Encuentro de Mujeres: una marea de más de mil platenses viaja a Trelew
0221
0221

Encuentro de Mujeres: una marea de más de mil platenses viaja a Trelew

El evento que se realiza cada octubre desde hace 33 años convoca a miles de mujeres y disidencias de todo el país. En más de 70 talleres simultáneos, debatirán todo el fin de semana sobre cuestiones relacionadas al género y la violencia machista, además de conocerse entre sí para socializar historias y experiencias.

Mujeres víctimas. Del golpe y la palabra. Madres y hermanas de muertas por femicidios. Lesbianas que fueron discriminadas, travestis que fueron echadas de sus casas, escuelas y trabajos; personas no binarias que sufren día a día las limitaciones de un mundo pensado en colores rosa y celeste. Mujeres víctimas de violación, de acoso callejero, de chistes misóginos. Mujeres abatidas, pero también empoderadas con una ola feminista en alza capaz de canalizar todos esos horrores y transformarlos en poder. Un poder que todos los años camina las calles de una ciudad distinta y demanda ser escuchado, aunque casi siempre termine haciéndose un lugar en los medios gracias a la represión policial, los "desmanes" y las pintadas. 

El Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) es un evento cada vez más masivo y este año, con el antecedente de la "marea verde" que copó las calles y el Congreso, se torna políticamente decisivo. 

Según la Comisión Organizadora, hay 1.242 platenses que se alojarán en escuelas de Trelew y otras ciudades aledañas como Gaiman, Rawson, Playa Unión, Dolavon, 28 de Julio y Puerto Madryn. Viajarán en 24 colectivos. Todo eso en términos oficiales: después, se estima, llegarán "sueltas" o en grupos para alojarse en hostels, hoteles y otros establecimientos privados. También dormirán en casas particulares gracias al "alojamiento solidario" que gestaron cientos de trelewenses en estos meses de preparación. Según estimaciones oficiales, se esperan a más de 60 mil mujeres, lesbianas, travestis y transexuales, que el año pasado en Chaco llegaron a ser más de 70 mil. 

Como temas principales de debate se perfilan la Ley de aborto legal, la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) y el ajuste económico, que afecta principalmente a las jefas de hogar y a todas aquellas que son sostén de familia. Pero además se charlará de lesbianismo, transfobia, violaciones, discriminación, gordofobia, transtornos alimenticios, violencia laboral y de pareja y cientos de temáticas más, enmarcadas en los talleres del Encuentro.

¿POR QUÉ UN ENCUENTRO DE MUJERES?

"El ENM es un espacio fundamental porque la problemática de las mujeres en tanto mujeres no está concentrada en un lugar, como por ejemplo la fábrica. Está en todos lados, la sufrimos hasta en nuestras casas. Y eso hace que una piense que es un problema particular y no un problema social". Así describe el Encuentro Laura Granillo, dirigente platense y feminista de la agrupación Las Rojas, el movimiento de mujeres del partido Nuevo Más.

Para ella se trata de "una de las máximas instancias de organización que tenemos en Argentina, que se está empezando a replicar en otros países" como Uruguay o Chile. Granillo reivindica el carácter "masivo y politizado" que el ENM tomó desde el 2001, cuando "las mujeres del movimiento piquetero lo llenaron de lucha". Este año, la agrupación llenó dos micros para viajar desde La Plata y se prepara para dar el debate "contra el Presupuesto macrista que se votará en octubre", ya que consideran que "la ola verde tiene que ser un actor central para derrotar al gobierno" de Cambiemos.

Con una perspectiva política ciertamente alejada de la del Nuevo Más, Ana Negrete, del Frente de Mujeres de Unidad Ciudadana, rescata la "propuesta federal" del Encuentro y celebra el hecho de que se realice en Trelew. "Mar del Plata (2015) y Rosario (2017) fueron un hito en términos de cercanía y también había otro contexto económico, pero para este año hay una gran apuesta y las compañeras más pibas fueron las que llevaron el pulso para que logremos viajar", dijo en diálogo con 0221.com.ar.

El Frente está integrado por organizaciones afines al mundo K, como La Cámpora, Kolina, La Capitana, Nuevo Encuentro y Partido Solidario, entre otras; y todas sacan colectivos hacia Trelew. "Tuvimos muchísimas dificultades logísticas pero todas las organizaciones hemos encontrado diferentes estrategias para poder participar. Quizás no con la cantidad de compañeras que querríamos, pero sí para estar allá y tener voz en ese espacio que es maravilloso, para encontrarnos diferentes mujeres con diferentes convicciones, trayectorias y situaciones vividas", explicó.

