Mapeo, protocolo y capacitación: así será el plan ante el riesgo de inundación en La Plata | 0221
0221
0221

Mapeo, protocolo y capacitación: así será el plan ante el riesgo de inundación en La Plata

Se trata del proyecto que se está diseñando tras el convenio firmado entre la Comuna y la UNLP, para prevenir y establecer los pasos a seguir en caso de una tormenta severa como la de 2013. Las claves de un programa que prevé actuaciones según cuencas y barrios, un software especial para simular el peor escenario posible y talleres de participación ciudadana, además de la importancia de la institucionalización permanente.

La histórica demanda vecinal está tomando forma. La Municipalidad y la UNLP avanzan en el diseño de un Plan de Reducción del Riesgo de Inundaciones en la región (RRI La Plata), que determinará qué hacer en caso de un evento hidrometeorológico extremo, como el que tuvo lugar el 2 de abril de 2013. En ese marco, 0221.com.ar tuvo acceso al primer informe con las actividades preliminares realizadas por especialistas en la materia, dirigidos por el reconocido ingeniero hidráulico, Pablo Romanazzi

Tal cual contó este portal, el convenio fue firmado a fines de diciembre de 2018 por el intendente Julio Garro y el presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber, para el desarrollo de un programa centrado en la prevención de tormentas severas y definición de un protocolo de actuación para cuando alguna de estas azote a la ciudad.

En concreto, la memoria detalla la planificación de todas las tareas a realizar, la programación de actividades, mientras que también recopila los antecedentes y avances realizados en los últimos tres meses. No obstante, la versión final del plan será entregada a mediados de septiembre.

A 6 años de la tragedia que -según cifras oficiales- terminó con 89 fallecidos, el informe dejó en claro que el objetivo fundamental es minimizar el riesgo de desastres producidos por este tipo de eventos “para proteger la vida de los ciudadanos en zonas de alta vulnerabilidad”. A su vez, busca mitigar los daños, tanto en la infraestructura urbana como en las propiedades públicas y privadas, como así también educar y organizar a la comunidad para mejorar su capacidad de prevención, respuesta y reconstrucción, “en el marco de una gestión institucional permanente y dinámica”. Según anticiparon, el resultado de todas estas acciones será “una región adaptada a las inundaciones”, con un modelo de réplica de funcionamiento a otros casos similares.

Para lograr esos propósitos –que tiene los aportes fundamentales de los proyectos de investigación orientados (PIOs), auspiciados por la UNLP y el CONICET-, los especialistas plantearon nueve actividades específicas y centrales para la puesta en marcha del programa:

-La actualización de los mapas temáticos de la región con el sistema de información geográfica “QGIS”, un software de código abierto.   

-La elaboración de mapas de vulnerabilidad física, social, económica y ambiental del partido de La Plata, cuenca por cuenca y barrio por barrio, además de ver su interacción con los municipios limítrofes.

-El análisis de la situación actual y futura ante la ocurrencia de inundaciones, como así también del riesgo para distintos escenarios hidrometeorológicos y la superposición con otras amenazas.

-La implementación del software “FLO2D” para la simulación y armado de mapas animados de riesgo de inundación en todas las cuencas del partido, según cuatro escenarios posibles: los temporales de 2002, 2008, 2013 y la Precipitación Máxima Posible (PMP).

-La medición y comparación de la eficiencia de los desagües actuales y futuros, para mejorar el sistema de evacuación.

-El desarrollo de protocolos de prevención, emergencia y reconstrucción, según las diferentes etapas del ciclo de riesgo (prevención/preparación, organización/respuesta, capacidades resilientes/reconstrucción) y la inclusión de las estrategias de mitigación y adaptación.

-La elaboración de manuales para talleres de participación ciudadana, además de la capacitación e incorporación de contenidos en las currículas de todos los niveles educativos.

-La institucionalización del plan a través de ordenanzas, decretos y resoluciones.

-La redacción de avances e informe final en documentos técnicos específicos. 

Tal como había anticipado este portal, se avanzó en la conformación de un Consejo Asesor Técnico (CAT), integrado por especialistas de la mayoría de las 18 facultades de la UNLP, coordinados por el decano de Ingeniería, Horacio Frene, el responsable ad-hoc del plan, Pablo Romanazzi y el director de la Unidad de Investigación, Desarrollo, Extensión y Transferencia en Hidrología, Enrique Angheben.

