Pañuelos verdes, segunda carrera y extensión, mano a mano con la decana de Humanidades
0221
0221

Género, extensión y múltiples disciplinas, entrevista con la decana de Humanidades de la UNLP

La decana de Humanidades y Ciencias de la Educación abrió su despacho para dialogar a fondo con 0221.com.ar. Profesora de Historia y con un marcado compromiso con el movimiento feminista, Ana Julia Ramírez no ocultó su preocupación por el momento que están viviendo las universidades públicas y la discusión por el presupuesto 2019. El crecimiento de una facultad con muchas disciplinas y una gran cantidad de proyectos de extensión para acercarse a la comunidad.

Luego de muchos años de trabajo, la UNLP logró poner en valor el predio de ex BIM III para la formación y capacitación de los estudiantes de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. La inversión no solo significó mejorar las condiciones de cursada de sus alumnos sino que dio cuenta del crecimiento de la unidad académica, desde su matrícula hasta la convivencia en el día a día.

Dentro del predio se construyeron varios pabellones, una pileta climatizada, un gimnasio y mucho espacio verde para que los jóvenes puedan estudiar en sus ratos libres. Estas mejoras implicaron que los estudiantes de la carrera de Educación Física no estén en constante traslado para tener sus cursadas y puedan asistir a teóricos.

“Esta expansión tuvo dinámicas propias de consolidación interna y condiciones que ayudaron mucho al crecimiento del sistema universitario en general, y la UNLP en particular”, explicó a 0221.com.ar la decana de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Ana Julia Ramírez. “La mudanza de edificio involucró a los docentes de la carrera para la organización, cuidado y defensa de estos nuevos espacios para cursar y que realicen prácticas deportivas. Además de que hay más estudiantes en las clases teóricas”, remarcó.

Profesora de Historia y comprometida con el movimiento feminista, Ramírez no ocultó su preocupación por el presupuesto universitario para el 2019, el cual tendrá su epicentro el próximo 24 de octubre cuando empiece su discusión en el Congreso de la Nación.  

 Esto significa que hay más estudiantes en las clases teóricas porque estaban cansados. También involucró a los docentes de la carrera, organización, cuidado y defensa de estos espacios nuevos de las prácticas deportivas. Un equipo de gestión. Han sido todas ganancias que van más allá del espacio adecuado para enseñar las carreras de educación física.

“El temor no es con cuánto recursos vamos a contar para nuestro funcionamiento, porque es algo que no excede. La cuestión pasa por los términos general del presupuesto y poner atención en salud pública y educación”, detalló. “La inflación, baja del salario y costos de transporte son cosas que repercuten en las posibilidades de cursada que tienen los estudiantes”.

LA SEGUNDA CARRERA

En su gran mayoría, la matrícula de ingresantes de la facultad de Humanidades siguen apostando por Educación Física. Le sigue Lenguas Modernas y aquellas que están relacionadas con los traductorados de Inglés. Historia, Letras, Ciencias de la Educación y Sociología tienen un total de 400 de inscriptos. Más atrás, Filosofía y Bibliotecología son las asignaturas menos seleccionadas.

Según explicó Ramírez, esta gran diversidad de carreras no fue un impedimento para que todos se sientan parte de la facultad. Si bien es cierto que hay intereses particulares, todos los departamentos están representados en el Consejo Directivo, por lo que existe una interacción política y académica. “La diversidad educativa que tenemos no genera identidades cooperativas, la verdad que hay un saneamiento interesante”, remarcó Ramírez.

De todas formas, el dato que más llama la atención dentro de los 3.400 inscriptos en el 2017, es la gran cantidad de personas que ya cuentan con un título de grado y encontraron en Humanidades un espacio para seguir expandiendo sus conocimientos.

“Siempre recibimos muchos graduados de otras facultades. Hay un número importante que lo avala, pero imagino que tiene que ver con potencias ciertos aspectos de su opción principal”, detalló la decana y agregó que “muchos son jubilados pero otros están en pleno desarrollo profesional, tuve muchos estudiantes de estas características”. En esa línea, Ramírez también destacó los posgrados que se dictan en la unidad académica de 122 y 52 y tienen relación con Arquitectura o Ciencias Sociales.

