El Concejo Deliberante platense se tiñó de verde por la legalización del aborto
0221
0221

El Concejo Deliberante platense se tiñó de verde por la legalización del aborto

El debate para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo se coló en el recinto y los ediles opinaron a favor y en contra. También se debatieron los polémicos dichos de un legislador sobre la Universidad pública.

Por Mariana Sidoti

La sesión comenzó con una lectura. La edil peronista Lorena Riesgo repasó la carta abierta de una médica tucumana a favor del derecho a decidir, para destacar luego que “no se trata de una discusión moral” sino de una de salud pública. “Creemos que quienes tienen la responsabilidad política de legislar deben tomar con responsabilidad este debate”, pidió Riesgo.

Su intervención, la primera en toda la jornada, se vio reflejada en la mayoría de las bancas de concejales tanto oficialistas como opositores, que con pañuelos o carteles mostraron su apoyo al proyecto que se vota este miércoles en la Cámara de Diputados de la Nación.

La próxima en disertar fue Raquel Krakover, de Cambiemos, que dio su opinión como médica ginecóloga y obstetra. “He visto chicas jovencitas que iban a la farmacia, tomaban una pastillita y después tenían que terminar la interrupción del embarazo en el hospital. Pero también he visto mujeres que habían abortado y desgraciadamente llegaron a la muerte. Para el médico que enfrenta estas situaciones es tremendo”, manifestó.

Sin embargo, se mostró preocupada por el derecho de los médicos de alegar o no objeción de conciencia y destacó la importancia de la educación sexual: “Creo que si una mujer llega a tener un embarazo no deseado es porque hay una ausencia de parte nuestra, del Estado. Debemos pedir la obligación en todos los niveles de educación la información sobre salud”, consignó.

Julieta Quintero Chasman, por su parte, celebró “el respeto en el que se ha dado este debate, más allá de que por momentos se torne incómodo porque está en el medio lo religioso o lo moral”. También desde el oficialismo, Javier Mor Roig consideró que la ley tratada en el Congreso “lucha por la vida” y pidió la participación de todos los actores de la sociedad en el debate.

El presidente del bloque de Cambiemos, Claudio Frangul, se mostró convencido de que “tarde o temprano” se va a aprobar una ley para garantizar la interrupción voluntaria del embarazo, en la medida en que la sociedad vaya avanzando en la discusión de manera plural y democrática. El edil del GEN Gastón Crespo habló en la misma línea y consideró que el debate “se dio con muy pocos agravios y violencia, algo que nos hizo crecer como sociedad”.

El único edil que se mostró abiertamente en contra de la legalización fue Julio Irurueta, quien advirtió que su postura no implica estar “en contra de la mujer o el feminismo”. “Me pregunto si el sistema de salud está preparado para lo que esto conlleva y por otro lado creo que el Estado tiene que hacer muchísimo más por la educación sexual”, consideró.

El concejal agregó además que en su caso hubiese preferido la realización de un referéndum nacional -como sucedió en Italia- ya que de este modo “se ve vulnerada la representatividad de cada uno”. “En campaña ni siquiera se habló de este tema y uno no sabe la postura de cada una de las personas que están en el Congreso. Estoy convencido de que la mayoría de los que están a favor acá ni leyeron el dictamen”, lanzó.

Después de exponer todas las fuerzas políticas sobre este tema, los ediles de la oposición reclamaron por la difícil situación que viven los vecinos de Villa Castells y se refirieron, también, a la designación de un encargado del Fondo Educativo.

También discutieron un largo rato sobre las declaraciones del concejal radical Raúl Abraham sobre la Universidad pública. El legislador había sido exhortado por la edil kirchnerista Victoria Tolosa Paz para que pida disculpas, pero el expediente terminó archivado.

Hacia el final de la sesión, se aprobó una ordenanza que declara Patrimonio Histórico, Arquitectónico, Ambiental y Cultural de la ciudad a la zona del cementerio. También se aprobaron tres resoluciones pidiéndole al Ejecutivo que considere la posibilidad de colocar cámaras en 523 y 30, 8 entre 75 y 76 y 77 esquina 2.

