0221
0221

Calles destrozadas, sin agua potable y a oscuras: el drama de vivir en Villa Castells

Los habitantes denuncian que se encuentran en una crisis generalizada por el estado de abandono del barrio y solicitaron que se declare la emergencia de la localidad. “El planteo para no pagar impuestos no surgió como descontento sino como instrumento legal”, sostuvo Claudia, una de las vecinas por 221Radio.  

Villa Castells hace varios días que se encuentra en el centro de la polémica. En la reunión del último lunes, los vecinos estallaron contra los funcionarios y el delegado municipal ante la falta de mantenimiento en la zona y las promesas de obras incumplidas. Claudia, una de las que encabeza los reclamos, dio detalles a 221Radio del drama de que padecen cotidianamente.  

“El abandono y la desidia la venimos sufriendo en el barrio hace años. Pagamos impuestos y tasas municipales y no sabemos a dónde va nuestro dinero porque no hay obras. Cualquiera que camina el barrio se topa con cráteres, zanjas pluviales tapadas y sin mantenimiento, faltan luminarias. Caen dos gotas y la localidad se desborda. No podemos vivir así”, detalló la arquitecta al aire de El Cafecito.  

La paciencia de los habitantes del barrio comprendido entre 484, 502, la Autopista La Plata-Buenos Aires y Camino Centenario está llegando a un límite. No solo aseguran que la zona está cada vez más postergada por la falta de mantenimiento periódico, sino que las promesas de obras que darían una solución estructural se encuentran en punto muerto. 

“Tenemos una crisis sanitaria principalmente por la falta de agua potable; crisis de infraestructura por las calles destrozadas, la falta de luminarias; crisis de mantenimiento porque se acumulan basurales y no se limpian las zanjas”, enumeró e instantáneamente agregó: “Además tenemos una crisis de seguridad por la remoción del comisario de Gonnet”. 

Las calles a oscuras, destrozadas e inundadas, cloacas que faltan o desbordan completan la postal de Villa Castells. “Sabemos que no son problemas exclusivos de esta localidad. El centro de la ciudad tiene luces LED y está perfecto. Pero no es posible que a 15 minutos tengamos una situación tan contrastante, porque ni siquiera contamos con luminarias, hay zonas que son una boca de lobo”, sintetizó. 

Ante ese panorama, los vecinos resolvieron que, “tal como el campo cuando tiene una sequía o inundación”, se declare la Emergencia de la localidad para así ser eximidos del pago de impuestos.

“No surgió para demostrar descontento, sino como instrumento legal.  Que no nos cobren impuestos, fue el planteo de un vecino y se aprobó por unanimidad. Queremos que los concejales y legisladores provinciales se tomen el tiempo necesario para poner el barrio condiciones y mientras tanto no pagar las facturas”, comentó, al tiempo que afirmó que abona más de 2.000 pesos en tasas municipales.

 

Los habitantes denuncian que se encuentran en una crisis generalizada por el estado de abandono del barrio y solicitaron que se declare la emergencia de la localidad. “El planteo para no pagar impuestos no surgió como descontento sino como instrumento legal”, sostuvo Claudia, una de las vecinas por 221Radio.  

13 de junio de 2018

Villa Castells hace varios días que se encuentra en el centro de la polémica. En la reunión del último lunes, los vecinos estallaron contra los funcionarios y el delegado municipal ante la falta de mantenimiento en la zona y las promesas de obras incumplidas. Claudia, una de las que encabeza los reclamos, dio detalles a 221Radio del drama de que padecen cotidianamente.  

“El abandono y la desidia la venimos sufriendo en el barrio hace años. Pagamos impuestos y tasas municipales y no sabemos a dónde va nuestro dinero porque no hay obras. Cualquiera que camina el barrio se topa con cráteres, zanjas pluviales tapadas y sin mantenimiento, faltan luminarias. Caen dos gotas y la localidad se desborda. No podemos vivir así”, detalló la arquitecta al aire de El Cafecito.  

La paciencia de los habitantes del barrio comprendido entre 484, 502, la Autopista La Plata-Buenos Aires y Camino Centenario está llegando a un límite. No solo aseguran que la zona está cada vez más postergada por la falta de mantenimiento periódico, sino que las promesas de obras que darían una solución estructural se encuentran en punto muerto. 

“Tenemos una crisis sanitaria principalmente por la falta de agua potable; crisis de infraestructura por las calles destrozadas, la falta de luminarias; crisis de mantenimiento porque se acumulan basurales y no se limpian las zanjas”, enumeró e instantáneamente agregó: “Además tenemos una crisis de seguridad por la remoción del comisario de Gonnet”. 

Las calles a oscuras, destrozadas e inundadas, cloacas que faltan o desbordan completan la postal de Villa Castells. “Sabemos que no son problemas exclusivos de esta localidad. El centro de la ciudad tiene luces LED y está perfecto. Pero no es posible que a 15 minutos tengamos una situación tan contrastante, porque ni siquiera contamos con luminarias, hay zonas que son una boca de lobo”, sintetizó. 

Ante ese panorama, los vecinos resolvieron que, “tal como el campo cuando tiene una sequía o inundación”, se declare la Emergencia de la localidad para así ser eximidos del pago de impuestos.

“No surgió para demostrar descontento, sino como instrumento legal.  Que no nos cobren impuestos, fue el planteo de un vecino y se aprobó por unanimidad. Queremos que los concejales y legisladores provinciales se tomen el tiempo necesario para poner el barrio condiciones y mientras tanto no pagar las facturas”, comentó, al tiempo que afirmó que abona más de 2.000 pesos en tasas municipales.

 

COMENTARIOS