0221
0221

Ordenan pericias para los teléfonos secuestrados a la megabanda criminal de La Plata

Los análisis serán realizados por peritos federales. La fiscal pidió prórroga y ya prepara los pedidos de prisión preventiva. Todo en el marco de la causa que investiga a policías, barras bravas y hasta presos que formaban parte de una banda platense que cometía delitos.

La fiscal que investigaba a una megabanda criminal de policías y ladrones que operaba en la ciudad de La Plata ordenó la realización de pericias a los teléfonos, computadoras y armas secuestradas en el marco de la redada judicial ejecutada el lunes 23 de julio último que consistió de 18 allanamientos y varias detenciones.

Fuentes del caso confirmaron a 0221.com.ar que la fiscal Betina Lacki ordenó el análisis a los más de 25 teléfonos celulares secuestrados y otras cinco computadoras para extraer la información almacenada para su posterior análisis.

El objetivo de la medida es sumar nuevos elementos de cargo contra los detenidos. Si bien la prueba obtenida hasta al momento sirvió para que la fiscal obtenga las órdenes de allanamientos y detenciones, ahora es el tiempo de profundizar la investigación, transformar los indicios en pruebas directas y objetivas para que el caso llegue a juicio oral, con un camino cierto para la posible condena que, por la calificación legal del caso, promete una dura sentencia en cuanto a la cantidad de años tras las rejas.

Los peritos de la Policía Federal deberán bucear en las entrañas de la tecnología para extraer audios, fotos, lista de contactos, historial de comunicaciones y todo tipo de información que sea de interés para la investigación en curso. Un escaneo general de los equipos de comunicación.

Además, la fiscal solicitó 15 días de prórroga para hacer los pedidos de prisión preventiva de los acusados de formar una asociación ilícita, entre otros delitos. En rigor, se tomará los 30 días establecidos en el Código Procesal para afinar detalles en relación a las evidencias, los delitos y la materialidad ilícita (accionar, modus operandi) de los procesados.

Los once detenidos se negaron a declarar y fueron procesados por varios delitos. Lo hicieron el barra de Gimnasia Martín Ezequiel Fernández; Javier Ronco, Carlos “Machaca” Barroso Luna, el exteniente Marcos Chiusaroli, Ángel “Pipi” Yalet y el convicto Héctor Vega, detenido en la cárcel de Olmos por un intento de homicidio en un boliche de La Plata.

También se negaron a declarar los expolicías Gustavo Bursztyn, Gustavo Mena y los civiles Jorge Gómez Saravia alias “El Fiscal”, Adrián Oscar “Quichua” Manes (detenido por el crimen de Juan Farías) y Carlos Bertoni, vendedor de seguros y hermano del exdelantero de Independiente, Daniel Bertoni.

Gómez Saravia y Chiusaroli están acusados de encubrimiento agravado, el resto enfrentan cargos por “asociación ilícita, robo agravado y homicidio calificado”, cuya pena en expectativa es de prisión perpetua.

La causa madre es el homicidio de Farías, un exconvicto que fue asesinado el 1 de diciembre de 2010 en su departamento de avenida 44 entre 26 y 27. El entonces fiscal del caso, Tomás Morán, solo investigó la hipótesis de un robo al voleo, descartando el ajuste de cuentas dentro de una banda de policías y ladrones.

Además en la causa figuran escuchas telefónicas en la que se menciona al ex juez de Garantías, César Melazo, como un posible aliado de la banda, a otro juez de Garantías como posible dador de beneficios a personas en conflicto con la ley y hasta un “emisario” de Casación bonaerense como negociador de un arresto domiciliario para Ronco, procesado en otra causa por doble homicidio.

Los análisis serán realizados por peritos federales. La fiscal pidió prórroga y ya prepara los pedidos de prisión preventiva. Todo en el marco de la causa que investiga a policías, barras bravas y hasta presos que formaban parte de una banda platense que cometía delitos.

09 de agosto de 2018

La fiscal que investigaba a una megabanda criminal de policías y ladrones que operaba en la ciudad de La Plata ordenó la realización de pericias a los teléfonos, computadoras y armas secuestradas en el marco de la redada judicial ejecutada el lunes 23 de julio último que consistió de 18 allanamientos y varias detenciones.

Fuentes del caso confirmaron a 0221.com.ar que la fiscal Betina Lacki ordenó el análisis a los más de 25 teléfonos celulares secuestrados y otras cinco computadoras para extraer la información almacenada para su posterior análisis.

El objetivo de la medida es sumar nuevos elementos de cargo contra los detenidos. Si bien la prueba obtenida hasta al momento sirvió para que la fiscal obtenga las órdenes de allanamientos y detenciones, ahora es el tiempo de profundizar la investigación, transformar los indicios en pruebas directas y objetivas para que el caso llegue a juicio oral, con un camino cierto para la posible condena que, por la calificación legal del caso, promete una dura sentencia en cuanto a la cantidad de años tras las rejas.

Los peritos de la Policía Federal deberán bucear en las entrañas de la tecnología para extraer audios, fotos, lista de contactos, historial de comunicaciones y todo tipo de información que sea de interés para la investigación en curso. Un escaneo general de los equipos de comunicación.

Además, la fiscal solicitó 15 días de prórroga para hacer los pedidos de prisión preventiva de los acusados de formar una asociación ilícita, entre otros delitos. En rigor, se tomará los 30 días establecidos en el Código Procesal para afinar detalles en relación a las evidencias, los delitos y la materialidad ilícita (accionar, modus operandi) de los procesados.

Los once detenidos se negaron a declarar y fueron procesados por varios delitos. Lo hicieron el barra de Gimnasia Martín Ezequiel Fernández; Javier Ronco, Carlos “Machaca” Barroso Luna, el exteniente Marcos Chiusaroli, Ángel “Pipi” Yalet y el convicto Héctor Vega, detenido en la cárcel de Olmos por un intento de homicidio en un boliche de La Plata.

También se negaron a declarar los expolicías Gustavo Bursztyn, Gustavo Mena y los civiles Jorge Gómez Saravia alias “El Fiscal”, Adrián Oscar “Quichua” Manes (detenido por el crimen de Juan Farías) y Carlos Bertoni, vendedor de seguros y hermano del exdelantero de Independiente, Daniel Bertoni.

Gómez Saravia y Chiusaroli están acusados de encubrimiento agravado, el resto enfrentan cargos por “asociación ilícita, robo agravado y homicidio calificado”, cuya pena en expectativa es de prisión perpetua.

La causa madre es el homicidio de Farías, un exconvicto que fue asesinado el 1 de diciembre de 2010 en su departamento de avenida 44 entre 26 y 27. El entonces fiscal del caso, Tomás Morán, solo investigó la hipótesis de un robo al voleo, descartando el ajuste de cuentas dentro de una banda de policías y ladrones.

Además en la causa figuran escuchas telefónicas en la que se menciona al ex juez de Garantías, César Melazo, como un posible aliado de la banda, a otro juez de Garantías como posible dador de beneficios a personas en conflicto con la ley y hasta un “emisario” de Casación bonaerense como negociador de un arresto domiciliario para Ronco, procesado en otra causa por doble homicidio.

COMENTARIOS