0221
0221

Los detalles de la denuncia de abuso sexual que sacude a la Facultad de Derecho

Un denuncia de acoso y abuso sexual mantiene alarmados y en vilo a los miles de estudiantes que cursan en una de las unidades académicas más populosas de la UNLP. Una joven acusó a uno de los miembros de Estudiantes de Abogacía de ultrajarla en una "unidad básica" ubicada en 8 entre 51 y 53.

El dramático relato de una joven que denunció a uno de sus compañeros en la agrupación que conduce el Centro de Estudiantes en la Facultad de Abogacía, la EA o Estudiantes de Abogacía; sacude a la UNLP y causó un fuerte cimbronazo en la política universitaria de esa unidad académica, donde todos los Consejeros Académicos y Superiores del espacio renunciaron a sus cargos.

La denuncia es conmocionante. La víctima contó que todo comenzó cuando quedó sola con otro joven en una unidad básica ubicada en 8 entre 51 y 53, a pocas cuadras de la Facultad; y le pidió que se quedara con ella hasta la hora que debía tomar el micro. Eran las 4 del 8 de noviembre y acababan de terminar de festejar la histórica victoria de la agrupación, que en 2018 le arrebató el Centro de Estudiantes a la Franja Morada. El colectivo debía pasar a las 5.30.

Cuando finalmente se quedaron solos, el acusado comenzó a pedirle que se sentara sobre sus piernas y pese a las negativas la obligó a hacerlo: "Entonces comenzó a besarme y yo le dije que no quería que pasara nada", contó la estudiante ante los investigadores, según consta en la denuncia a la que accedió 0221.com.ar.

Después, según el relato de la joven, ambos se fueron a dormir en ese mismo lugar de militancia y despertó con el abusador masturbándose frente a ella. "Lo único que quise en ese momento fue salir de ese lugar, tenía mucha angustia, un sentimiento horrible, entre vergüenza, culpa, miedo y asco", contó frente a los agentes del Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual varios meses después del hecho, cuando finalmente pudo animarse a dar conocer lo ocurrido.

La joven denunciante, cuya identidad se mantiene en reserva, contó además que a pesar de las insistencias y la violenta situación que estaba viviendo, ni siquiera pudo defenderse: "Entre en pánico", declaró. Desde entonces su vida se convirtió en un auténtico infierno: mantiene asistencia psiquiátrica y sufre ataques de pánico y ansiedad, a pesar de encontrarse medicada.

El caso conmocionó a la comunidad académica y motivó la renuncia de gran cantidad de estudiantes a la agrupación. El Centro de Estudiantes, en tanto, emitió un comunicado en el que sostuvo que se pusieron "a disposición de la alumna que denuncia anónimamente, para brindarle no sólo apoyo jurídico, sino también psicológico y moral".

Mientras tanto, la causa avanza en la Justicia, que busca reunir las pruebas necesarias para confirmar o descartar el delito detrás de la aberrante denuncia que mantiene en vilo a toda la UNLP.

Un denuncia de acoso y abuso sexual mantiene alarmados y en vilo a los miles de estudiantes que cursan en una de las unidades académicas más populosas de la UNLP. Una joven acusó a uno de los miembros de Estudiantes de Abogacía de ultrajarla en una "unidad básica" ubicada en 8 entre 51 y 53.

21 de febrero de 2020

El dramático relato de una joven que denunció a uno de sus compañeros en la agrupación que conduce el Centro de Estudiantes en la Facultad de Abogacía, la EA o Estudiantes de Abogacía; sacude a la UNLP y causó un fuerte cimbronazo en la política universitaria de esa unidad académica, donde todos los Consejeros Académicos y Superiores del espacio renunciaron a sus cargos.

La denuncia es conmocionante. La víctima contó que todo comenzó cuando quedó sola con otro joven en una unidad básica ubicada en 8 entre 51 y 53, a pocas cuadras de la Facultad; y le pidió que se quedara con ella hasta la hora que debía tomar el micro. Eran las 4 del 8 de noviembre y acababan de terminar de festejar la histórica victoria de la agrupación, que en 2018 le arrebató el Centro de Estudiantes a la Franja Morada. El colectivo debía pasar a las 5.30.

Cuando finalmente se quedaron solos, el acusado comenzó a pedirle que se sentara sobre sus piernas y pese a las negativas la obligó a hacerlo: "Entonces comenzó a besarme y yo le dije que no quería que pasara nada", contó la estudiante ante los investigadores, según consta en la denuncia a la que accedió 0221.com.ar.

Después, según el relato de la joven, ambos se fueron a dormir en ese mismo lugar de militancia y despertó con el abusador masturbándose frente a ella. "Lo único que quise en ese momento fue salir de ese lugar, tenía mucha angustia, un sentimiento horrible, entre vergüenza, culpa, miedo y asco", contó frente a los agentes del Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual varios meses después del hecho, cuando finalmente pudo animarse a dar conocer lo ocurrido.

La joven denunciante, cuya identidad se mantiene en reserva, contó además que a pesar de las insistencias y la violenta situación que estaba viviendo, ni siquiera pudo defenderse: "Entre en pánico", declaró. Desde entonces su vida se convirtió en un auténtico infierno: mantiene asistencia psiquiátrica y sufre ataques de pánico y ansiedad, a pesar de encontrarse medicada.

El caso conmocionó a la comunidad académica y motivó la renuncia de gran cantidad de estudiantes a la agrupación. El Centro de Estudiantes, en tanto, emitió un comunicado en el que sostuvo que se pusieron "a disposición de la alumna que denuncia anónimamente, para brindarle no sólo apoyo jurídico, sino también psicológico y moral".

Mientras tanto, la causa avanza en la Justicia, que busca reunir las pruebas necesarias para confirmar o descartar el delito detrás de la aberrante denuncia que mantiene en vilo a toda la UNLP.

COMENTARIOS

Un denuncia de acoso y abuso sexual mantiene alarmados y en vilo a los miles de estudiantes que cursan en una de las unidades académicas más populosas de la UNLP. Una joven acusó a uno de los miembros de Estudiantes de Abogacía de ultrajarla en una "unidad básica" ubicada en 8 entre 51 y 53.