0221
0221

Los pescadores de Ensenada murieron ahogados el mismo día de su desaparición

Así lo reveló el informe de la autopsia preliminar realizada sobre los cuerpos de Franco Soria (17) y Amadeo Martínez (38), los pescadores que estuvieron perdidos durante casi dos semanas en el Río de la Plata. Los peritos aseguraron que ambos fallecieron de "asfixia por inmersión" el mismo día que se reportó su ausencia. "Se halló agua y barro en las vías respiratorias", aseguraron.

Tras el hallazgo de los pescadores Soria y Martínez, los médicos forenses realizaron los primeros peritajes sobre sus cuerpos. De acuerdo a la información brindada por fuentes oficiales a 0221.com.ar, se estableció el “2 de agosto como la fecha de muerte aproximada”, es decir, el mismo día en que se produjo la desaparición.

Sumado a esto, los especialistas indicaron que la causa de los decesos se debió a “asfixia por inmersión”, encontrando restos de agua y barro en las vías respiratorias. Si bien los restos fueron hallados en avanzada descomposición, "la baja temperatura del agua permitió mantener en buen estado las facciones de los rostros".

Cabe recordar que el pasado miércoles, una embarcación halló un cuerpo flotando en la zona de la rada del Río de La Plata, en el límite entre la Isla Paulino y la Isla Santiago. Aunque en un primer momento no se conocía su procedencia, los encargados del operativo descartaron rápidamente que se tratara de Amadeo Martínez, ya que “él tenía un tatuaje característico en el antebrazo derecho”.

Por este motivo, se convocó a la familia de Soria para que fuera a reconocer el cuerpo a la morgue. Horas más tarde, se confirmó que se trataba del menor

No obstante, este jueves continuó el operativo para dar con Martínez, quien finalmente fue hallado en horas del mediodía, a unos 3.000 metros del malecón, en dirección a Berisso y más cerca de la costa. Las autoridades se habían focalizado en ese sector ya que estaban más cerca del lugar donde fue encontrado el cuerpo de Soria.

En este contexto, los expertos habían recorrido más de 50 mil kilómetros cuadrados por aire, tierra y agua en busca de los pescadores que se habían internado en el río.

Pese a que todavía están investigando qué fue lo que ocurrió, fuentes policiales manejan la hipótesis de que la embarcación tuvo un desperfecto en el motor, por lo que Martínez y Soria quedaron a la deriva. Tras la aparición del más joven de los pescadores, se barajó la posibilidad de que Martínez fuera arrastrado por la corriente de la misma manera que su compañero.

Ambos habían ingresado al río el viernes 2 de agosto, alrededor de las 10 de la mañana. Lo hicieron en “La Loca”, una lancha tipo Tracker, de fibra, rígida, de aproximadamente 6,60 metros, completamente abierta y con el motor fuera de borda, donde llevaban cajones para acopiar pescados y otros elementos. Los dos tenían puestas botas de gomas y un equipo conocido como “wader”.

Así lo reveló el informe de la autopsia preliminar realizada sobre los cuerpos de Franco Soria (17) y Amadeo Martínez (38), los pescadores que estuvieron perdidos durante casi dos semanas en el Río de la Plata. Los peritos aseguraron que ambos fallecieron de "asfixia por inmersión" el mismo día que se reportó su ausencia. "Se halló agua y barro en las vías respiratorias", aseguraron.

15 de agosto de 2019

Tras el hallazgo de los pescadores Soria y Martínez, los médicos forenses realizaron los primeros peritajes sobre sus cuerpos. De acuerdo a la información brindada por fuentes oficiales a 0221.com.ar, se estableció el “2 de agosto como la fecha de muerte aproximada”, es decir, el mismo día en que se produjo la desaparición.

Sumado a esto, los especialistas indicaron que la causa de los decesos se debió a “asfixia por inmersión”, encontrando restos de agua y barro en las vías respiratorias. Si bien los restos fueron hallados en avanzada descomposición, "la baja temperatura del agua permitió mantener en buen estado las facciones de los rostros".

Cabe recordar que el pasado miércoles, una embarcación halló un cuerpo flotando en la zona de la rada del Río de La Plata, en el límite entre la Isla Paulino y la Isla Santiago. Aunque en un primer momento no se conocía su procedencia, los encargados del operativo descartaron rápidamente que se tratara de Amadeo Martínez, ya que “él tenía un tatuaje característico en el antebrazo derecho”.

Por este motivo, se convocó a la familia de Soria para que fuera a reconocer el cuerpo a la morgue. Horas más tarde, se confirmó que se trataba del menor

No obstante, este jueves continuó el operativo para dar con Martínez, quien finalmente fue hallado en horas del mediodía, a unos 3.000 metros del malecón, en dirección a Berisso y más cerca de la costa. Las autoridades se habían focalizado en ese sector ya que estaban más cerca del lugar donde fue encontrado el cuerpo de Soria.

En este contexto, los expertos habían recorrido más de 50 mil kilómetros cuadrados por aire, tierra y agua en busca de los pescadores que se habían internado en el río.

Pese a que todavía están investigando qué fue lo que ocurrió, fuentes policiales manejan la hipótesis de que la embarcación tuvo un desperfecto en el motor, por lo que Martínez y Soria quedaron a la deriva. Tras la aparición del más joven de los pescadores, se barajó la posibilidad de que Martínez fuera arrastrado por la corriente de la misma manera que su compañero.

Ambos habían ingresado al río el viernes 2 de agosto, alrededor de las 10 de la mañana. Lo hicieron en “La Loca”, una lancha tipo Tracker, de fibra, rígida, de aproximadamente 6,60 metros, completamente abierta y con el motor fuera de borda, donde llevaban cajones para acopiar pescados y otros elementos. Los dos tenían puestas botas de gomas y un equipo conocido como “wader”.

COMENTARIOS

Así lo reveló el informe de la autopsia preliminar realizada sobre los cuerpos de Franco Soria (17) y Amadeo Martínez (38), los pescadores que estuvieron perdidos durante casi dos semanas en el Río de la Plata. Los peritos aseguraron que ambos fallecieron de "asfixia por inmersión" el mismo día que se reportó su ausencia. "Se halló agua y barro en las vías respiratorias", aseguraron.