Maia Luna, por su parte, es referente de la agrupación Barrios de Pie (Libres del Sur) y Mumalá, Mujeres de la Matria Latinoamericana, y apuesta a que este Encuentro "nos recargue las pilas ante un contexto difícil que golpea doblemente a las mujeres y más aún a las pobres". "Vamos decididas con nuestras compañeras de los barrios a discutir que el ajuste es violencia, y más allá de que no haya salido aprobada la ley de interrupción legal del embarazo, hay una ley que sí está aprobada y no se cumple que es la de la ESI, así que iremos fuertemente a discutir estos temas, aunque muchos más también", comentó en diálogo con este portal.

Es que los Encuentros tienen una larga tradición de lucha y en ellos se han gestado distintas conquistas, entre las que se destacan el Cupo Femenino (1991), la ley de Protección contra la Violencia Familiar (1994), el Régimen Especial de Seguridad Social para Empleadas del Servicio Doméstico (1999), el programa nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable (2003), el Cupo Sindical Femenino (2003), el régimen para las Intervenciones de Contracepción Quirúrgica (ligadura de trompas y vasectomía), la ley de Protección Integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y la inclusión de la figura de “femicidio” al Código Penal, entre tantas otras.

UNA CIUDAD CON HISTORIA DE LUCHA

Cada ciudad y cada provincia llevan en su ADN recorridos distintos. En el caso de La Plata, una ciudad universitaria y marcada a fuego por la violencia política, fue el epicentro de la formación de distintas agrupaciones, movimientos feministas y de disidencias sexuales y marchas contra los numerosos femicidios que azotaron la región.

“Este año hay un contexto doble, por un lado venimos de una pelea enorme que es la del aborto -donde no se ganó pero tampoco salimos derrotadas, sino con más fuerzas, organización, masividad, un grado de conciencia del que no hemos vuelto atrás- y por otro está el brutal ajuste por parte del gobierno de Macri”, alertó Granillo.

Por eso desde Las Rojas buscarán “que la ola verde sea un actor central en la lucha contra el Presupuesto que se va a votar en octubre. Hay que aunar fuerzas para derrotar a este gobierno, esto nos compete y vamos con esa idea”, sintetizó. Esta agrupación, de las más conocidas en La Plata, fue una de las que se puso al hombro el caso del Cuádruple Femicidio de La Loma, uno de los más resonantes del país y que todavía tiene abiertas varias puntas judiciales.

“En 2012 conquistamos subir al escenario con Daniel Galle, el papa de Micaela, una de las víctimas. Fue todo un revuelo porque era un varón, pero a la vez logramos instalar nuestra pelea contra el femicidio”, destacó la militante.

Desde Unidad Ciudadana, Negrete remarca la importancia de nuestra ciudad como capital de una provincia “que tiene una gobernadora mujer pero construye poder macho, y que a más de un año de la desaparición de Johana Ramallo todavía no recibió a su familia”. El caso de la joven desaparecida de 24 años, que quedó brutalmente invisibilizado por los medios de comunicación de alcance nacional, es uno de los más recientes en La Plata y refiere a los oscuros territorios de la Zona Roja, donde –se sabe- no solo hay víctimas de trata para explotación sexual sino también niñas y jóvenes en situación de consumo problemático de drogas.

“Tenemos la preocupación de vivir en una provincia donde se cierra la paritaria docente por decreto, donde mueren dos trabajadores de la educación por desidia y decisión política de abandonar la educación, donde la línea 144 esta precarizada y este año estuvimos a las compañeras injustamente despedidas, porque el primer nivel de atención de las situaciones de violencia está absolutamente vaciado por el Estado. Vivimos en una provincia donde las compañeras trans siguen con alta vulnerabilidad, y cuando el trabajo se pierde no hay capacidad de proyectar una vida digna. Hace más de 2 años Emilia Uscamayta murió en una fiesta clandestina y los responsables políticos están totalmente impunes”, enumeró la dirigente.

Las mujeres del kirchnerismo también apuntan contra el ajuste y el empobrecimiento social como uno de los ejes de discusión para este nuevo Encuentro. “El 2019 nos tiene que encontrar en unidad, con la posibilidad de entender que las problemáticas de las mujeres están determinadas por los modelos de gobierno que toman decisiones sobre nuestras vidas y en eso no es lo mismo cualquier proyecto político que gobierne le Estado”, indicó Negrete, en clara alusión al momento político que vive el peronismo y que debería resolverse para el año que viene para tener una chance contra Cambiemos.

