0221
0221

La docente de los maltratos a una beba en un jardín maternal seguirá libre

La Cámara de Apelaciones de La Plata dictó la eximición de prisión que había sido negada por el juez de Garantías que había ordenado su detención. Los camaristas entendieron que no está probada la autoría de intento de homicidio. En el video se ven zamarreos a una beba a la que tapó con una manta para que deje de llorar. La madre sostiene que la quiso matar.

Paula González es la docente del jardín maternal Aventuras en Pañales sobre quien pesaba una orden de detención por el caso de la beba que fue zamarreada y maltratada dentro del establecimiento que funcionó en pleno barrio Norte de La Plata. Ese peligro de encierro ya forma parte del pasado luego de que la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata dejó sin efecto la orden de detención que fue dictada por el juez Guillermo Atencio a instancia del ex fiscal del caso, Marcelo Romero.

La denuncia se presentó hace más de ocho meses pero tomó estado público a fines de mayo pasado, luego de que Carolina Andrea Penzi,  la madre de la beba maltratada, hizo estallar el caso en redes sociales, desde donde migró a los medios de comunicación.

Luego de varios planteos el fiscal Romero solicitó la orden de detención que fue avalada por el juez Atencio. La defensa, en cabeza del abogado Mario Martínez Pass, apeló el rechazo a la eximición de prisión y la Cámara Penal de La Plata le dio la razón por entender que en la causa no se logró probar el delito: intento de homicidio.

La causa está en manos de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo quien fue designada recientemente luego de la excusación planteada por el fiscal Romero. La funcionaria debe analizar los pasos a seguir en el expediente, luego de la eximición de prisión dictada por los camaristas Alejandro Villordo, Ariel Argüero y Fernando Mateos.

EL EXPEDIENTE

La abogada Martina Rafetto, representante legal de los padres de la beba, solicitó la detención de la docente por el delito de intento de homicidio. La orden de detención dictada por el juez Atencio contempla el delito de intento de homicidio por dolo eventual, cuya pena en expectativa es de 4 a 14 años de prisión.

La figura del dolo eventual no existe en el Código Penal vigente, sino que se trata de una construcción jurídica que se aplica cuando, para la Justicia, una persona tuvo que haberse representado que, al realizar una determinada acción, podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a prever ese posible resultado, continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

En este caso puntual el juez Atencio consideró que la docente, en su razonamiento, debía haberse simbolizado que con sus malos tratos (zamarreos, taparla con una manta, o no cumplir con los patrones de alimentación), podría haber matado a la criatura de cuatro meses de vida. En ese razonamiento debe dejarse de lado si hubo o no intención de matar para darle paso a la configuración de peligro potencial para la vida. Un debate que aún no está cerrado en el debate jurídico argentino.

Las imágenes de la cámara de seguridad del establecimiento son elocuentes, impactantes, pero con eso solo no basta para acusar a una persona de un delito tan grave como es el homicidio tentado, aunque esa figura parece tomar cuerpo con el análisis de la curva de crecimiento de la beba que se redujo a la mitad mientras estuvo al cuidado de la docente González, según denunciaron en la conferencia de prensa que brindaron en miércoles 5 de junio pasado, pero no está claro si esa información fue acompañada en el expediente penal.

Tras conocerse el caso el Jardín maternal ubicado en calle 42 entre 7 y 8 fue clausurado al tiempo que la docente fue despedida.

La Cámara de Apelaciones de La Plata dictó la eximición de prisión que había sido negada por el juez de Garantías que había ordenado su detención. Los camaristas entendieron que no está probada la autoría de intento de homicidio. En el video se ven zamarreos a una beba a la que tapó con una manta para que deje de llorar. La madre sostiene que la quiso matar.

25 de julio de 2019

Paula González es la docente del jardín maternal Aventuras en Pañales sobre quien pesaba una orden de detención por el caso de la beba que fue zamarreada y maltratada dentro del establecimiento que funcionó en pleno barrio Norte de La Plata. Ese peligro de encierro ya forma parte del pasado luego de que la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata dejó sin efecto la orden de detención que fue dictada por el juez Guillermo Atencio a instancia del ex fiscal del caso, Marcelo Romero.

La denuncia se presentó hace más de ocho meses pero tomó estado público a fines de mayo pasado, luego de que Carolina Andrea Penzi,  la madre de la beba maltratada, hizo estallar el caso en redes sociales, desde donde migró a los medios de comunicación.

Luego de varios planteos el fiscal Romero solicitó la orden de detención que fue avalada por el juez Atencio. La defensa, en cabeza del abogado Mario Martínez Pass, apeló el rechazo a la eximición de prisión y la Cámara Penal de La Plata le dio la razón por entender que en la causa no se logró probar el delito: intento de homicidio.

La causa está en manos de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo quien fue designada recientemente luego de la excusación planteada por el fiscal Romero. La funcionaria debe analizar los pasos a seguir en el expediente, luego de la eximición de prisión dictada por los camaristas Alejandro Villordo, Ariel Argüero y Fernando Mateos.

EL EXPEDIENTE

La abogada Martina Rafetto, representante legal de los padres de la beba, solicitó la detención de la docente por el delito de intento de homicidio. La orden de detención dictada por el juez Atencio contempla el delito de intento de homicidio por dolo eventual, cuya pena en expectativa es de 4 a 14 años de prisión.

La figura del dolo eventual no existe en el Código Penal vigente, sino que se trata de una construcción jurídica que se aplica cuando, para la Justicia, una persona tuvo que haberse representado que, al realizar una determinada acción, podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a prever ese posible resultado, continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

En este caso puntual el juez Atencio consideró que la docente, en su razonamiento, debía haberse simbolizado que con sus malos tratos (zamarreos, taparla con una manta, o no cumplir con los patrones de alimentación), podría haber matado a la criatura de cuatro meses de vida. En ese razonamiento debe dejarse de lado si hubo o no intención de matar para darle paso a la configuración de peligro potencial para la vida. Un debate que aún no está cerrado en el debate jurídico argentino.

Las imágenes de la cámara de seguridad del establecimiento son elocuentes, impactantes, pero con eso solo no basta para acusar a una persona de un delito tan grave como es el homicidio tentado, aunque esa figura parece tomar cuerpo con el análisis de la curva de crecimiento de la beba que se redujo a la mitad mientras estuvo al cuidado de la docente González, según denunciaron en la conferencia de prensa que brindaron en miércoles 5 de junio pasado, pero no está claro si esa información fue acompañada en el expediente penal.

Tras conocerse el caso el Jardín maternal ubicado en calle 42 entre 7 y 8 fue clausurado al tiempo que la docente fue despedida.

COMENTARIOS

La Cámara de Apelaciones de La Plata dictó la eximición de prisión que había sido negada por el juez de Garantías que había ordenado su detención. Los camaristas entendieron que no está probada la autoría de intento de homicidio. En el video se ven zamarreos a una beba a la que tapó con una manta para que deje de llorar. La madre sostiene que la quiso matar.