El presidente de ABSA habla de inversiones y servicio cuando en la ciudad falta agua
0221
0221

El presidente de ABSA habla de inversiones y servicio cuando en la ciudad falta agua

Durante su exposición en la audiencia pública, Raffaele Sardella hizo hincapié en el crecimiento que tuvo la empresaria estatal en el último año y el plan de obras que ejecutará para seguir mejorando la calidad del servicio. Sin embargo, y en medio de un verano agobiante por el calor, vecinos de distintos barrios de La Plata vienen denunciando cortes de agua, desbordes cloacales, rotura de caños y falta de respuestas para sus demandas.

"Seguimos mirando el vaso aún vacío pero si mantenemos está tendencia la situación de ABSA será mejor", afirmó el presidente de la empresa estatal Aguas Bonaerenses S.A, Raffaele Sardella, durante la audiencia pública que se realizó el martes en el Pasaje Dardo Rocha. Frente a una decena de intendentes provinciales y la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires, el CEO intentó justificar el pedido de aumento del 38% en la tarifa para un servicio que viene mostrando serias falencias en la región, sobre todo en esta época del año donde se registran altas temperaturas por el agobiante calor.

Según la propia empresa, la actualización de las tarifas fue solicitada para "mantener el equilibrio económico, financiero y operativo". En ese sentido, detalló el plan de obras que tiene ABSA y remarcó su propuesta para que el valor del metro cúbico pase de costar $8,04 a $11,10.

A pesar de las palabras de Sardella, los vecinos de diferentes localidades vienen denunciando el mal funcionamiento de ABSA y la falta de respuesta para cada uno de los reclamos. Es por este motivo que, los platenses se vieron obligados a realizar "baldazos" y hasta cortes de calle para visibilizar la problemática que perjudica la calidad de vida de los usuarios que pagan cada una de las facturas de agua.

En barrio San Carlos los propios vecinos se cansaron de denunciar que estuvieron hasta cuatro meses sin agua. Otros frentistas de esa localidad y otros barrios platenses acusaron baja presión y hasta pasaron las fiestas con apenas gotas saliendo de las canillas de sus casas.

En medio del agobiante calor, gran parte de la ciudad todavía continúa con serios problemas en el servicio. Entre tanto, la empresa continúa anunciando obras que, al parecer, están lejos de solucionar los inconvenientes que enfrentan cientos de platenses en toda la ciudad.

En el casco urbano la situación es similar. Los desbordes cloacales son moneda corriente en las calles principales y generan trastorno en los platenses, quienes solo pueden observar cómo se dañan las baldosas y se desperdicia el agua.

En ese marco, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, sostuvo que "para plantear un nuevo aumento, primero hay que conocer qué hizo ABSA por los usuarios, para mejorar la calidad y la prestación del servicio que les brinda". Además, remarcó que irán a la Justicia para impedir la suba del 38% en la tarifa.

Los problemas se extienden como reguero de pólvora y las críticas no solo llegan desde La Plata. Una gran cantidad de vecinos en otros distritos bonaerenses también reclama por la mala calidad del servicio. Sardella, sin embargo, se muestra convencido del plan que está llevando a cabo e impulsa una nueva suba todo para "mantener el equilibrio económico, financiero y operativo", según insistió en la audiencia pública del pasado martes.

Durante su exposición en la audiencia pública, Raffaele Sardella hizo hincapié en el crecimiento que tuvo la empresaria estatal en el último año y el plan de obras que ejecutará para seguir mejorando la calidad del servicio. Sin embargo, y en medio de un verano agobiante por el calor, vecinos de distintos barrios de La Plata vienen denunciando cortes de agua, desbordes cloacales, rotura de caños y falta de respuestas para sus demandas.

09 de enero de 2019

"Seguimos mirando el vaso aún vacío pero si mantenemos está tendencia la situación de ABSA será mejor", afirmó el presidente de la empresa estatal Aguas Bonaerenses S.A, Raffaele Sardella, durante la audiencia pública que se realizó el martes en el Pasaje Dardo Rocha. Frente a una decena de intendentes provinciales y la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires, el CEO intentó justificar el pedido de aumento del 38% en la tarifa para un servicio que viene mostrando serias falencias en la región, sobre todo en esta época del año donde se registran altas temperaturas por el agobiante calor.

Según la propia empresa, la actualización de las tarifas fue solicitada para "mantener el equilibrio económico, financiero y operativo". En ese sentido, detalló el plan de obras que tiene ABSA y remarcó su propuesta para que el valor del metro cúbico pase de costar $8,04 a $11,10.

A pesar de las palabras de Sardella, los vecinos de diferentes localidades vienen denunciando el mal funcionamiento de ABSA y la falta de respuesta para cada uno de los reclamos. Es por este motivo que, los platenses se vieron obligados a realizar "baldazos" y hasta cortes de calle para visibilizar la problemática que perjudica la calidad de vida de los usuarios que pagan cada una de las facturas de agua.

En barrio San Carlos los propios vecinos se cansaron de denunciar que estuvieron hasta cuatro meses sin agua. Otros frentistas de esa localidad y otros barrios platenses acusaron baja presión y hasta pasaron las fiestas con apenas gotas saliendo de las canillas de sus casas.

En medio del agobiante calor, gran parte de la ciudad todavía continúa con serios problemas en el servicio. Entre tanto, la empresa continúa anunciando obras que, al parecer, están lejos de solucionar los inconvenientes que enfrentan cientos de platenses en toda la ciudad.

En el casco urbano la situación es similar. Los desbordes cloacales son moneda corriente en las calles principales y generan trastorno en los platenses, quienes solo pueden observar cómo se dañan las baldosas y se desperdicia el agua.

En ese marco, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, sostuvo que "para plantear un nuevo aumento, primero hay que conocer qué hizo ABSA por los usuarios, para mejorar la calidad y la prestación del servicio que les brinda". Además, remarcó que irán a la Justicia para impedir la suba del 38% en la tarifa.

Los problemas se extienden como reguero de pólvora y las críticas no solo llegan desde La Plata. Una gran cantidad de vecinos en otros distritos bonaerenses también reclama por la mala calidad del servicio. Sardella, sin embargo, se muestra convencido del plan que está llevando a cabo e impulsa una nueva suba todo para "mantener el equilibrio económico, financiero y operativo", según insistió en la audiencia pública del pasado martes.

COMENTARIOS