 y 119, "sin notificar previamente ni informar a los superiores".

Ese día, el coordinador de Gabinete, Oscar Negrelli lamentó que "mientras en otras áreas de gobierno hay gente que cumple con sus tareas y se queda fuera de horario para poder colaborar y aportar en este contexto tal duro, hay otros que lamentablemente solo ponen palos en la rueda y quieren sacar un provecho en esta situación" y vinculó a "sectores del sindicalismo, que no comprenden la situación por la que estamos atravesando como sociedad y que hacen estas jugadas políticas"

Al día siguiente fue la denuncia penal contra los responsables, porque "es una medida fuerza arbitraria e injustificada que buscó dañar, no sólo a un Intendente, sino a todos los vecinos platenses".

En la denuncia penal de la Municipal se sostiene que el 19 de marzo, el día previo al inicio del aislamiento, los trabajadores involucrados tenían que concurrir a sus puestos de trabajo porque supuestamente no estaban incluidos en el decreto presidencial debido a que la oficina "presta un servicio esencial" en la emergencia sanitaria.

El último capítulo se escribió en las últimas horas, cuando la Comuna decidió "no renovar el contrato de los trabajadores involucrados en el boicot", según indicaron voceros municipales. Y agregan como elemento que probaría esa actitud los mensajes en un grupo de WhatsApp llamado "El 147 fue en cana" que intercambiaron el día del inicio del conflicto.

"Se dispuso la denuncia penal y cesantearlos a todos los que hicieron un boicot en la atención", indicaron desde la Municipalidad con ese material probatorio en la mano.

En esos mensajes, que serían de los trabajadores, probarían la coordinación de la decisión conjunta de no concurrir a trabajar en el inicio del aislamiento, pero también la articulación para realizar llamados a la Línea 147 y saturar la demanda, comprobar si el servicio funciona y quiénes son los operadores o determinar el impacto de la medida de fuerza. También podrían detectarse bromas y burlas respecto de otros trabajadores y funcionarios y finalmente algunas reacciones ante las inminentes sanciones de las cuales serían objeto.

LOS CHATS DEL "COMPLOT"

Después de una denuncia penal contra los operadores del call center, la Municipalidad decidió no renovarle los contratos. Trascendieron los mensajes en lo que las autoridades se basan para tomar la drástica decisión. Los acusan de vaciar el servicio en pleno aislamiento por el coronavirus.

26 de marzo de 2020

La decisión de un grupo de operadores de la Línea 147 de cortar la atención a lo vecinos a través del call center apenas arrancado el aislamiento por la pandemia de coronavirus derivó primero en su reemplazo por personal de otras áreas, después en su suspensión y una denuncia penal y finalmente en la no renovación del contrato, decisión que tomó la administración comunal y se conoció este jueves.

Para avanzar con la última medida, las autoridades municipales apelaron a una serie de mensajes de WhatsApp intercambiados por quienes protagonizaron los que se considera es "un vaciamiento" de un servicio esencial para los vecinos y que probarían un boicot.

Desde el arranque de la medida, ocurrida el viernes 20 de marzo, primera jornada de vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio; voceros comunales vincularon con la protesta al Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEMLP) nucleado en Fesimubo, el cual "cerró la oficina" que funciona en el COEM de 532 y 119, "sin notificar previamente ni informar a los superiores".

Ese día, el coordinador de Gabinete, Oscar Negrelli lamentó que "mientras en otras áreas de gobierno hay gente que cumple con sus tareas y se queda fuera de horario para poder colaborar y aportar en este contexto tal duro, hay otros que lamentablemente solo ponen palos en la rueda y quieren sacar un provecho en esta situación" y vinculó a "sectores del sindicalismo, que no comprenden la situación por la que estamos atravesando como sociedad y que hacen estas jugadas políticas"

Al día siguiente fue la denuncia penal contra los responsables, porque "es una medida fuerza arbitraria e injustificada que buscó dañar, no sólo a un Intendente, sino a todos los vecinos platenses".

En la denuncia penal de la Municipal se sostiene que el 19 de marzo, el día previo al inicio del aislamiento, los trabajadores involucrados tenían que concurrir a sus puestos de trabajo porque supuestamente no estaban incluidos en el decreto presidencial debido a que la oficina "presta un servicio esencial" en la emergencia sanitaria.

El último capítulo se escribió en las últimas horas, cuando la Comuna decidió "no renovar el contrato de los trabajadores involucrados en el boicot", según indicaron voceros municipales. Y agregan como elemento que probaría esa actitud los mensajes en un grupo de WhatsApp llamado "El 147 fue en cana" que intercambiaron el día del inicio del conflicto.

"Se dispuso la denuncia penal y cesantearlos a todos los que hicieron un boicot en la atención", indicaron desde la Municipalidad con ese material probatorio en la mano.

En esos mensajes, que serían de los trabajadores, probarían la coordinación de la decisión conjunta de no concurrir a trabajar en el inicio del aislamiento, pero también la articulación para realizar llamados a la Línea 147 y saturar la demanda, comprobar si el servicio funciona y quiénes son los operadores o determinar el impacto de la medida de fuerza. También podrían detectarse bromas y burlas respecto de otros trabajadores y funcionarios y finalmente algunas reacciones ante las inminentes sanciones de las cuales serían objeto.

LOS CHATS DEL "COMPLOT"

COMENTARIOS

Después de una denuncia penal contra los operadores del call center, la Municipalidad decidió no renovarle los contratos. Trascendieron los mensajes en lo que las autoridades se basan para tomar la drástica decisión. Los acusan de vaciar el servicio en pleno aislamiento por el coronavirus.