“Las mujeres de Unidad Ciudadana también tenemos una profunda preocupación porque cuando estemos viajando a Trelew se cumplirán 1.000 días de prisión ilegal de Milagro Sala, además de la continua persecución política a Cristina Fernández. Para nosotras la democracia con presos políticos y persecución a dirigentes no es democracia”, resaltó, y recordó las palabras de la expresidenta durante la votación de la ley de Aborto Legal en el Senado: “Queremos un movimiento nacional, popular, democrático y feminista”.  

Desde Mumalá también insisten en la problemática del ajuste. Sobre todo por sus experiencias anteriores -entre las que se destaca la agrupación Juana Azurduy- y el mismo Barrios de Pie, que surgió en pleno 2001 “con fuerzas territoriales donde prácticamente el 80% éramos mujeres”, según contó Luna. “Cuando empezamos a desarrollar tareas como alfabetización para los adultos, apoyo escolar, etcétera, esos espacios estaban compuestos mayormente por mujeres, quienes ante una situación compleja como la que se vivía en esos años salieron a organizarse. Había que parar la olla, había que tratar que los pibes no abandonen la escuela, y Barrios de Pie se conformó prácticamente en su totalidad de compañeras. Por eso varias de las actividades que se desarrollaron a partir de ahí estuvieron atravesadas por la cuestión del género”, explicó.

En esa línea destacó la conformación de la Multisectorial de Mujeres, Trans, travestis, lesbianas y bisexuales platenses, un espacio donde confluyen distintos partidos políticos y agrupaciones sociales con el objetivo de visibilizar los hechos de violencia machista y acompañar a las víctimas de manera transversal, más allá de los litigios judiciales. “Con un horizonte claro y una bandera por encima de todo eso, podemos aportar en cada uno de los encuentros esta experiencia de lucha y organización”, subrayó Luna.

Desde Mumalá también acompañaron casos paradigmáticos como el de Sandra Ayala Gamboa, la joven peruana que fue violada y asesinada en el ex archivo del ministerio de Economía. Junto con su madre, Nelly Gamboa, fueron partícipes de la lucha por la reapertura del lugar como una oficina de atención y asesoramiento para víctimas de violencia de género. Una de las tantas historias donde la lucha y la organización lograron sobrepasar el horror: la esperanza de todos los Encuentros.

El evento que se realiza cada octubre desde hace 33 años convoca a miles de mujeres y disidencias de todo el país. En más de 70 talleres simultáneos, debatirán todo el fin de semana sobre cuestiones relacionadas al género y la violencia machista, además de conocerse entre sí para socializar historias y experiencias.

13 de octubre de 2018

Mujeres víctimas. Del golpe y la palabra. Madres y hermanas de muertas por femicidios. Lesbianas que fueron discriminadas, travestis que fueron echadas de sus casas, escuelas y trabajos; personas no binarias que sufren día a día las limitaciones de un mundo pensado en colores rosa y celeste. Mujeres víctimas de violación, de acoso callejero, de chistes misóginos. Mujeres abatidas, pero también empoderadas con una ola feminista en alza capaz de canalizar todos esos horrores y transformarlos en poder. Un poder que todos los años camina las calles de una ciudad distinta y demanda ser escuchado, aunque casi siempre termine haciéndose un lugar en los medios gracias a la represión policial, los "desmanes" y las pintadas. 

El Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) es un evento cada vez más masivo y este año, con el antecedente de la "marea verde" que copó las calles y el Congreso, se torna políticamente decisivo. 

Según la Comisión Organizadora, hay 1.242 platenses que se alojarán en escuelas de Trelew y otras ciudades aledañas como Gaiman, Rawson, Playa Unión, Dolavon, 28 de Julio y Puerto Madryn. Viajarán en 24 colectivos. Todo eso en términos oficiales: después, se estima, llegarán "sueltas" o en grupos para alojarse en hostels, hoteles y otros establecimientos privados. También dormirán en casas particulares gracias al "alojamiento solidario" que gestaron cientos de trelewenses en estos meses de preparación. Según estimaciones oficiales, se esperan a más de 60 mil mujeres, lesbianas, travestis y transexuales, que el año pasado en Chaco llegaron a ser más de 70 mil. 

Como temas principales de debate se perfilan la Ley de aborto legal, la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) y el ajuste económico, que afecta principalmente a las jefas de hogar y a todas aquellas que son sostén de familia. Pero además se charlará de lesbianismo, transfobia, violaciones, discriminación, gordofobia, transtornos alimenticios, violencia laboral y de pareja y cientos de temáticas más, enmarcadas en los talleres del Encuentro.