El debate para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo se coló en el recinto y los ediles opinaron a favor y en contra. También se debatieron los polémicos dichos de un legislador sobre la Universidad pública.

13 de junio de 2018

Por Mariana Sidoti

La sesión comenzó con una lectura. La edil peronista Lorena Riesgo repasó la carta abierta de una médica tucumana a favor del derecho a decidir, para destacar luego que “no se trata de una discusión moral” sino de una de salud pública. “Creemos que quienes tienen la responsabilidad política de legislar deben tomar con responsabilidad este debate”, pidió Riesgo.

Su intervención, la primera en toda la jornada, se vio reflejada en la mayoría de las bancas de concejales tanto oficialistas como opositores, que con pañuelos o carteles mostraron su apoyo al proyecto que se vota este miércoles en la Cámara de Diputados de la Nación.

La próxima en disertar fue Raquel Krakover, de Cambiemos, que dio su opinión como médica ginecóloga y obstetra. “He visto chicas jovencitas que iban a la farmacia, tomaban una pastillita y después tenían que terminar la interrupción del embarazo en el hospital. Pero también he visto mujeres que habían abortado y desgraciadamente llegaron a la muerte. Para el médico que enfrenta estas situaciones es tremendo”, manifestó.

Sin embargo, se mostró preocupada por el derecho de los médicos de alegar o no objeción de conciencia y destacó la importancia de la educación sexual: “Creo que si una mujer llega a tener un embarazo no deseado es porque hay una ausencia de parte nuestra, del Estado. Debemos pedir la obligación en todos los niveles de educación la información sobre salud”, consignó.

Julieta Quintero Chasman, por su parte, celebró “el respeto en el que se ha dado este debate, más allá de que por momentos se torne incómodo porque está en el medio lo religioso o lo moral”. También desde el oficialismo, Javier Mor Roig consideró que la ley tratada en el Congreso “lucha por la vida” y pidió la participación de todos los actores de la sociedad en el debate.

El presidente del bloque de Cambiemos, Claudio Frangul, se mostró convencido de que “tarde o temprano” se va a aprobar una ley para garantizar la interrupción voluntaria del embarazo, en la medida en que la sociedad vaya avanzando en la discusión de manera plural y democrática. El edil del GEN Gastón Crespo habló en la misma línea y consideró que el debate “se dio con muy pocos agravios y violencia, algo que nos hizo crecer como sociedad”.

El único edil que se mostró abiertamente en contra de la legalización fue Julio Irurueta, quien advirtió que su postura no implica estar “en contra de la mujer o el feminismo”. “Me pregunto si el sistema de salud está preparado para lo que esto conlleva y por otro lado creo que el Estado tiene que hacer muchísimo más por la educación sexual”, consideró.

El concejal agregó además que en su caso hubiese preferido la realización de un referéndum nacional -como sucedió en Italia- ya que de este modo “se ve vulnerada la representatividad de cada uno”. “En campaña ni siquiera se habló de este tema y uno no sabe la postura de cada una de las personas que están en el Congreso. Estoy convencido de que la mayoría de los que están a favor acá ni leyeron el dictamen”, lanzó.

Después de exponer todas las fuerzas políticas sobre este tema, los ediles de la oposición reclamaron por la difícil situación que viven los vecinos de Villa Castells y se refirieron, también, a la designación de un encargado del Fondo Educativo.

También discutieron un largo rato sobre las declaraciones del concejal radical Raúl Abraham sobre la Universidad pública. El legislador había sido exhortado por la edil kirchnerista Victoria Tolosa Paz para que pida disculpas, pero el expediente terminó archivado.

Hacia el final de la sesión, se aprobó una ordenanza que declara Patrimonio Histórico, Arquitectónico, Ambiental y Cultural de la ciudad a la zona del cementerio. También se aprobaron tres resoluciones pidiéndole al Ejecutivo que considere la posibilidad de colocar cámaras en 523 y 30, 8 entre 75 y 76 y 77 esquina 2.

COMENTARIOS