El Bon Odori cumple 20 años en La Plata
0221
0221

Fiesta japonesa en Colonia Urquiza: desde las 17 se celebran los 20 años del Bon Odori

La comunidad nipona abre este sábado las puertas del enorme predio de su escuela, en 186 y 482. Año a año concurren miles de personas de La Plata y otros puntos de la provincia de Buenos Aires. Hay más micros y se espera una gran convocatoria. Los detalles.

Desde las 17 de este sábado se va a llevar a cabo una nueva edición del Bon Odori. Será, como desde hace 20 años, en el predio que la Escuela Japonesa tiene en Colonia Urquiza, en 186 y 482. La entrada costará 200 pesos, habrá más frecuencias de micros, sorteos, baile, productos, comidas y bebidas típicas de la tierra del sol naciente.

Miles de personas se darán cita una vez más en este reconocido festival que se realiza de manera ininterrumpida desde enero de 1999. Danza, música, comidas y bebidas típicas niponas cautivan a los visitantes, que no imaginan el nivel de organización que hay detrás de la celebración de este tipo más grande de todo el país.

El Bon Odori dura menos de 10 horas pero es tan imponente que capta la atención de miles de personas que se acercan no solo desde La Plata y la región, sino de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires. Todos bailan, comen y toman en una atmósfera que simula por un rato un viaje imaginario a Japón.

Edición tras edición, el Bon Odori es cada vez más concurrido: todos se involucran en un festejo lleno de música, luces y mucho color en un enorme predio de dos hectáreas que congrega las más variadas muestras de la cultura japonesa. Es organizado por la comisión directiva de la Escuela Japonesa de La Plata, que está integrada tan solo por 10 personas -padres y madres de los alumnos- que tienen un mandato exclusivo de 1 año.

La renovación de sus integrantes es simplemente un cambio de nombres y apellidos, porque el método y la manera de pensar y llevar a cabo el trabajo se sostiene en el tiempo, y responde a la manera de ser del japonés. Esa es otra de las claves del éxito, según sus organizadores, que en diálogo con 0221.com.ar, dijeron: "Toda la organización se va transmitiendo año a año a pesar de que las personas sean distintas. Esa esencia es la que va quedando".

A las 17.40 dará inicio el Yosakoi, que es el baile típico. Tan solo 10 minutos más tarde continuará el Odori con más baile. Una hora después hará su presentación Buenos Aires Taiko -grupo de tambores japoneses-. A las 19.15 se repetirá una vez más el Yosakoi. Ya con el sol comenzando a caer, minutos después será el turno de Ryukyukoku Matsuridaiko, otro grupo de tambores japoneses.

Se hará mención a los Juegos Olímpicos de 2020 que se van a realizar en Tokio. Hablará el presidente de la Escuela Japonesa platense, el doctor Kato Takashi, secundado por distintas autoridades como el embajador y funcionarios de la Municipalidad, entre otros. Cerca de las 22 cerrarán con un espectáculo de fuegos artificiales, continuarán adelantando los JJOO 2020 y se realizarán los sorteos correspondientes, que en esta ocasión serán un televisor led, una licuadora y una pava eléctrica.

En diálogo con este medio, integrantes de la colectividad nipona explicaron que las dos principales comidas hechas por los organizadores del evento son el yakitori y el takoyaki. El primero es un brochette de pollo y verduras con una salsa agridulce a base de salsa de soja, mientras que el segundo es un buñelo frito hecho a base de harina que contiene un pedazo de pulpo en el medio. También se destacarán el udon -fideo que se sirve con un caldo- y la gyoza -empanadita a base de carne picada y distintos tipos de verduras-.

Y para tomar, lo típico japonés será el sake -destilado de arroz- y una serie de cervezas niponas -la más conocida es la enorme lata Sapporo- que se van a comercializar en el bufette de la Escuela, en la entrada al predio. Habrá más de cincuenta puestos que no solo venderán comida japonesa -además de sushi y los típicos helados Melona-, sino también dulces y postres. Y para los que no gusten de la comida oriental, habrá hasta choripanes y sánguches de milanesa.

Así se mantiene viva la mística que alimenta a una celebración cautivante que La Plata tiene el honor de alojar todos los meses de enero, desde hace ya dos décadas. Esta tarde será el turno de una nueva edición: la número 20.