Luego de realizar un análisis del sistema de desagüe natural, diferenciaron dos regiones en cuanto a la infraestructura y desarrollo de la urbanización, marcado por dónde se da la descarga final de los arroyos de la región: el Río de La Plata o el Samborombón. A través de la distinción de las doce cuencas, se pueden aplicar estrategias específicas para disminuir el riesgo de inundaciones. A su vez, propusieron una subdivisión a escala barrial.

En tanto, en el estudio se confirmó que la ciudad y su región de influencia siempre fueron vulnerables a las inundaciones provocadas por tormentas severas: “Esa vulnerabilidad prácticamente existió desde la fecha de su concepción y fundación”. Es por eso que hicieron referencia a la “oportunidad histórica” de poder aprovechar el conocimiento de los expertos de la universidad para institucionalizar un plan que permita afrontar en forma organizada esta problemática y “reducir a un valor mínimo el riesgo de repetición o de superación del desastre experimentado el 2 de abril de 2013”, además de promover estrategias que paulatinamente logren una adaptación de las conductas y del entorno de sus habitantes a condiciones compatibles con una calidad de vida mejor.

En cuanto a las primeras conclusiones a las que arribaron los especialistas, se destacan la necesidad de comunicar e instalar el plan a medida que progresa: cómo son las tormentas que inundan la ciudad, cómo es vivir con ese riesgo, la toma de conciencia de la vulnerabilidad, la prevención, respuesta y reconstrucción ante estos eventos, además de un fuerte compromiso social. A su vez, remarcaron la importancia de informar con lenguaje sencillo y asociado a imágenes locales.

Hasta ahora ya se avanzó en el mapeo y las simulaciones, mientras que comenzaron con la elaboración de las bases de institucionalización del plan, fundamental para que pueda conseguir consenso, recursos humanos y económicos que lo mantengan como política de Estado. Para conocer el primer informe trimestral –que hará referencia a la cartografía completa, los resultados de las simulaciones y los dictámenes de trámites sobre urbanizaciones- habrá que esperar trece días: lo entregarán el 15 de abril.

Mapeo, protocolo y capacitación: así será el plan ante el riesgo de inundación en La Plata
Exclusivo de 0221.com.ar

Mapeo, protocolo y capacitación: así será el plan ante el riesgo de inundación en La Plata

Se trata del proyecto que se está diseñando tras el convenio firmado entre la Comuna y la UNLP, para prevenir y establecer los pasos a seguir en caso de una tormenta severa como la de 2013. Las claves de un programa que prevé actuaciones según cuencas y barrios, un software especial para simular el peor escenario posible y talleres de participación ciudadana, además de la importancia de la institucionalización permanente.

02 de abril de 2019

La histórica demanda vecinal está tomando forma. La Municipalidad y la UNLP avanzan en el diseño de un Plan de Reducción del Riesgo de Inundaciones en la región (RRI La Plata), que determinará qué hacer en caso de un evento hidrometeorológico extremo, como el que tuvo lugar el 2 de abril de 2013. En ese marco, 0221.com.ar tuvo acceso al primer informe con las actividades preliminares realizadas por especialistas en la materia, dirigidos por el reconocido ingeniero hidráulico, Pablo Romanazzi

Tal cual contó este portal, el convenio fue firmado a fines de diciembre de 2018 por el intendente Julio Garro y el presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber, para el desarrollo de un programa centrado en la prevención de tormentas severas y definición de un protocolo de actuación para cuando alguna de estas azote a la ciudad.

En concreto, la memoria detalla la planificación de todas las tareas a realizar, la programación de actividades, mientras que también recopila los antecedentes y avances realizados en los últimos tres meses. No obstante, la versión final del plan será entregada a mediados de septiembre.

A 6 años de la tragedia que -según cifras oficiales- terminó con 89 fallecidos, el informe dejó en claro que el objetivo fundamental es minimizar el riesgo de desastres producidos por este tipo de eventos “para proteger la vida de los ciudadanos en zonas de alta vulnerabilidad”. A su vez, busca mitigar los daños, tanto en la infraestructura urbana como en las propiedades públicas y privadas, como así también educar y organizar a la comunidad para mejorar su capacidad de prevención, respuesta y reconstrucción, “en el marco de una gestión institucional permanente y dinámica”. Según anticiparon, el resultado de todas estas acciones será “una región adaptada a las inundaciones”, con un modelo de réplica de funcionamiento a otros casos similares.

