0221
0221

Último banquete en Meridiano V: cerró el histórico bodegón lo de Edgardo

Los clientes se despidieron este jueves del restaurante, que bajó sus persianas para siempre luego de más de 60 años en la ciudad. El querido cocinero siente que cumplió una etapa de su vida y decidió dejar de trabajar.

Meridiano V se quedó sin sus recomendadas milanesas rellenas, el jugoso y tierno saltimboca y el clásico mondongo a la española. Después de 60 años, el restaurante Edgardo de 71 entre 17 y 18 cumplió su ciclo y este jueves cerró para siempre. 

"Edgardo comenzó a trabajar con su papá a los 21 años y nunca más abandonó este mágico lugar. Fue mozo, cajero, cocinero (minutero como le gusta que le digan) y hasta barman de aperitivos clásicos que la gente disfrutó desde su época de adolescente. Hoy, con sus 80 pirulos, desea agradecer a quienes vivieron miles de historias con él en ese mágico lugar", reza una de las publicaciones en Facebook, con la que se comunicó que dejaría de funcionar. El querido cocinero siente que cumplió una etapa de su vida y decidió dejar de trabajar. 

La noticia se hizo viral en minutos y muchos de los clientes habituales compartieron una foto o una historia con el mozo, cajero, cocinero y minutero del barrio Meridiano V. Muchos coincidieron en la excelente atención que tuvo con cada uno de ellos y cómo dedicaba unos minutos para compartir historias. 

"A quienes nos brindaron mil anécdotas lindas en cada noche allí, a los que llevaron a sus nietos porque de niños los llevaban sus abuelos, a quienes se sorprendieron por encontrarse varados en el tiempo al entrar por primera vez, a la ‘mesa 9’ que compartió cada noche la cena con Edgardo cuando bajábamos las persianas y era hora de descansar", continúa el emotivo agradecimiento publicado en las redes y adelantó el adiós del histórico bodegón de La Plata.

El jueves sus clientes pasaron por el local y escucharon por última vez sus relatos, esos que hicieron disfrutar a cada uno de los comensales que se acercaron a la mítica cuadra. Habían anticipado una despedida con "un cálido y sentido abrazo del minutero más austero y platense de la ciudad" y así fue: el entrañable Edgardo presentó sus platos y luego bajó las persianas. 

 

Los clientes se despidieron este jueves del restaurante, que bajó sus persianas para siempre luego de más de 60 años en la ciudad. El querido cocinero siente que cumplió una etapa de su vida y decidió dejar de trabajar.

01 de marzo de 2019

Meridiano V se quedó sin sus recomendadas milanesas rellenas, el jugoso y tierno saltimboca y el clásico mondongo a la española. Después de 60 años, el restaurante Edgardo de 71 entre 17 y 18 cumplió su ciclo y este jueves cerró para siempre. 

"Edgardo comenzó a trabajar con su papá a los 21 años y nunca más abandonó este mágico lugar. Fue mozo, cajero, cocinero (minutero como le gusta que le digan) y hasta barman de aperitivos clásicos que la gente disfrutó desde su época de adolescente. Hoy, con sus 80 pirulos, desea agradecer a quienes vivieron miles de historias con él en ese mágico lugar", reza una de las publicaciones en Facebook, con la que se comunicó que dejaría de funcionar. El querido cocinero siente que cumplió una etapa de su vida y decidió dejar de trabajar. 

La noticia se hizo viral en minutos y muchos de los clientes habituales compartieron una foto o una historia con el mozo, cajero, cocinero y minutero del barrio Meridiano V. Muchos coincidieron en la excelente atención que tuvo con cada uno de ellos y cómo dedicaba unos minutos para compartir historias. 

"A quienes nos brindaron mil anécdotas lindas en cada noche allí, a los que llevaron a sus nietos porque de niños los llevaban sus abuelos, a quienes se sorprendieron por encontrarse varados en el tiempo al entrar por primera vez, a la ‘mesa 9’ que compartió cada noche la cena con Edgardo cuando bajábamos las persianas y era hora de descansar", continúa el emotivo agradecimiento publicado en las redes y adelantó el adiós del histórico bodegón de La Plata.

El jueves sus clientes pasaron por el local y escucharon por última vez sus relatos, esos que hicieron disfrutar a cada uno de los comensales que se acercaron a la mítica cuadra. Habían anticipado una despedida con "un cálido y sentido abrazo del minutero más austero y platense de la ciudad" y así fue: el entrañable Edgardo presentó sus platos y luego bajó las persianas. 

 

COMENTARIOS

Los clientes se despidieron este jueves del restaurante, que bajó sus persianas para siempre luego de más de 60 años en la ciudad. El querido cocinero siente que cumplió una etapa de su vida y decidió dejar de trabajar.