LOS OTRO ALUMNOS

Una de las principales políticas de la UNLP es acercar el ámbito académico a los sectores más vulnerables de la sociedad e intervenir en el campo de estudio seleccionado. No en un lugar de observador sino como una parte más. En la actualidad, Humanidades cuenta más de cincuenta proyectos de extensión para desarrollar trabajos en los distintos centros territoriales que tiene la facultad.

El Programa de Educación Para Adultos Mayores (PEPAM) es una de las iniciativas que más ha crecido con el correr de los años. Se trata de cursos para que los interesados tengan una nueva opción de integrarse a actividades creadoras y, al mismo tiempo, ofrecer la oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo a lo largo de la vida. Todo esto implica que las personas de la tercera edad tengan un nuevo horizonte.

“También contamos con educación en contexto de encierro o privados de su libertad. Hay un programa para aquellos que se inscriben en Sociología e Historia. Es una iniciativa de la facultad, en un formato más reducido e intenso para que el equipo de gestión se encargue y trabaje con estos alumnos”, destacó la decana.

CUESTIÓN DE GÉNERO

Los pañuelos verdes son una constante en el predio del BIM III y, específicamente, en los pabellones de Humanidades. Sin lugar a dudas, se trata de una de las facultades donde se vive a flor de piel el poderoso crecimiento del movimiento feminista. En esa línea, Ramírez no pudo ocultar su felicidad por saber que el próximo Encuentro Nacional de Mujeres será en La Plata, uno de las ciudades con más conciencia sobre la temática.

“Por supuesto que la facultad está disponible a que el movimiento plantea. Vamos a intentar articular todo lo que sea necesario para esa ola o tsunami verde realice las actividades necesarias en la ciudad”, señaló sin dejar de lado que el próximo encuentro será en plena época de elecciones.

Humanidades fue pionera dentro del complejo universo de la UNLP en contar con una Especialización en Educación, Géneros y Sexualidades para los maestros y profesores dentro del sistema. Además, cuenta con una cátedra transversal y un Centro de Investigaciones de Género que se fundó en la primera década del siglo.

“Se impulsaron muchas investigaciones y se articularon muchos temas que están relacionados con los intereses que surgen de distintas disciplinas”. “También, desde 2016, hay un espacio transversal llamado Introducción a los Estudios de Género y el Feminismo, que se ofrece para todas carreras que adecuan su plan de estudios”, detalló.

El cierre de año será muy cargado para la agenda de la Humanidades. Es que del 7 al 10 de diciembre el ex BIM III será sede del Encuentro Latinoamericano de Mujeres (ELLA) y más de 1500 mujeres se congregaran en 122 y 52 para participar de las actividades propuestas, al tiempo que estarán acampando en los espacios verdes del predio.

Los ingresantes a la vida académica también cuentan con un espacio para interiorizarse con estas temáticas. “La idea es acompañar y contribuimos con contenidos para problematizar sobre estas cuestiones que traen tanto arraigo en la sociedad entre los y las jóvenes. Hay un fenómeno para pensar como las nuevas generaciones tensionan el vínculo con las más grandes y pueden tener un impacto importante en ellas”, consideró.

En constante crecimiento y con mucho movimiento de jóvenes inquietos que se acercan para empezar su recorrido académico, Humanidades es un mundo repleto de disciplinas para todos los interesados en seguir aprendiendo nuevos saberes. Teniendo en cuenta el contexto actual, la facultad continúa desarrollando estrategias para asegurar el ingreso, retención y egreso de cada uno de sus estudiantes.

Para finalizar el encuentro con 0221.comar, la decana reflexionó sobre las tomas en el edificio académico, el cual se dieron en el marco de la lucha de la comunidad educativa en defensa de las universidades del país. “Creo que este año fue de mucha intensidad política que estuvo signado por la paritaria salarial de los docentes, y se le suma el desfinanciamiento de ciencia y tecnología, entre otros”. “Ahí venimos de dos años de un increscendo en la conciencia de que este modelo de corte neoliberal y conservador es negativo para el sistema universitario”, cerró.

