Unas 700 personas ya se comunicaron con la mujer que vende su casa a $50.000 en Los Hornos
0221
0221

700 personas ya se comunicaron con la mujer que vende su casa a $50 mil en Los Hornos

La publicación se hizo viral a los pocos minutos y varios usuarios están interesados en comprar la casa que genera conflicto en Los Hornos. Sin embargo, la venta esconde una trama de versiones cruzadas entre quienes dicen ser los propietarios. 

En medio de versiones cruzadas entre dos personas que dicen ser los dueños de la propiedad, la publicación de Facebook se hizo viral a los pocos minutos y, según dijo Carla a 0221.com.ar, alrededor de 700 personas se comunicaron con ella comprar la casa ubicada en 63 y 157 a tan solo 50 mil pesos. “Soy la titular, tengo todos los papeles en regla. Ellos son los que me estafaron y no quiero que se salgan con la suya”, señaló.

El conflicto se habría originado en 2017, cuando la mujer terminó la construcción de la vivienda de Los Hornos. Tras dos años de trabajo, la propietaria decidió ponerla en venta y conoció al comprador.

“Como parte de pago me dio un auto, más las cuotas que tenía que abonar mes a mes”, detalló. Y agregó: “Me daba la plata después de la fecha que estaba fijada y, como era de esperar, no abonaba los intereses”.

En mayo de 2018 -siempre según su denuncia- el hombre manifestó que no tenía dinero para seguir pagando las cuotas mensuales de la casa y, al ver que el auto tenía problema en su caja de cambio, se ofreció para arreglarlo y, de esa forma, cumplir con el compromiso económico.

“Le di el auto y no me lo devolvió más, además de que tampoco me siguió pagando lo que me debía. Desde ese momento empezó un calvario porque amenazó a mi familia y a mis hijos”, reveló Carla. La mujer realizó la denuncia en la Comisaría 3° de Los Hornos.

Mientras la casa seguía siendo motivo de consulta por los usuarios que vieron la publicación en las redes, Gustavo García se comunicó con 0221.com.ar para dar su versión de los hechos. "Son estafadores. La compramos legalmente, ante una escribana y ahora no quieren firmar la escritura", indicó. En esa línea, comentó que él es quien está sufriendo amenazas y relató: "Me balearon la casa con mis hijos adentro y hasta me dijeron que me van a prender fuego”.

Por otro lado, Carla asegura que su propio marido intercedió en la disputa y mantuvo una charla con García para llegar a un arreglo. El mismo consistía en que el hombre devuelva el C4 mientras que su esposa firmaría el boleto de compra venta de la vivienda. La mujer accedió pero el automóvil nunca apareció y, de acuerdo a los registros de ARBA, ya no se encuentra en La Plata.

No sabemos dónde ésta, además tenía cosas mías que también se las quedó. Tengo los papeles de la casa y el que me pague los 50 mil pesos se los entregó, no tengo plata para poner abogados”, confió Carla en dialogo con este medio.

Lo cierto es que la publicación corrió como reguero de pólvora y alrededor de 700 personas ya se mostraron interesadas en pagar la suma por la casa usurpada. Por el momento, la Justicia no dio su veredicto final y, en el mientras tanto, las partes se acusan mutuamente y las amenazas son motivo de preocupación para ambas familias.

La publicación se hizo viral a los pocos minutos y varios usuarios están interesados en comprar la casa que genera conflicto en Los Hornos. Sin embargo, la venta esconde una trama de versiones cruzadas entre quienes dicen ser los propietarios. 

11 de enero de 2019

En medio de versiones cruzadas entre dos personas que dicen ser los dueños de la propiedad, la publicación de Facebook se hizo viral a los pocos minutos y, según dijo Carla a 0221.com.ar, alrededor de 700 personas se comunicaron con ella comprar la casa ubicada en 63 y 157 a tan solo 50 mil pesos. “Soy la titular, tengo todos los papeles en regla. Ellos son los que me estafaron y no quiero que se salgan con la suya”, señaló.

El conflicto se habría originado en 2017, cuando la mujer terminó la construcción de la vivienda de Los Hornos. Tras dos años de trabajo, la propietaria decidió ponerla en venta y conoció al comprador.

“Como parte de pago me dio un auto, más las cuotas que tenía que abonar mes a mes”, detalló. Y agregó: “Me daba la plata después de la fecha que estaba fijada y, como era de esperar, no abonaba los intereses”.

En mayo de 2018 -siempre según su denuncia- el hombre manifestó que no tenía dinero para seguir pagando las cuotas mensuales de la casa y, al ver que el auto tenía problema en su caja de cambio, se ofreció para arreglarlo y, de esa forma, cumplir con el compromiso económico.

“Le di el auto y no me lo devolvió más, además de que tampoco me siguió pagando lo que me debía. Desde ese momento empezó un calvario porque amenazó a mi familia y a mis hijos”, reveló Carla. La mujer realizó la denuncia en la Comisaría 3° de Los Hornos.

Mientras la casa seguía siendo motivo de consulta por los usuarios que vieron la publicación en las redes, Gustavo García se comunicó con 0221.com.ar para dar su versión de los hechos. "Son estafadores. La compramos legalmente, ante una escribana y ahora no quieren firmar la escritura", indicó. En esa línea, comentó que él es quien está sufriendo amenazas y relató: "Me balearon la casa con mis hijos adentro y hasta me dijeron que me van a prender fuego”.

Por otro lado, Carla asegura que su propio marido intercedió en la disputa y mantuvo una charla con García para llegar a un arreglo. El mismo consistía en que el hombre devuelva el C4 mientras que su esposa firmaría el boleto de compra venta de la vivienda. La mujer accedió pero el automóvil nunca apareció y, de acuerdo a los registros de ARBA, ya no se encuentra en La Plata.

No sabemos dónde ésta, además tenía cosas mías que también se las quedó. Tengo los papeles de la casa y el que me pague los 50 mil pesos se los entregó, no tengo plata para poner abogados”, confió Carla en dialogo con este medio.

Lo cierto es que la publicación corrió como reguero de pólvora y alrededor de 700 personas ya se mostraron interesadas en pagar la suma por la casa usurpada. Por el momento, la Justicia no dio su veredicto final y, en el mientras tanto, las partes se acusan mutuamente y las amenazas son motivo de preocupación para ambas familias.

COMENTARIOS