La comunidad nipona abre este sábado las puertas del enorme predio de su escuela, en 186 y 482. Año a año concurren miles de personas de La Plata y otros puntos de la provincia de Buenos Aires. Hay más micros y se espera una gran convocatoria. Los detalles.

12 de enero de 2019

Desde las 17 de este sábado se va a llevar a cabo una nueva edición del Bon Odori. Será, como desde hace 20 años, en el predio que la Escuela Japonesa tiene en Colonia Urquiza, en 186 y 482. La entrada costará 200 pesos, habrá más frecuencias de micros, sorteos, baile, productos, comidas y bebidas típicas de la tierra del sol naciente.

Miles de personas se darán cita una vez más en este reconocido festival que se realiza de manera ininterrumpida desde enero de 1999. Danza, música, comidas y bebidas típicas niponas cautivan a los visitantes, que no imaginan el nivel de organización que hay detrás de la celebración de este tipo más grande de todo el país.

El Bon Odori dura menos de 10 horas pero es tan imponente que capta la atención de miles de personas que se acercan no solo desde La Plata y la región, sino de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires. Todos bailan, comen y toman en una atmósfera que simula por un rato un viaje imaginario a Japón.

Edición tras edición, el Bon Odori es cada vez más concurrido: todos se involucran en un festejo lleno de música, luces y mucho color en un enorme predio de dos hectáreas que congrega las más variadas muestras de la cultura japonesa. Es organizado por la comisión directiva de la Escuela Japonesa de La Plata, que está integrada tan solo por 10 personas -padres y madres de los alumnos- que tienen un mandato exclusivo de 1 año.

La renovación de sus integrantes es simplemente un cambio de nombres y apellidos, porque el método y la manera de pensar y llevar a cabo el trabajo se sostiene en el tiempo, y responde a la manera de ser del japonés. Esa es otra de las claves del éxito, según sus organizadores, que en diálogo con 0221.com.ar, dijeron: "Toda la organización se va transmitiendo año a año a pesar de que las personas sean distintas. Esa esencia es la que va quedando".

A las 17.40 dará inicio el Yosakoi, que es el baile típico. Tan solo 10 minutos más tarde continuará el Odori con más baile. Una hora después hará su presentación Buenos Aires Taiko -grupo de tambores japoneses-. A las 19.15 se repetirá una vez más el Yosakoi. Ya con el sol comenzando a caer, minutos después será el turno de Ryukyukoku Matsuridaiko, otro grupo de tambores japoneses.

Se hará mención a los Juegos Olímpicos de 2020 que se van a realizar en Tokio. Hablará el presidente de la Escuela Japonesa platense, el doctor Kato Takashi, secundado por distintas autoridades como el embajador y funcionarios de la Municipalidad, entre otros. Cerca de las 22 cerrarán con un espectáculo de fuegos artificiales, continuarán adelantando los JJOO 2020 y se realizarán los sorteos correspondientes, que en esta ocasión serán un televisor led, una licuadora y una pava eléctrica.

En diálogo con este medio, integrantes de la colectividad nipona explicaron que las dos principales comidas hechas por los organizadores del evento son el yakitori y el takoyaki. El primero es un brochette de pollo y verduras con una salsa agridulce a base de salsa de soja, mientras que el segundo es un buñelo frito hecho a base de harina que contiene un pedazo de pulpo en el medio. También se destacarán el udon -fideo que se sirve con un caldo- y la gyoza -empanadita a base de carne picada y distintos tipos de verduras-.

Y para tomar, lo típico japonés será el sake -destilado de arroz- y una serie de cervezas niponas -la más conocida es la enorme lata Sapporo- que se van a comercializar en el bufette de la Escuela, en la entrada al predio. Habrá más de cincuenta puestos que no solo venderán comida japonesa -además de sushi y los típicos helados Melona-, sino también dulces y postres. Y para los que no gusten de la comida oriental, habrá hasta choripanes y sánguches de milanesa.

Así se mantiene viva la mística que alimenta a una celebración cautivante que La Plata tiene el honor de alojar todos los meses de enero, desde hace ya dos décadas. Esta tarde será el turno de una nueva edición: la número 20.

COMENTARIOS