0221
0221

La Corte bonaerense anuló una sentencia que favorecía a usuarios damnificados por ABSA

Por mayoría dejaron sin efecto la resolución que amparaba a vecinos de Gonnet y Villa Castells a no pagar por el servicio de agua no apta para consumo humano, pero mantuvo vigente la orden para que la empresa siga entregando agua potable envasada.

En una votación dividida la Suprema Corte de justicia de la provincia de Buenos Aires asestó un duro golpe a usuarios de Gonnet y Villa Castells damnificados por el mal servicio que presta la empresa ABSA, una de las mayores beneficiadas por los tarifazos en los servicio públicos, autorizados por la gobernadora María Eugenia Vidal.

La Fiscalía de Estado, a cargo del radical Hernán Gómez, planteó ante la Corte la nulidad de la resolución dictada por el juez de Defensa de Usuarios y Consumidores de La Plata, Dante Rusconi, que ordenó a la empresa suspender el cobro de la tarifa de agua hasta que se demuestre que es apta para consumo humano y la entrega de agua potable en bidones, que los usuarios deben retirar de las delegaciones municipales de las mencionadas localidades.

En la polémica resolución hubo tres posturas distintas. La minoritaria fue la del presidente de la Corte, Eduardo Néstor De Lázzari, quien entendió que el juez municipal actuó dentro de sus facultades y confirmó la sentencia en todos sus términos, pero ninguno de los restantes ministros cortesanos lo acompañó.

La postura mayoritaria de anular la sentencia y obligar a los usuarios a que paguen por un servicio que no recibieron la rubricaron los jueces Daniel Soria, Hilda Kogan, Luis Esteban Genoud y Sergio Torres, quienes le dieron la razón a la empresa que hasta el 10 de diciembre estará gestionada por un empresario amigo del presidente Mauricio Macri y de la gobernadora Vidal, tal como este medio informó en ediciones anteriores.

Estos cuatro magistrados entendieron que los jueces de defensa de usuarios y consumidores no están avalados para entender en este tipo de pleitos entre ciudadanos y empresas provinciales. Entendieron que conflicto debe resolverse en el marco del organismo de control del agua de la provincia de Buenos Aires OCABA.

Una tercera opción fue la que propusieron los jueces Eduardo Julio Pettigiani y Héctor Negri, quienes optaron por dejar vigente la entrega de agua en bidones pero rechazaron la refacturación al 50% del valor de la tarifa en beneficio de los usuarios.

Este pleito no termina acá. Existe la posibilidad que esta sentencia sea revisada por la Corte Suprema de la Nación. La resolución fue dictada en pasado 6 de noviembre. Fuentes judiciales confirmaron que el juez Rusconi envió una nota al Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de La Plata para que apelen la sentencia de la corte provincial ante la Corte de Nación y es materia de análisis en el Departamento de Legales.

 Cabe recordar que el directorio de la empresa ABSA fue imputado penalmente por el incumplimiento de la resolución dictada por el juez Rusconi, sin embargo esa causa fue archivada por la fiscal Cecilia Corfield. Tras esta novedad el abogado Marcelo Peña, en representación de vecinos de Villa Castells, pidió el desarchivo para que se siga investigando y llevará el caso a la justicia federal por presunto grave afectación a la salud pública.

Tampoco se debe perder de vista que hace pocas semanas vecinos de Villa Castells enviaron muestras del agua que sale de sus canillas a un laboratorio y el resultado encendió las luces de alarma ya que no sería apta para consumo, a contramano de relato oficial que establece la potabilidad plena del vital elemento.

Pese al revés judicial de la Corte bonaerense en este final de ciclo de la era Cambiemos todavía quedan caminos por recorrer. La preocupación de los vecinos afectados es las abultadas deudas que la empresa reclama mediante llamados telefónicos intimidatorios a cualquier hora del día y las punzantes cartas documentos en las que detallan supuestas deudas pero no explican cómo está conformado ese compromiso de pago (capital reclamado y tasa de interés aplicada) al tiempo que amenaza con acciones judiciales con remates de viviendas como promesa de castigo ante el desconocimiento de la liquidación realizada por ABSA sin control de nadie.

Mientras Aguas Bonaerenses SA solicita nuevos aumentos y el presidente de la firma asegura estar llevando a cabo uno de los más ambiciosos planes de infraestructura, los reclamos contra la empresa y el servicio que presta se acumulan unos tras otros.

El responsable efímero de la administración es Raffaele Sardella, una de las personas de máxima confianza del presidente Macri que desembarcó en el gabinete bonaerense de Vidal.

Los problemas en la zona norte de La Plata con el suministro de agua no son nuevos. Pese a ellos, en la última la audiencia pública realizada el 8 de enero pasado, la empresa anunció el aumento del 38% aprobado y firmado por Vidal, que entró en vigencia en marzo.

