0221
0221

Otra noche de cacerolazos y protestas contra Edelap a tres días del apagón en La Plata

Tras más de 72 horas sin luz, decenas de vecinos se volcaron otra vez a las calles de los barrios afectados por el histórico apagón. Aunque la falla fue detectada hace más de un día, los trabajos continúan y los platenses deberán esperar, al menos, hasta el jueves para volver a tener electricidad. Hartos de la situación, volvieron a protestar y exigir una solución definitiva al calvario que viven desde el último sábado.

Con más de tres días sin luz, los vecinos de City Bell, Gonnet, Villa Elisa, Villa Castells, El Retiro y Arana, entre otras localidades del norte platense, están a punto de explotar. Es que a las pérdidas económicas que ya se cuentan en millones, también hay que sumar el aumento de los robos y un sinfín de problemas que acarrea la falta de suministro eléctrico.


En ese marco, decenas de vecinos volvieron a copar las calles de esos barrios platenses para volver a reclamar una solución, aún cuando Edelap adelantó que los trabajos seguirán, al menos, hasta el próximo jueves. Gomas en llamas, carteles, cantos y cacerolas volvieron a llenar una noche cargada de protestas e ira, por parte de los miles de usuarios que todavía siguen sin luz, a pesar de los esfuerzos que la empresa asegura estar llevando adelante.

Nucleados en grupos de Facebook y WhatsApp, los frentistas volvieron a congregarse en plazas y arterias de la ciudad para cortar calles y protestar, una vez más, por el calvario que enfrentan desde el último sábado.

 

En su último comunicado, la empresa de energía eléctrica -que recibe críticas tanto de vecinos como de políticos de todos los espacios- aseguró que comprende "el malestar, los trastornos y complicaciones que la ausencia del servicio ha ocasionado, e informa que se encuentra tomando todas las medidas para alcanzar la normalización total del servicio a la mayor brevedad posible". Las palabras, sin embargo, están lejos de bastar y en la zona norte platense el descontento crece como la presión dentro de una olla a vapor.

Mientras tanto, el intendente Julio Garro apuntó con dureza contra la empresa, adelantó que pedirá la rescisión de la concesión del servicio y hasta la denunció penalmente por el delito de "estrago". Todo el arco político se expresó en ese mismo sentido y pidieron fuertes sanciones contra Edelap, la empresa comandada por el polémico financista Rogelio Pagano que controla el suministro eléctrico en casi la mitad de la provincia de Buenos Aires.

El enojo va en aumento en La Plata. Los vecinos afectados continúan realizando reclamos, el vaso parece estar lleno y a la espera de la última gota para rebalsar.

Tras más de 72 horas sin luz, decenas de vecinos se volcaron otra vez a las calles de los barrios afectados por el histórico apagón. Aunque la falla fue detectada hace más de un día, los trabajos continúan y los platenses deberán esperar, al menos, hasta el jueves para volver a tener electricidad. Hartos de la situación, volvieron a protestar y exigir una solución definitiva al calvario que viven desde el último sábado.

25 de junio de 2019

Con más de tres días sin luz, los vecinos de City Bell, Gonnet, Villa Elisa, Villa Castells, El Retiro y Arana, entre otras localidades del norte platense, están a punto de explotar. Es que a las pérdidas económicas que ya se cuentan en millones, también hay que sumar el aumento de los robos y un sinfín de problemas que acarrea la falta de suministro eléctrico.


En ese marco, decenas de vecinos volvieron a copar las calles de esos barrios platenses para volver a reclamar una solución, aún cuando Edelap adelantó que los trabajos seguirán, al menos, hasta el próximo jueves. Gomas en llamas, carteles, cantos y cacerolas volvieron a llenar una noche cargada de protestas e ira, por parte de los miles de usuarios que todavía siguen sin luz, a pesar de los esfuerzos que la empresa asegura estar llevando adelante.

Nucleados en grupos de Facebook y WhatsApp, los frentistas volvieron a congregarse en plazas y arterias de la ciudad para cortar calles y protestar, una vez más, por el calvario que enfrentan desde el último sábado.

 

En su último comunicado, la empresa de energía eléctrica -que recibe críticas tanto de vecinos como de políticos de todos los espacios- aseguró que comprende "el malestar, los trastornos y complicaciones que la ausencia del servicio ha ocasionado, e informa que se encuentra tomando todas las medidas para alcanzar la normalización total del servicio a la mayor brevedad posible". Las palabras, sin embargo, están lejos de bastar y en la zona norte platense el descontento crece como la presión dentro de una olla a vapor.

Mientras tanto, el intendente Julio Garro apuntó con dureza contra la empresa, adelantó que pedirá la rescisión de la concesión del servicio y hasta la denunció penalmente por el delito de "estrago". Todo el arco político se expresó en ese mismo sentido y pidieron fuertes sanciones contra Edelap, la empresa comandada por el polémico financista Rogelio Pagano que controla el suministro eléctrico en casi la mitad de la provincia de Buenos Aires.

El enojo va en aumento en La Plata. Los vecinos afectados continúan realizando reclamos, el vaso parece estar lleno y a la espera de la última gota para rebalsar.

COMENTARIOS

Tras más de 72 horas sin luz, decenas de vecinos se volcaron otra vez a las calles de los barrios afectados por el histórico apagón. Aunque la falla fue detectada hace más de un día, los trabajos continúan y los platenses deberán esperar, al menos, hasta el jueves para volver a tener electricidad. Hartos de la situación, volvieron a protestar y exigir una solución definitiva al calvario que viven desde el último sábado.