Para lograr esos propósitos –que tiene los aportes fundamentales de los proyectos de investigación orientados (PIOs), auspiciados por la UNLP y el CONICET-, los especialistas plantearon nueve actividades específicas y centrales para la puesta en marcha del programa:

-La actualización de los mapas temáticos de la región con el sistema de información geográfica “QGIS”, un software de código abierto.   

-La elaboración de mapas de vulnerabilidad física, social, económica y ambiental del partido de La Plata, cuenca por cuenca y barrio por barrio, además de ver su interacción con los municipios limítrofes.

-El análisis de la situación actual y futura ante la ocurrencia de inundaciones, como así también del riesgo para distintos escenarios hidrometeorológicos y la superposición con otras amenazas.

-La implementación del software “FLO2D” para la simulación y armado de mapas animados de riesgo de inundación en todas las cuencas del partido, según cuatro escenarios posibles: los temporales de 2002, 2008, 2013 y la Precipitación Máxima Posible (PMP).

-La medición y comparación de la eficiencia de los desagües actuales y futuros, para mejorar el sistema de evacuación.

-El desarrollo de protocolos de prevención, emergencia y reconstrucción, según las diferentes etapas del ciclo de riesgo (prevención/preparación, organización/respuesta, capacidades resilientes/reconstrucción) y la inclusión de las estrategias de mitigación y adaptación.

-La elaboración de manuales para talleres de participación ciudadana, además de la capacitación e incorporación de contenidos en las currículas de todos los niveles educativos.

-La institucionalización del plan a través de ordenanzas, decretos y resoluciones.

-La redacción de avances e informe final en documentos técnicos específicos. 

Tal como había anticipado este portal, se avanzó en la conformación de un Consejo Asesor Técnico (CAT), integrado por especialistas de la mayoría de las 18 facultades de la UNLP, coordinados por el decano de Ingeniería, Horacio Frene, el responsable ad-hoc del plan, Pablo Romanazzi y el director de la Unidad de Investigación, Desarrollo, Extensión y Transferencia en Hidrología, Enrique Angheben.

Luego de realizar un análisis del sistema de desagüe natural, diferenciaron dos regiones en cuanto a la infraestructura y desarrollo de la urbanización, marcado por dónde se da la descarga final de los arroyos de la región: el Río de La Plata o el Samborombón. A través de la distinción de las doce cuencas, se pueden aplicar estrategias específicas para disminuir el riesgo de inundaciones. A su vez, propusieron una subdivisión a escala barrial.

En tanto, en el estudio se confirmó que la ciudad y su región de influencia siempre fueron vulnerables a las inundaciones provocadas por tormentas severas: “Esa vulnerabilidad prácticamente existió desde la fecha de su concepción y fundación”. Es por eso que hicieron referencia a la “oportunidad histórica” de poder aprovechar el conocimiento de los expertos de la universidad para institucionalizar un plan que permita afrontar en forma organizada esta problemática y “reducir a un valor mínimo el riesgo de repetición o de superación del desastre experimentado el 2 de abril de 2013”, además de promover estrategias que paulatinamente logren una adaptación de las conductas y del entorno de sus habitantes a condiciones compatibles con una calidad de vida mejor.

En cuanto a las primeras conclusiones a las que arribaron los especialistas, se destacan la necesidad de comunicar e instalar el plan a medida que progresa: cómo son las tormentas que inundan la ciudad, cómo es vivir con ese riesgo, la toma de conciencia de la vulnerabilidad, la prevención, respuesta y reconstrucción ante estos eventos, además de un fuerte compromiso social. A su vez, remarcaron la importancia de informar con lenguaje sencillo y asociado a imágenes locales.

Hasta ahora ya se avanzó en el mapeo y las simulaciones, mientras que comenzaron con la elaboración de las bases de institucionalización del plan, fundamental para que pueda conseguir consenso, recursos humanos y económicos que lo mantengan como política de Estado. Para conocer el primer informe trimestral –que hará referencia a la cartografía completa, los resultados de las simulaciones y los dictámenes de trámites sobre urbanizaciones- habrá que esperar trece días: lo entregarán el 15 de abril.

COMENTARIOS

Se trata del proyecto que se está diseñando tras el convenio firmado entre la Comuna y la UNLP, para prevenir y establecer los pasos a seguir en caso de una tormenta severa como la de 2013. Las claves de un programa que prevé actuaciones según cuencas y barrios, un software especial para simular el peor escenario posible y talleres de participación ciudadana, además de la importancia de la institucionalización permanente.