¿POR QUÉ UN ENCUENTRO DE MUJERES?

"El ENM es un espacio fundamental porque la problemática de las mujeres en tanto mujeres no está concentrada en un lugar, como por ejemplo la fábrica. Está en todos lados, la sufrimos hasta en nuestras casas. Y eso hace que una piense que es un problema particular y no un problema social". Así describe el Encuentro Laura Granillo, dirigente platense y feminista de la agrupación Las Rojas, el movimiento de mujeres del partido Nuevo Más.

Para ella se trata de "una de las máximas instancias de organización que tenemos en Argentina, que se está empezando a replicar en otros países" como Uruguay o Chile. Granillo reivindica el carácter "masivo y politizado" que el ENM tomó desde el 2001, cuando "las mujeres del movimiento piquetero lo llenaron de lucha". Este año, la agrupación llenó dos micros para viajar desde La Plata y se prepara para dar el debate "contra el Presupuesto macrista que se votará en octubre", ya que consideran que "la ola verde tiene que ser un actor central para derrotar al gobierno" de Cambiemos.

Con una perspectiva política ciertamente alejada de la del Nuevo Más, Ana Negrete, del Frente de Mujeres de Unidad Ciudadana, rescata la "propuesta federal" del Encuentro y celebra el hecho de que se realice en Trelew. "Mar del Plata (2015) y Rosario (2017) fueron un hito en términos de cercanía y también había otro contexto económico, pero para este año hay una gran apuesta y las compañeras más pibas fueron las que llevaron el pulso para que logremos viajar", dijo en diálogo con 0221.com.ar.

El Frente está integrado por organizaciones afines al mundo K, como La Cámpora, Kolina, La Capitana, Nuevo Encuentro y Partido Solidario, entre otras; y todas sacan colectivos hacia Trelew. "Tuvimos muchísimas dificultades logísticas pero todas las organizaciones hemos encontrado diferentes estrategias para poder participar. Quizás no con la cantidad de compañeras que querríamos, pero sí para estar allá y tener voz en ese espacio que es maravilloso, para encontrarnos diferentes mujeres con diferentes convicciones, trayectorias y situaciones vividas", explicó.

Maia Luna, por su parte, es referente de la agrupación Barrios de Pie (Libres del Sur) y Mumalá, Mujeres de la Matria Latinoamericana, y apuesta a que este Encuentro "nos recargue las pilas ante un contexto difícil que golpea doblemente a las mujeres y más aún a las pobres". "Vamos decididas con nuestras compañeras de los barrios a discutir que el ajuste es violencia, y más allá de que no haya salido aprobada la ley de interrupción legal del embarazo, hay una ley que sí está aprobada y no se cumple que es la de la ESI, así que iremos fuertemente a discutir estos temas, aunque muchos más también", comentó en diálogo con este portal.

Es que los Encuentros tienen una larga tradición de lucha y en ellos se han gestado distintas conquistas, entre las que se destacan el Cupo Femenino (1991), la ley de Protección contra la Violencia Familiar (1994), el Régimen Especial de Seguridad Social para Empleadas del Servicio Doméstico (1999), el programa nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable (2003), el Cupo Sindical Femenino (2003), el régimen para las Intervenciones de Contracepción Quirúrgica (ligadura de trompas y vasectomía), la ley de Protección Integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y la inclusión de la figura de “femicidio” al Código Penal, entre tantas otras.

UNA CIUDAD CON HISTORIA DE LUCHA

Cada ciudad y cada provincia llevan en su ADN recorridos distintos. En el caso de La Plata, una ciudad universitaria y marcada a fuego por la violencia política, fue el epicentro de la formación de distintas agrupaciones, movimientos feministas y de disidencias sexuales y marchas contra los numerosos femicidios que azotaron la región.

“Este año hay un contexto doble, por un lado venimos de una pelea enorme que es la del aborto -donde no se ganó pero tampoco salimos derrotadas, sino con más fuerzas, organización, masividad, un grado de conciencia del que no hemos vuelto atrás- y por otro está el brutal ajuste por parte del gobierno de Macri”, alertó Granillo.

Por eso desde Las Rojas buscarán “que la ola verde sea un actor central en la lucha contra el Presupuesto que se va a votar en octubre. Hay que aunar fuerzas para derrotar a este gobierno, esto nos compete y vamos con esa idea”, sintetizó. Esta agrupación, de las más conocidas en La Plata, fue una de las que se puso al hombro el caso del Cuádruple Femicidio de La Loma, uno de los más resonantes del país y que todavía tiene abiertas varias puntas judiciales.