Por mayoría dejaron sin efecto la resolución que amparaba a vecinos de Gonnet y Villa Castells a no pagar por el servicio de agua no apta para consumo humano, pero mantuvo vigente la orden para que la empresa siga entregando agua potable envasada.

17 de noviembre de 2019

En una votación dividida la Suprema Corte de justicia de la provincia de Buenos Aires asestó un duro golpe a usuarios de Gonnet y Villa Castells damnificados por el mal servicio que presta la empresa ABSA, una de las mayores beneficiadas por los tarifazos en los servicio públicos, autorizados por la gobernadora María Eugenia Vidal.

La Fiscalía de Estado, a cargo del radical Hernán Gómez, planteó ante la Corte la nulidad de la resolución dictada por el juez de Defensa de Usuarios y Consumidores de La Plata, Dante Rusconi, que ordenó a la empresa suspender el cobro de la tarifa de agua hasta que se demuestre que es apta para consumo humano y la entrega de agua potable en bidones, que los usuarios deben retirar de las delegaciones municipales de las mencionadas localidades.

En la polémica resolución hubo tres posturas distintas. La minoritaria fue la del presidente de la Corte, Eduardo Néstor De Lázzari, quien entendió que el juez municipal actuó dentro de sus facultades y confirmó la sentencia en todos sus términos, pero ninguno de los restantes ministros cortesanos lo acompañó.

La postura mayoritaria de anular la sentencia y obligar a los usuarios a que paguen por un servicio que no recibieron la rubricaron los jueces Daniel Soria, Hilda Kogan, Luis Esteban Genoud y Sergio Torres, quienes le dieron la razón a la empresa que hasta el 10 de diciembre estará gestionada por un empresario amigo del presidente Mauricio Macri y de la gobernadora Vidal, tal como este medio informó en ediciones anteriores.

Estos cuatro magistrados entendieron que los jueces de defensa de usuarios y consumidores no están avalados para entender en este tipo de pleitos entre ciudadanos y empresas provinciales. Entendieron que conflicto debe resolverse en el marco del organismo de control del agua de la provincia de Buenos Aires OCABA.

Una tercera opción fue la que propusieron los jueces Eduardo Julio Pettigiani y Héctor Negri, quienes optaron por dejar vigente la entrega de agua en bidones pero rechazaron la refacturación al 50% del valor de la tarifa en beneficio de los usuarios.

Este pleito no termina acá. Existe la posibilidad que esta sentencia sea revisada por la Corte Suprema de la Nación. La resolución fue dictada en pasado 6 de noviembre. Fuentes judiciales confirmaron que el juez Rusconi envió una nota al Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de La Plata para que apelen la sentencia de la corte provincial ante la Corte de Nación y es materia de análisis en el Departamento de Legales.

 Cabe recordar que el directorio de la empresa ABSA fue imputado penalmente por el incumplimiento de la resolución dictada por el juez Rusconi, sin embargo esa causa fue archivada por la fiscal Cecilia Corfield. Tras esta novedad el abogado Marcelo Peña, en representación de vecinos de Villa Castells, pidió el desarchivo para que se siga investigando y llevará el caso a la justicia federal por presunto grave afectación a la salud pública.

Tampoco se debe perder de vista que hace pocas semanas vecinos de Villa Castells enviaron muestras del agua que sale de sus canillas a un laboratorio y el resultado encendió las luces de alarma ya que no sería apta para consumo, a contramano de relato oficial que establece la potabilidad plena del vital elemento.

Pese al revés judicial de la Corte bonaerense en este final de ciclo de la era Cambiemos todavía quedan caminos por recorrer. La preocupación de los vecinos afectados es las abultadas deudas que la empresa reclama mediante llamados telefónicos intimidatorios a cualquier hora del día y las punzantes cartas documentos en las que detallan supuestas deudas pero no explican cómo está conformado ese compromiso de pago (capital reclamado y tasa de interés aplicada) al tiempo que amenaza con acciones judiciales con remates de viviendas como promesa de castigo ante el desconocimiento de la liquidación realizada por ABSA sin control de nadie.

Mientras Aguas Bonaerenses SA solicita nuevos aumentos y el presidente de la firma asegura estar llevando a cabo uno de los más ambiciosos planes de infraestructura, los reclamos contra la empresa y el servicio que presta se acumulan unos tras otros.

El responsable efímero de la administración es Raffaele Sardella, una de las personas de máxima confianza del presidente Macri que desembarcó en el gabinete bonaerense de Vidal.

Los problemas en la zona norte de La Plata con el suministro de agua no son nuevos. Pese a ellos, en la última la audiencia pública realizada el 8 de enero pasado, la empresa anunció el aumento del 38% aprobado y firmado por Vidal, que entró en vigencia en marzo.

COMENTARIOS

Por mayoría dejaron sin efecto la resolución que amparaba a vecinos de Gonnet y Villa Castells a no pagar por el servicio de agua no apta para consumo humano, pero mantuvo vigente la orden para que la empresa siga entregando agua potable envasada.