0221
0221

La UNLP distinguió a los ganadores del concurso #AlimentoNoEsDesperdicio

Los desarrollos buscan reducir las pérdidas de alimentos en la cadena hortícola de nuestro país. Las máximas autoridades de la casa de estudios, reconocieron el gran trabajo realizado por los hacedores de los proyectos.

El presidente de la UNLP, Fernando Tauber, distinguió ganadores del concurso #AlimentoNoEsDesperdicio, una iniciativa que surgió con el objetivo de identificar soluciones innovadoras para reducir las pérdidas de alimentos en la cadena hortícola argentina. El primer premio fue para “Menos Desperdicios, Más alimentos” y el segundo para “Bendito Tomate”, ambos recibieron una suma en efectivo de $30.000 y $20.000, respectivamente.  

Durante el acto, Tauber estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Institucionales, Juan Carlos Martín, presentantes de Banco Nación y de Usina de Ideas.

El primer premio del concurso fue para “Menos Desperdicios, Más alimentos”, que presentó una propuesta para recuperar las frutas, verduras y hortalizas para convertir el desperdicio en un potencial alimento y así generar nuevos productos alimenticios tales como snacks, smoothies, desecados, sopas cremas, etc.

El proyecto de Marisol Valdebenito y German Urbaneja (Diseñadores Industriales) se haría a través de un modelo de trabajo de triple impacto inspirado en el comercio justo. Abarcando aspectos económicos, sociales y ambientales, generando una conexión entre productores y nuevas economías sociales. Dando soluciones por medio de desarrollo de nuevos productos y creando redes para repensar el desperdicio.

El segundo premio fue para “Bendito Tomate”, del licenciado en Administración Ricardo Corbetta, una línea de golosinas sustentables que tiene como ingrediente principal al tomate platense. La propuesta es para utilizar los desperdicios y sub-productos del tomate destinado a consumo en fresco para elaborar caramelos, pastillas, gomitas y productos similares.

Debido a su versatilidad, el tomate es un ingrediente sustancial en muchas preparaciones saladas. Su uso en el mundo dulce aún tiene mucho potencial por explorar. Argentina comercializa mermeladas de tomate como único producto dulce. Por lo tanto, este proyecto pretende posicionar al tomate, en particular a la variedad platense, en la cadena de generación de valor para exprimir el potencial de un producto regional, quizás el único producto autóctono conocido fuera de la ciudad.

Para ello cuentan con un grupo interdisciplinario de pasteleros, ingenieros y licenciados en diversas áreas y las instalaciones de la Escuela de Pastelería Profesional Mundo Pastel.

Ambos proyectos recibieron una suma de dinero en efectivo ($30.000 y $20.000 respectivamente, aportados por el Banco Nación) y mentorías (asesoramiento) por parte de la UNLP.

El concurso fue organizado por la Universidad, a través de su incubadora Minerva, la Mesa de Trabajo para una Ciudad Sustentable de la secretaría de Relaciones Instituciones, y la Usina de Ideas de la Facultad de Ciencias Económicas, con el apoyo del Banco Nación. En concreto, el motivo de la convocatoria fue planificar innovaciones tecnológicas con alto impacto social que brinden soluciones a las pérdidas y desperdicios de alimentos en la cadena hortícola de nuestro país.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en América Latina y el Caribe se pierden y desperdician cada año 127 millones de toneladas de alimentos, el 34% de todo lo producido para consumo humano. Este fenómeno acontece en un contexto donde 42 millones de personas sufren de sub-alimentación aguda. En Argentina se pierden y desperdician anualmente 16 millones de toneladas de alimentos, de las cuales 14.5 millones corresponden a pérdidas (etapas de producción, almacenamiento, transporte y procesamiento) y 1.5 millones a desperdicio.

Los desarrollos buscan reducir las pérdidas de alimentos en la cadena hortícola de nuestro país. Las máximas autoridades de la casa de estudios, reconocieron el gran trabajo realizado por los hacedores de los proyectos.

11 de diciembre de 2019

El presidente de la UNLP, Fernando Tauber, distinguió ganadores del concurso #AlimentoNoEsDesperdicio, una iniciativa que surgió con el objetivo de identificar soluciones innovadoras para reducir las pérdidas de alimentos en la cadena hortícola argentina. El primer premio fue para “Menos Desperdicios, Más alimentos” y el segundo para “Bendito Tomate”, ambos recibieron una suma en efectivo de $30.000 y $20.000, respectivamente.  

Durante el acto, Tauber estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Institucionales, Juan Carlos Martín, presentantes de Banco Nación y de Usina de Ideas.

El primer premio del concurso fue para “Menos Desperdicios, Más alimentos”, que presentó una propuesta para recuperar las frutas, verduras y hortalizas para convertir el desperdicio en un potencial alimento y así generar nuevos productos alimenticios tales como snacks, smoothies, desecados, sopas cremas, etc.

El proyecto de Marisol Valdebenito y German Urbaneja (Diseñadores Industriales) se haría a través de un modelo de trabajo de triple impacto inspirado en el comercio justo. Abarcando aspectos económicos, sociales y ambientales, generando una conexión entre productores y nuevas economías sociales. Dando soluciones por medio de desarrollo de nuevos productos y creando redes para repensar el desperdicio.

El segundo premio fue para “Bendito Tomate”, del licenciado en Administración Ricardo Corbetta, una línea de golosinas sustentables que tiene como ingrediente principal al tomate platense. La propuesta es para utilizar los desperdicios y sub-productos del tomate destinado a consumo en fresco para elaborar caramelos, pastillas, gomitas y productos similares.

Debido a su versatilidad, el tomate es un ingrediente sustancial en muchas preparaciones saladas. Su uso en el mundo dulce aún tiene mucho potencial por explorar. Argentina comercializa mermeladas de tomate como único producto dulce. Por lo tanto, este proyecto pretende posicionar al tomate, en particular a la variedad platense, en la cadena de generación de valor para exprimir el potencial de un producto regional, quizás el único producto autóctono conocido fuera de la ciudad.

Para ello cuentan con un grupo interdisciplinario de pasteleros, ingenieros y licenciados en diversas áreas y las instalaciones de la Escuela de Pastelería Profesional Mundo Pastel.

Ambos proyectos recibieron una suma de dinero en efectivo ($30.000 y $20.000 respectivamente, aportados por el Banco Nación) y mentorías (asesoramiento) por parte de la UNLP.

El concurso fue organizado por la Universidad, a través de su incubadora Minerva, la Mesa de Trabajo para una Ciudad Sustentable de la secretaría de Relaciones Instituciones, y la Usina de Ideas de la Facultad de Ciencias Económicas, con el apoyo del Banco Nación. En concreto, el motivo de la convocatoria fue planificar innovaciones tecnológicas con alto impacto social que brinden soluciones a las pérdidas y desperdicios de alimentos en la cadena hortícola de nuestro país.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en América Latina y el Caribe se pierden y desperdician cada año 127 millones de toneladas de alimentos, el 34% de todo lo producido para consumo humano. Este fenómeno acontece en un contexto donde 42 millones de personas sufren de sub-alimentación aguda. En Argentina se pierden y desperdician anualmente 16 millones de toneladas de alimentos, de las cuales 14.5 millones corresponden a pérdidas (etapas de producción, almacenamiento, transporte y procesamiento) y 1.5 millones a desperdicio.

COMENTARIOS

Los desarrollos buscan reducir las pérdidas de alimentos en la cadena hortícola de nuestro país. Las máximas autoridades de la casa de estudios, reconocieron el gran trabajo realizado por los hacedores de los proyectos.