La decana de Humanidades y Ciencias de la Educación abrió su despacho para dialogar a fondo con 0221.com.ar. Profesora de Historia y con un marcado compromiso con el movimiento feminista, Ana Julia Ramírez no ocultó su preocupación por el momento que están viviendo las universidades públicas y la discusión por el presupuesto 2019. El crecimiento de una facultad con muchas disciplinas y una gran cantidad de proyectos de extensión para acercarse a la comunidad.

20 de octubre de 2018

Luego de muchos años de trabajo, la UNLP logró poner en valor el predio de ex BIM III para la formación y capacitación de los estudiantes de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. La inversión no solo significó mejorar las condiciones de cursada de sus alumnos sino que dio cuenta del crecimiento de la unidad académica, desde su matrícula hasta la convivencia en el día a día.

Dentro del predio se construyeron varios pabellones, una pileta climatizada, un gimnasio y mucho espacio verde para que los jóvenes puedan estudiar en sus ratos libres. Estas mejoras implicaron que los estudiantes de la carrera de Educación Física no estén en constante traslado para tener sus cursadas y puedan asistir a teóricos.

“Esta expansión tuvo dinámicas propias de consolidación interna y condiciones que ayudaron mucho al crecimiento del sistema universitario en general, y la UNLP en particular”, explicó a 0221.com.ar la decana de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Ana Julia Ramírez. “La mudanza de edificio involucró a los docentes de la carrera para la organización, cuidado y defensa de estos nuevos espacios para cursar y que realicen prácticas deportivas. Además de que hay más estudiantes en las clases teóricas”, remarcó.

Profesora de Historia y comprometida con el movimiento feminista, Ramírez no ocultó su preocupación por el presupuesto universitario para el 2019, el cual tendrá su epicentro el próximo 24 de octubre cuando empiece su discusión en el Congreso de la Nación.  

 Esto significa que hay más estudiantes en las clases teóricas porque estaban cansados. También involucró a los docentes de la carrera, organización, cuidado y defensa de estos espacios nuevos de las prácticas deportivas. Un equipo de gestión. Han sido todas ganancias que van más allá del espacio adecuado para enseñar las carreras de educación física.

“El temor no es con cuánto recursos vamos a contar para nuestro funcionamiento, porque es algo que no excede. La cuestión pasa por los términos general del presupuesto y poner atención en salud pública y educación”, detalló. “La inflación, baja del salario y costos de transporte son cosas que repercuten en las posibilidades de cursada que tienen los estudiantes”.

LA SEGUNDA CARRERA

En su gran mayoría, la matrícula de ingresantes de la facultad de Humanidades siguen apostando por Educación Física. Le sigue Lenguas Modernas y aquellas que están relacionadas con los traductorados de Inglés. Historia, Letras, Ciencias de la Educación y Sociología tienen un total de 400 de inscriptos. Más atrás, Filosofía y Bibliotecología son las asignaturas menos seleccionadas.

Según explicó Ramírez, esta gran diversidad de carreras no fue un impedimento para que todos se sientan parte de la facultad. Si bien es cierto que hay intereses particulares, todos los departamentos están representados en el Consejo Directivo, por lo que existe una interacción política y académica. “La diversidad educativa que tenemos no genera identidades cooperativas, la verdad que hay un saneamiento interesante”, remarcó Ramírez.

De todas formas, el dato que más llama la atención dentro de los 3.400 inscriptos en el 2017, es la gran cantidad de personas que ya cuentan con un título de grado y encontraron en Humanidades un espacio para seguir expandiendo sus conocimientos.

“Siempre recibimos muchos graduados de otras facultades. Hay un número importante que lo avala, pero imagino que tiene que ver con potencias ciertos aspectos de su opción principal”, detalló la decana y agregó que “muchos son jubilados pero otros están en pleno desarrollo profesional, tuve muchos estudiantes de estas características”. En esa línea, Ramírez también destacó los posgrados que se dictan en la unidad académica de 122 y 52 y tienen relación con Arquitectura o Ciencias Sociales.