“En 2012 conquistamos subir al escenario con Daniel Galle, el papa de Micaela, una de las víctimas. Fue todo un revuelo porque era un varón, pero a la vez logramos instalar nuestra pelea contra el femicidio”, destacó la militante.

Desde Unidad Ciudadana, Negrete remarca la importancia de nuestra ciudad como capital de una provincia “que tiene una gobernadora mujer pero construye poder macho, y que a más de un año de la desaparición de Johana Ramallo todavía no recibió a su familia”. El caso de la joven desaparecida de 24 años, que quedó brutalmente invisibilizado por los medios de comunicación de alcance nacional, es uno de los más recientes en La Plata y refiere a los oscuros territorios de la Zona Roja, donde –se sabe- no solo hay víctimas de trata para explotación sexual sino también niñas y jóvenes en situación de consumo problemático de drogas.

“Tenemos la preocupación de vivir en una provincia donde se cierra la paritaria docente por decreto, donde mueren dos trabajadores de la educación por desidia y decisión política de abandonar la educación, donde la línea 144 esta precarizada y este año estuvimos a las compañeras injustamente despedidas, porque el primer nivel de atención de las situaciones de violencia está absolutamente vaciado por el Estado. Vivimos en una provincia donde las compañeras trans siguen con alta vulnerabilidad, y cuando el trabajo se pierde no hay capacidad de proyectar una vida digna. Hace más de 2 años Emilia Uscamayta murió en una fiesta clandestina y los responsables políticos están totalmente impunes”, enumeró la dirigente.

Las mujeres del kirchnerismo también apuntan contra el ajuste y el empobrecimiento social como uno de los ejes de discusión para este nuevo Encuentro. “El 2019 nos tiene que encontrar en unidad, con la posibilidad de entender que las problemáticas de las mujeres están determinadas por los modelos de gobierno que toman decisiones sobre nuestras vidas y en eso no es lo mismo cualquier proyecto político que gobierne le Estado”, indicó Negrete, en clara alusión al momento político que vive el peronismo y que debería resolverse para el año que viene para tener una chance contra Cambiemos.

“Las mujeres de Unidad Ciudadana también tenemos una profunda preocupación porque cuando estemos viajando a Trelew se cumplirán 1.000 días de prisión ilegal de Milagro Sala, además de la continua persecución política a Cristina Fernández. Para nosotras la democracia con presos políticos y persecución a dirigentes no es democracia”, resaltó, y recordó las palabras de la expresidenta durante la votación de la ley de Aborto Legal en el Senado: “Queremos un movimiento nacional, popular, democrático y feminista”.  

Desde Mumalá también insisten en la problemática del ajuste. Sobre todo por sus experiencias anteriores -entre las que se destaca la agrupación Juana Azurduy- y el mismo Barrios de Pie, que surgió en pleno 2001 “con fuerzas territoriales donde prácticamente el 80% éramos mujeres”, según contó Luna. “Cuando empezamos a desarrollar tareas como alfabetización para los adultos, apoyo escolar, etcétera, esos espacios estaban compuestos mayormente por mujeres, quienes ante una situación compleja como la que se vivía en esos años salieron a organizarse. Había que parar la olla, había que tratar que los pibes no abandonen la escuela, y Barrios de Pie se conformó prácticamente en su totalidad de compañeras. Por eso varias de las actividades que se desarrollaron a partir de ahí estuvieron atravesadas por la cuestión del género”, explicó.

En esa línea destacó la conformación de la Multisectorial de Mujeres, Trans, travestis, lesbianas y bisexuales platenses, un espacio donde confluyen distintos partidos políticos y agrupaciones sociales con el objetivo de visibilizar los hechos de violencia machista y acompañar a las víctimas de manera transversal, más allá de los litigios judiciales. “Con un horizonte claro y una bandera por encima de todo eso, podemos aportar en cada uno de los encuentros esta experiencia de lucha y organización”, subrayó Luna.

Desde Mumalá también acompañaron casos paradigmáticos como el de Sandra Ayala Gamboa, la joven peruana que fue violada y asesinada en el ex archivo del ministerio de Economía. Junto con su madre, Nelly Gamboa, fueron partícipes de la lucha por la reapertura del lugar como una oficina de atención y asesoramiento para víctimas de violencia de género. Una de las tantas historias donde la lucha y la organización lograron sobrepasar el horror: la esperanza de todos los Encuentros.

COMENTARIOS