0221
0221

José Arteaga, el massista platense que controlará la red de micros y trenes de todo el país

Surgido de la cantera política del peronismo de los años 90, pasó por varias corrientes del PJ local hasta sumarse al Frente Renovador, fuerza por la que fue candidato a intendente y diputado. Ahora como parte del Frente de Todos, este concejal durante 16 años llega al gobierno nacional acompañando a Meoni en un lugar clave del Ministerio de Transporte.

Después de pasar dos años en el llano, el ex concejal platense José Ramón Arteaga desembarcó en el gobierno nacional como director ejecutivo de la Comisión Nacional Regulación del Transporte (CNRT). Lo hace como parte del Frente Renovador, una de las patas fundantes del gobernante Frente de Todos y estará bajo la órbita del ministro de Transporte Mario Meoni, una de las primeras figuras que la fuerza creada en 2013 por Sergio Massa tiene en la provincia de Buenos Aires.

“Joserra” como lo conocen todos en el mundo político de la capital bonaerense, tendrá a su cargo la regulación y fiscalización de todo el transporte de pasajeros, de cargas y ferroviario. “Nuestra tarea estará centrada en la fiscalización y el control de los servicios interjurisdiccionales. Trabajaremos para atender las necesidades de quienes utilizan el transporte público. Lo importante es que el usuario se sienta seguro y protegido” dijo en una de sus primeras declaraciones en su nuevo rol.

Su historia en La Plata es larga y reconocible, porque es en la ciudad donde forjó una carrera política de más de 25 años, en los que desempeñó distintos cargos, tanto en espacios oficialistas como opositores.

Podría considerarse un punto de inicio en esa trayectoria su llegada a la delegación de Villa Elvira, en el sur del distrito, el territorio con el que inicialmente se lo identificó como parte de una de las vertientes peronistas que confluían en el alakismo, gobernante en la ciudad por aquel tiempo.

Aunque el ADN familiar es radical, Arteaga se acercó al peronismo desde los barrios de esa zona donde, siempre recuerda, daba apoyo escolar cuando todavía había dictadura.

El siguiente paso fue el Concejo Deliberante, como secretario legislativo y administrativo. Aquel ingreso fue un camino de ida y una escuela de gestión que con el paso de los años lo ubicarían entre las personas más consultadas respecto de la dinámica legislativa, el reglamento interno y el uso de las herramientas administrativas.

Utilizó a pleno ese bagaje cuando asumió por primera vez en una banca integrando las listas que el PJ del ex intendente Julio Alak presentó en 2001. Hizo campaña durante el auge del “que se vayan todos” y asumió la banca en en medio la convulsión que se llevaría puesto al presidente Fernando de La Rúa.

Desde entonces ocupó un lugar en el recinto de sesiones durante 16 años, en cuatro períodos consecutivos. Y lo hizo por distintos espacios. En 2005 fue electo por el FpV acompañando a Néstor Kirchner, pero pegó el portazo entre 2008 y 2009, al calor del conflicto con el campo que terminó con la derrota de las candidaturas testimoniales del peronismo. Eso se vio reflejado en su posicionamiento en el Concejo Deliberante, donde nunca llegó a comulgar con el nuevo jefe comunal peronista Pablo Bruera.

Arteaga rompió con el kirchnerismo incluso antes que Massa. En 2009 lo enfrentó formando parte de Unión PRO, la fuerza con la que Francisco De Narváez se impuso (en sociedad con Felipe Solá y Mauricio Macri) en la provincia de Buenos Aires.

Apenas el tigrense empezó a transitar el divorcio con el gobierno del cual fue jefe de Gabinete, Arteaga lo vio como el camino posible. En 2013, año de la trágica inundación en La Plata, asumió por cuarta y última vez su banca encabezando la lista del Frente Renovador, la cual resultara la más votada en medio de una profunda dispersión del electorado.

Eso lo proyectó inevitablemente a una candidatura a intendente en 2015. La tuvo que pelear en las PASO, donde participaron cinco candidatos que terminaron restando más que sumando en las generales.

En 2017 fue candidato a diputados provincia y mantuvo sus intenciones de repetir aspiraciones a intendente en 2019. Pero el contexto político nacional y provincial lo llevaron a quedarse afuera de todo armado. La reciente reconciliación del kirchnerismo y el massismo lo distanciaron de su referente local, el ex legislador Juan José Amondarain, quien optó por romper con Massa y trabajar en el armado de Roberto Lavagna.

Declinada su propia candidatura, Arteaga trabajó intensamente por posicionar a otros dirigentes renovadores en las listas locales y con uno de ellos compartirá espacio de trabajo: Juan Martín “Tachu” Malpeli, quien fue designado subsecretario de Proyectos Estratégicos y Desarrollo Tecnológico. También se lo vio caminar durante toda la campaña, tanto en las PASO como en las generales, junto a la candidata Florencia Saintout.

El triunfo del Frente de Todos a nivel nacional y provincial lo volvieron a colocar en el radar de la función pública. El espacio es el de Transporte, uno de los cotos del massismo con Meoni a la cabeza. Están bajo su órbita todos los trenes, los micros de larga y media distancia, el turismo internacional, las plantas de verificación de todo el país, las estaciones ferroviarias y las terminales de ómnibus.

Están entre los objetivos de su oficina, controlar la operación del sistema de transporte automotor y ferroviario, de pasajeros y carga de jurisdicción nacional para proteger los derechos de los usuarios y promover la competitividad; y hacer cumplir las leyes, decretos y reglamentaciones en materia de transporte.

