0221
0221

Murió Guillermina Concetti, una de las fundadoras de HIJOS La Plata

La triste noticia se conoció durante la mañana de este martes. Concetti tenía 51 años y era madre de tres hijos. Era la mayor de tres hermanos y tenía apenas 9 años cuando el 22 de mayo de 1977 efectivos del primer cuerpo del ejército entraron a su casa y secuestraron a sus padres, quienes fueron desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

La última dictadura militar secuestró a sus padres, Abel Rodolfo "Lito" Concetti y Susana Mercedes "Lili" Boulocq. Lito era escribano, Lili, maestra y estudiante de la facultad de Humanidades, cuando los efectivos del ejército irrumpieron en su hogar y se los llevaron para nunca más volver. Con la democracia recuperada, Guillermina se convirtió en una férrea militante por los derechos humanos, estuvo siempre comprometida con la denuncia y la visibilización pública del terrorismo de Estado, así como de la búsqueda de memoria, verdad y justicia.

Su compromiso, además, se extendió a nuevas luchas, como la denuncia de un negocio inmobiliario que, de realizarse, podría generar graves daños ecológicos en Brandsen, el lugar que había elegido para vivir desde hace algunos años, con su pareja y sus tres hijos.

La noticia causó una gran desazón en la ciudad y familiares, amigos y compañeros la recordaron con cariño.

"No perdono a la muerte desatenta", dijo Marta Úngaro, referente de Familiares de detenidos desaparecidos y agregó: "Tres hermanos re participativos, estuvieron cuando se formó HIJOS, colaboraron con nosotros en el primer homenaje que se hizo en Humanidades. La vida les arrebató muy chicos a su papá y a su mamá, así que su infancia no fue lo mismo desde el día que los secuestraron... Tengo su sonrisa, sus ojitos celestes... Es parte de la injusticia que vivieron quienes fueron víctimas de la dictadura. Fue encontrando la felicidad en sus hijos, en sus compañeros. Cuando se formó HIJOS, estuvo desde el principio. La militancia para ella fue como encontrar su lugar en el mundo".

Por su parte, Mariana Busetto, compañera de militancia de Guillermina aseguró que se fue una compañera con la que transitó el comienzo de H.I.J.O.S La Plata, los hermanos y hermanas que la historia le dio. "Bella por donde se la mire, por dentro y por fuera. Con sus ideales y su fuerza a flor de piel. Y su sonrisa siempre como bandera. No es justo. Nada de esto es justo. Estamos destrozados quienes tuvimos la inmensa dicha de conocerla. Hasta la victoria siempre Guille! Junto a tus padres siempre en mi memoria", cerró.

"Se me quedó el cuerpo en suspenso desde que supe que Guille no está más", sostuvo Lucía García, otra joven hija de desaparecidos, y añadió "se trama entre las hijas y los hijos un afecto profundo y para siempre, el de la historia compartida, el descubrimiento de lo colectivo, ese encontrarse en otros". "Guille fue parte de esa urdimbre con su sonrisa suave, sus ojos cristalinos, su amorosa calidez. La tristeza infinita de despedir una hermana que tenía que vivir, que tenía que seguir siendo parte de este nosotres. Sus ojos buenos nos van a faltar cuando todo sea como lo soñamos con ella", concluyó.

La triste noticia se conoció durante la mañana de este martes. Concetti tenía 51 años y era madre de tres hijos. Era la mayor de tres hermanos y tenía apenas 9 años cuando el 22 de mayo de 1977 efectivos del primer cuerpo del ejército entraron a su casa y secuestraron a sus padres, quienes fueron desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

18 de junio de 2019

La última dictadura militar secuestró a sus padres, Abel Rodolfo "Lito" Concetti y Susana Mercedes "Lili" Boulocq. Lito era escribano, Lili, maestra y estudiante de la facultad de Humanidades, cuando los efectivos del ejército irrumpieron en su hogar y se los llevaron para nunca más volver. Con la democracia recuperada, Guillermina se convirtió en una férrea militante por los derechos humanos, estuvo siempre comprometida con la denuncia y la visibilización pública del terrorismo de Estado, así como de la búsqueda de memoria, verdad y justicia.

Su compromiso, además, se extendió a nuevas luchas, como la denuncia de un negocio inmobiliario que, de realizarse, podría generar graves daños ecológicos en Brandsen, el lugar que había elegido para vivir desde hace algunos años, con su pareja y sus tres hijos.

La noticia causó una gran desazón en la ciudad y familiares, amigos y compañeros la recordaron con cariño.

"No perdono a la muerte desatenta", dijo Marta Úngaro, referente de Familiares de detenidos desaparecidos y agregó: "Tres hermanos re participativos, estuvieron cuando se formó HIJOS, colaboraron con nosotros en el primer homenaje que se hizo en Humanidades. La vida les arrebató muy chicos a su papá y a su mamá, así que su infancia no fue lo mismo desde el día que los secuestraron... Tengo su sonrisa, sus ojitos celestes... Es parte de la injusticia que vivieron quienes fueron víctimas de la dictadura. Fue encontrando la felicidad en sus hijos, en sus compañeros. Cuando se formó HIJOS, estuvo desde el principio. La militancia para ella fue como encontrar su lugar en el mundo".

Por su parte, Mariana Busetto, compañera de militancia de Guillermina aseguró que se fue una compañera con la que transitó el comienzo de H.I.J.O.S La Plata, los hermanos y hermanas que la historia le dio. "Bella por donde se la mire, por dentro y por fuera. Con sus ideales y su fuerza a flor de piel. Y su sonrisa siempre como bandera. No es justo. Nada de esto es justo. Estamos destrozados quienes tuvimos la inmensa dicha de conocerla. Hasta la victoria siempre Guille! Junto a tus padres siempre en mi memoria", cerró.

"Se me quedó el cuerpo en suspenso desde que supe que Guille no está más", sostuvo Lucía García, otra joven hija de desaparecidos, y añadió "se trama entre las hijas y los hijos un afecto profundo y para siempre, el de la historia compartida, el descubrimiento de lo colectivo, ese encontrarse en otros". "Guille fue parte de esa urdimbre con su sonrisa suave, sus ojos cristalinos, su amorosa calidez. La tristeza infinita de despedir una hermana que tenía que vivir, que tenía que seguir siendo parte de este nosotres. Sus ojos buenos nos van a faltar cuando todo sea como lo soñamos con ella", concluyó.

COMENTARIOS

La triste noticia se conoció durante la mañana de este martes. Concetti tenía 51 años y era madre de tres hijos. Era la mayor de tres hermanos y tenía apenas 9 años cuando el 22 de mayo de 1977 efectivos del primer cuerpo del ejército entraron a su casa y secuestraron a sus padres, quienes fueron desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.