LOS OTRO ALUMNOS

Una de las principales políticas de la UNLP es acercar el ámbito académico a los sectores más vulnerables de la sociedad e intervenir en el campo de estudio seleccionado. No en un lugar de observador sino como una parte más. En la actualidad, Humanidades cuenta más de cincuenta proyectos de extensión para desarrollar trabajos en los distintos centros territoriales que tiene la facultad.

El Programa de Educación Para Adultos Mayores (PEPAM) es una de las iniciativas que más ha crecido con el correr de los años. Se trata de cursos para que los interesados tengan una nueva opción de integrarse a actividades creadoras y, al mismo tiempo, ofrecer la oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo a lo largo de la vida. Todo esto implica que las personas de la tercera edad tengan un nuevo horizonte.

“También contamos con educación en contexto de encierro o privados de su libertad. Hay un programa para aquellos que se inscriben en Sociología e Historia. Es una iniciativa de la facultad, en un formato más reducido e intenso para que el equipo de gestión se encargue y trabaje con estos alumnos”, destacó la decana.

CUESTIÓN DE GÉNERO

Los pañuelos verdes son una constante en el predio del BIM III y, específicamente, en los pabellones de Humanidades. Sin lugar a dudas, se trata de una de las facultades donde se vive a flor de piel el poderoso crecimiento del movimiento feminista. En esa línea, Ramírez no pudo ocultar su felicidad por saber que el próximo Encuentro Nacional de Mujeres será en La Plata, uno de las ciudades con más conciencia sobre la temática.

“Por supuesto que la facultad está disponible a que el movimiento plantea. Vamos a intentar articular todo lo que sea necesario para esa ola o tsunami verde realice las actividades necesarias en la ciudad”, señaló sin dejar de lado que el próximo encuentro será en plena época de elecciones.

Humanidades fue pionera dentro del complejo universo de la UNLP en contar con una Especialización en Educación, Géneros y Sexualidades para los maestros y profesores dentro del sistema. Además, cuenta con una cátedra transversal y un Centro de Investigaciones de Género que se fundó en la primera década del siglo.

“Se impulsaron muchas investigaciones y se articularon muchos temas que están relacionados con los intereses que surgen de distintas disciplinas”. “También, desde 2016, hay un espacio transversal llamado Introducción a los Estudios de Género y el Feminismo, que se ofrece para todas carreras que adecuan su plan de estudios”, detalló.

El cierre de año será muy cargado para la agenda de la Humanidades. Es que del 7 al 10 de diciembre el ex BIM III será sede del Encuentro Latinoamericano de Mujeres (ELLA) y más de 1500 mujeres se congregaran en 122 y 52 para participar de las actividades propuestas, al tiempo que estarán acampando en los espacios verdes del predio.

Los ingresantes a la vida académica también cuentan con un espacio para interiorizarse con estas temáticas. “La idea es acompañar y contribuimos con contenidos para problematizar sobre estas cuestiones que traen tanto arraigo en la sociedad entre los y las jóvenes. Hay un fenómeno para pensar como las nuevas generaciones tensionan el vínculo con las más grandes y pueden tener un impacto importante en ellas”, consideró.

En constante crecimiento y con mucho movimiento de jóvenes inquietos que se acercan para empezar su recorrido académico, Humanidades es un mundo repleto de disciplinas para todos los interesados en seguir aprendiendo nuevos saberes. Teniendo en cuenta el contexto actual, la facultad continúa desarrollando estrategias para asegurar el ingreso, retención y egreso de cada uno de sus estudiantes.

Para finalizar el encuentro con 0221.comar, la decana reflexionó sobre las tomas en el edificio académico, el cual se dieron en el marco de la lucha de la comunidad educativa en defensa de las universidades del país. “Creo que este año fue de mucha intensidad política que estuvo signado por la paritaria salarial de los docentes, y se le suma el desfinanciamiento de ciencia y tecnología, entre otros”. “Ahí venimos de dos años de un increscendo en la conciencia de que este modelo de corte neoliberal y conservador es negativo para el sistema universitario”, cerró.

COMENTARIOS