Surgido de la cantera política del peronismo de los años 90, pasó por varias corrientes del PJ local hasta sumarse al Frente Renovador, fuerza por la que fue candidato a intendente y diputado. Ahora como parte del Frente de Todos, este concejal durante 16 años llega al gobierno nacional acompañando a Meoni en un lugar clave del Ministerio de Transporte.

14 de enero de 2020

Después de pasar dos años en el llano, el ex concejal platense José Ramón Arteaga desembarcó en el gobierno nacional como director ejecutivo de la Comisión Nacional Regulación del Transporte (CNRT). Lo hace como parte del Frente Renovador, una de las patas fundantes del gobernante Frente de Todos y estará bajo la órbita del ministro de Transporte Mario Meoni, una de las primeras figuras que la fuerza creada en 2013 por Sergio Massa tiene en la provincia de Buenos Aires.

“Joserra” como lo conocen todos en el mundo político de la capital bonaerense, tendrá a su cargo la regulación y fiscalización de todo el transporte de pasajeros, de cargas y ferroviario. “Nuestra tarea estará centrada en la fiscalización y el control de los servicios interjurisdiccionales. Trabajaremos para atender las necesidades de quienes utilizan el transporte público. Lo importante es que el usuario se sienta seguro y protegido” dijo en una de sus primeras declaraciones en su nuevo rol.

Su historia en La Plata es larga y reconocible, porque es en la ciudad donde forjó una carrera política de más de 25 años, en los que desempeñó distintos cargos, tanto en espacios oficialistas como opositores.

Podría considerarse un punto de inicio en esa trayectoria su llegada a la delegación de Villa Elvira, en el sur del distrito, el territorio con el que inicialmente se lo identificó como parte de una de las vertientes peronistas que confluían en el alakismo, gobernante en la ciudad por aquel tiempo.

Aunque el ADN familiar es radical, Arteaga se acercó al peronismo desde los barrios de esa zona donde, siempre recuerda, daba apoyo escolar cuando todavía había dictadura.

El siguiente paso fue el Concejo Deliberante, como secretario legislativo y administrativo. Aquel ingreso fue un camino de ida y una escuela de gestión que con el paso de los años lo ubicarían entre las personas más consultadas respecto de la dinámica legislativa, el reglamento interno y el uso de las herramientas administrativas.

Utilizó a pleno ese bagaje cuando asumió por primera vez en una banca integrando las listas que el PJ del ex intendente Julio Alak presentó en 2001. Hizo campaña durante el auge del “que se vayan todos” y asumió la banca en en medio la convulsión que se llevaría puesto al presidente Fernando de La Rúa.

Desde entonces ocupó un lugar en el recinto de sesiones durante 16 años, en cuatro períodos consecutivos. Y lo hizo por distintos espacios. En 2005 fue electo por el FpV acompañando a Néstor Kirchner, pero pegó el portazo entre 2008 y 2009, al calor del conflicto con el campo que terminó con la derrota de las candidaturas testimoniales del peronismo. Eso se vio reflejado en su posicionamiento en el Concejo Deliberante, donde nunca llegó a comulgar con el nuevo jefe comunal peronista Pablo Bruera.

Arteaga rompió con el kirchnerismo incluso antes que Massa. En 2009 lo enfrentó formando parte de Unión PRO, la fuerza con la que Francisco De Narváez se impuso (en sociedad con Felipe Solá y Mauricio Macri) en la provincia de Buenos Aires.

Apenas el tigrense empezó a transitar el divorcio con el gobierno del cual fue jefe de Gabinete, Arteaga lo vio como el camino posible. En 2013, año de la trágica inundación en La Plata, asumió por cuarta y última vez su banca encabezando la lista del Frente Renovador, la cual resultara la más votada en medio de una profunda dispersión del electorado.

Eso lo proyectó inevitablemente a una candidatura a intendente en 2015. La tuvo que pelear en las PASO, donde participaron cinco candidatos que terminaron restando más que sumando en las generales.

En 2017 fue candidato a diputados provincia y mantuvo sus intenciones de repetir aspiraciones a intendente en 2019. Pero el contexto político nacional y provincial lo llevaron a quedarse afuera de todo armado. La reciente reconciliación del kirchnerismo y el massismo lo distanciaron de su referente local, el ex legislador Juan José Amondarain, quien optó por romper con Massa y trabajar en el armado de Roberto Lavagna.

Declinada su propia candidatura, Arteaga trabajó intensamente por posicionar a otros dirigentes renovadores en las listas locales y con uno de ellos compartirá espacio de trabajo: Juan Martín “Tachu” Malpeli, quien fue designado subsecretario de Proyectos Estratégicos y Desarrollo Tecnológico. También se lo vio caminar durante toda la campaña, tanto en las PASO como en las generales, junto a la candidata Florencia Saintout.

El triunfo del Frente de Todos a nivel nacional y provincial lo volvieron a colocar en el radar de la función pública. El espacio es el de Transporte, uno de los cotos del massismo con Meoni a la cabeza. Están bajo su órbita todos los trenes, los micros de larga y media distancia, el turismo internacional, las plantas de verificación de todo el país, las estaciones ferroviarias y las terminales de ómnibus.

Están entre los objetivos de su oficina, controlar la operación del sistema de transporte automotor y ferroviario, de pasajeros y carga de jurisdicción nacional para proteger los derechos de los usuarios y promover la competitividad; y hacer cumplir las leyes, decretos y reglamentaciones en materia de transporte.

COMENTARIOS

Surgido de la cantera política del peronismo de los años 90, pasó por varias corrientes del PJ local hasta sumarse al Frente Renovador, fuerza por la que fue candidato a intendente y diputado. Ahora como parte del Frente de Todos, este concejal durante 16 años llega al gobierno nacional acompañando a Meoni en un lugar clave del Ministerio de Transporte.