0221
0221

Don Diego, Caniggia y un teléfono del ‘86: las anécdotas entre Maradona y Ruggeri

El nuevo DT de Gimnasia y el histórico futbolista de la Selección vivieron un momento particular cuando ambos contaron intimidades de las concentraciones cuando fueron compañeros de equipo.

Diego Armando Maradona y Oscar Ruggeri protagonizaron un momento imperdible para todos los futboleros. Luego de la primera práctica en Estancia Chica, el flamante DT de Gimnasia brindó una entrevista con Fox Sports, en donde se reencontró con su amigo y ex compañero de la Selección Argentina. Durante la charla ambos recordaron viejas anécdotas de sus épocas como referentes de la albiceleste.

“¿Tenés más estirada la cara? Yo estoy arrugado pero vos estás perfecto. No tenés una arruga, ¿te pusiste botox?”, preguntó Oscar Ruggeri, en referencia a la operación que se realizó el Diez hace un mes y medio. Fiel a su estilo, Diego contestó con un rotundo “no” y agregó: “Juro por mi viejita que no me retoque la cara, si me abrieron la pierna. Estoy bien, Cabezón, es una pelota que yo tiro por derecha y vos venís a barrer y lo que quedó de mí, después lo operaron”.

Notoriamente contento, Ruggeri fue quien tomó la palabra y le tiró varios centros al astro argentino para que cuente algunas de sus vivencias cuando compartieron la concentración en México ’86 y en el campus del Boston College, donde la Selección Argentina realizó la preparación para el Mundial del ’94. En este contexto, el Cabezón le preguntó por la vez que Don Diego –el papá del DT tripero- hizo visera contra uno de los vidrios de la limusina de Mariana Nanis, la esposa del Claudio Pol Caniggia.

“Llegaba la limusina con la Nanis que le decíamos a tu viejo que no diga nada y fue igual”, contó Ruggeri entre risas. Rápidamente, Diego interrumpió y contó: “Estábamos en el Boston College y llega una limusina espectacular. Yo estaba con Claudia y estaban todos mates a 200 metros nuestros. A mi papá le gustaba mirar los autos pero él agarró y la miró por afuera, le dio dos vueltas, cuando la limusina se empezó a mover y le mandó visera para adentro y dijo: ‘Oh, carajo’”.

Mientras los dos emblemas del fútbol nacional hablaban, los periodistas que acompañaban a Ruggeri solo celebraban cada una de las anécdotas que estaban contando al aire. Es que para ese momento, la entrevista había pasado a ser una charla entre dos viejos conocidos.

Ambos contaron algunas intimidades de cómo fue la preparación para el Mundial de México, en el cual varios futbolistas no llegaron de la mejor forma física pero se unieron para lograr el máximo objetivo. En esa línea, Ruggeri reveló que los dirigentes que estaban a cargo de la AFA no les brindaron las condiciones necesarias para entrenar de la mejor forma.

Para finalizar, el Cabezón se tomó unos minutos para dedicarle unas sentidas palabras a su amigo. “Gracias por haberte tenido como capitán, más allá de las personalidades que teníamos todos ahí eras uno más del grupo. Nunca tuviste privilegios con nosotros, cuando tranquilamente lo podías haber tenido de la manera que querías. Lo único que vos agarrabas el telefónico en el predio del América y no dejabas a hablar a nadie, ja”, cerró Ruggeri.

Diego, fiel a su estilo, recogió el guante y contestó: “Ese era un privilegio dentro de los jugadores. No era un privilegio de los jerarcas que venían a hablar por ahí”.

El nuevo DT de Gimnasia y el histórico futbolista de la Selección vivieron un momento particular cuando ambos contaron intimidades de las concentraciones cuando fueron compañeros de equipo.

10 de septiembre de 2019

Diego Armando Maradona y Oscar Ruggeri protagonizaron un momento imperdible para todos los futboleros. Luego de la primera práctica en Estancia Chica, el flamante DT de Gimnasia brindó una entrevista con Fox Sports, en donde se reencontró con su amigo y ex compañero de la Selección Argentina. Durante la charla ambos recordaron viejas anécdotas de sus épocas como referentes de la albiceleste.

“¿Tenés más estirada la cara? Yo estoy arrugado pero vos estás perfecto. No tenés una arruga, ¿te pusiste botox?”, preguntó Oscar Ruggeri, en referencia a la operación que se realizó el Diez hace un mes y medio. Fiel a su estilo, Diego contestó con un rotundo “no” y agregó: “Juro por mi viejita que no me retoque la cara, si me abrieron la pierna. Estoy bien, Cabezón, es una pelota que yo tiro por derecha y vos venís a barrer y lo que quedó de mí, después lo operaron”.

Notoriamente contento, Ruggeri fue quien tomó la palabra y le tiró varios centros al astro argentino para que cuente algunas de sus vivencias cuando compartieron la concentración en México ’86 y en el campus del Boston College, donde la Selección Argentina realizó la preparación para el Mundial del ’94. En este contexto, el Cabezón le preguntó por la vez que Don Diego –el papá del DT tripero- hizo visera contra uno de los vidrios de la limusina de Mariana Nanis, la esposa del Claudio Pol Caniggia.

“Llegaba la limusina con la Nanis que le decíamos a tu viejo que no diga nada y fue igual”, contó Ruggeri entre risas. Rápidamente, Diego interrumpió y contó: “Estábamos en el Boston College y llega una limusina espectacular. Yo estaba con Claudia y estaban todos mates a 200 metros nuestros. A mi papá le gustaba mirar los autos pero él agarró y la miró por afuera, le dio dos vueltas, cuando la limusina se empezó a mover y le mandó visera para adentro y dijo: ‘Oh, carajo’”.

Mientras los dos emblemas del fútbol nacional hablaban, los periodistas que acompañaban a Ruggeri solo celebraban cada una de las anécdotas que estaban contando al aire. Es que para ese momento, la entrevista había pasado a ser una charla entre dos viejos conocidos.

Ambos contaron algunas intimidades de cómo fue la preparación para el Mundial de México, en el cual varios futbolistas no llegaron de la mejor forma física pero se unieron para lograr el máximo objetivo. En esa línea, Ruggeri reveló que los dirigentes que estaban a cargo de la AFA no les brindaron las condiciones necesarias para entrenar de la mejor forma.

Para finalizar, el Cabezón se tomó unos minutos para dedicarle unas sentidas palabras a su amigo. “Gracias por haberte tenido como capitán, más allá de las personalidades que teníamos todos ahí eras uno más del grupo. Nunca tuviste privilegios con nosotros, cuando tranquilamente lo podías haber tenido de la manera que querías. Lo único que vos agarrabas el telefónico en el predio del América y no dejabas a hablar a nadie, ja”, cerró Ruggeri.

Diego, fiel a su estilo, recogió el guante y contestó: “Ese era un privilegio dentro de los jugadores. No era un privilegio de los jerarcas que venían a hablar por ahí”.

COMENTARIOS

El nuevo DT de Gimnasia y el histórico futbolista de la Selección vivieron un momento particular cuando ambos contaron intimidades de las concentraciones cuando fueron compañeros de equipo.