Pelea política por la represión y disturbios en el velatorio de Maradona | 0221
0221
0221

Pelea política por la represión y disturbios en el velatorio de Maradona

El Ministerio de Seguridad de Nación aseguró que ninguna de las fuerzas a su cargo recibió órdenes de "reprimir” y apuntan a la Policía de la Ciudad.  

Una de las manchas que tuvo una jornada invadida de dolor y conmoción, fueron los incidentes ocurridos en la parte final del velatorio de Diego Maradona, en la Casa Rosada y los alrededores. 

Un brutal enfrentamiento se desató entre los fanáticos que querían despedir al Diez y efectivos policiales en la zona de Avenida 9 de Julio y Av. 25 de Mayo, en donde hubo represión con balas de goma y gases lacrimógenos para evitar que la gente siguiera camino a Casa de Gobierno. 

Respecto a estos hechos, el Ministerio de Seguridad, a cargo de Sabina Frederic, aclaró que “ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado, ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas" que se congregaron en las inmediaciones de Casa Rosada.

En ese sentido, el Ministerio aseveró que ofreció apoyo al operativo para las autoridades de la Ciudad, con el propósito de "incrementar la prevención ante la posible aglomeración multitudinaria de personas".

"Es absolutamente falso que las fuerzas policiales y federales de seguridad hayan recibido la orden de reprimir ni de participar de la represión desatada en la zona de la Avenida 9 de julio, ya que es jurisdicción de la policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es la Policía de la Ciudad de Buenos Aires la que posee la responsabilidad primaria del operativo", señaló la cartera de Seguridad, a través de un comunicado.

Con ese objetivo, se consignó, que la cartera de Seguridad constituyó un Comando Unificado de coordinación de sus cuatro fuerzas (Gendarmería, Policía Nacional Aeronáutica, Policía Federal Argentina y Prefectura) de modo de colaborar con las necesidades que expusieran la Ciudad y la Casa Militar.

"Deslindamos de responsabilidad a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales de los incidentes registrados, debido a que los mismos han sido generados por la policía de la CABA", agregaron en el comunicado.

A su vez, se aclaró que "si algún miembro de las fuerzas federales hubiera ejercido algún acto contrario a las órdenes dadas por esta cartera será investigado, sumariado y puesto a disposición". Para las autoridades del Ejecutivo nacional, el accionar de los efectivos de la Policía de CABA produjo "una presión sobre las personas que estaban aguardando para ingresar a la Casa Rosada", por lo que, en función de "evitar que cualquier de ellas sufriera asfixia, aplastamiento o contusiones por esa presión, se decidió correr las rejas".

En medio de las corridas y mientras aún se registraban algunos focos de represión en el centro porteño, fue el ministro del Interior, Wado de Pedro, quien le exigió al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que cese la violencia de las fuerzas de seguridad contra los simpatizantes. 
 

Al respecto, se aseguró que el corrimiento de esas rejas "fue necesario" para que se pudiera restablecer el orden en la Plaza de Mayo y, una vez que la presión empezó a ceder, las fuerzas federales retomaron su despliegue preventivo para que pudiera reiniciarse el velatorio, el cual se dio por terminado de forma anticipada y en medio de un claro desborde del operativo. 

Pelea política por la represión y disturbios en el velatorio de Maradona
Nación vs. CABA

Pelea política por la represión y disturbios en el velatorio de Maradona

El Ministerio de Seguridad de Nación aseguró que ninguna de las fuerzas a su cargo recibió órdenes de "reprimir” y apuntan a la Policía de la Ciudad.  

26 de noviembre de 2020

Una de las manchas que tuvo una jornada invadida de dolor y conmoción, fueron los incidentes ocurridos en la parte final del velatorio de Diego Maradona, en la Casa Rosada y los alrededores. 

Un brutal enfrentamiento se desató entre los fanáticos que querían despedir al Diez y efectivos policiales en la zona de Avenida 9 de Julio y Av. 25 de Mayo, en donde hubo represión con balas de goma y gases lacrimógenos para evitar que la gente siguiera camino a Casa de Gobierno. 

Respecto a estos hechos, el Ministerio de Seguridad, a cargo de Sabina Frederic, aclaró que “ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado, ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas" que se congregaron en las inmediaciones de Casa Rosada.

En ese sentido, el Ministerio aseveró que ofreció apoyo al operativo para las autoridades de la Ciudad, con el propósito de "incrementar la prevención ante la posible aglomeración multitudinaria de personas".

"Es absolutamente falso que las fuerzas policiales y federales de seguridad hayan recibido la orden de reprimir ni de participar de la represión desatada en la zona de la Avenida 9 de julio, ya que es jurisdicción de la policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es la Policía de la Ciudad de Buenos Aires la que posee la responsabilidad primaria del operativo", señaló la cartera de Seguridad, a través de un comunicado.

Con ese objetivo, se consignó, que la cartera de Seguridad constituyó un Comando Unificado de coordinación de sus cuatro fuerzas (Gendarmería, Policía Nacional Aeronáutica, Policía Federal Argentina y Prefectura) de modo de colaborar con las necesidades que expusieran la Ciudad y la Casa Militar.

"Deslindamos de responsabilidad a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales de los incidentes registrados, debido a que los mismos han sido generados por la policía de la CABA", agregaron en el comunicado.

A su vez, se aclaró que "si algún miembro de las fuerzas federales hubiera ejercido algún acto contrario a las órdenes dadas por esta cartera será investigado, sumariado y puesto a disposición". Para las autoridades del Ejecutivo nacional, el accionar de los efectivos de la Policía de CABA produjo "una presión sobre las personas que estaban aguardando para ingresar a la Casa Rosada", por lo que, en función de "evitar que cualquier de ellas sufriera asfixia, aplastamiento o contusiones por esa presión, se decidió correr las rejas".

En medio de las corridas y mientras aún se registraban algunos focos de represión en el centro porteño, fue el ministro del Interior, Wado de Pedro, quien le exigió al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que cese la violencia de las fuerzas de seguridad contra los simpatizantes. 
 

Al respecto, se aseguró que el corrimiento de esas rejas "fue necesario" para que se pudiera restablecer el orden en la Plaza de Mayo y, una vez que la presión empezó a ceder, las fuerzas federales retomaron su despliegue preventivo para que pudiera reiniciarse el velatorio, el cual se dio por terminado de forma anticipada y en medio de un claro desborde del operativo. 

COMENTARIOS

El Ministerio de Seguridad de Nación aseguró que ninguna de las fuerzas a su cargo recibió órdenes de "reprimir” y apuntan a la Policía de la Ciudad.