jueves 30 de mayo de 2024

¿Por qué fumigar contra los mosquitos no es siempre la mejor opción?

El Ministerio de Salud bonaerense aclaró en qué casos sirve fumigar y explicó por qué no es conveniente hacerlo para prevenir.

--:--

A raíz de la invasión de mosquitos y la propagación del dengue que alcanza a toda la provincia de Buenos Aires, el ministerio de Salud bonaerense reunió esta semana a referentes sanitarios de los municipios y elaboró un comunicado en el que se explica cuáles son las medidas de prevención y de control vectorial y por qué no siempre se recomienda fumigar. También explicó en qué momento del día debe realizarse la fumigación y el lapso de tiempo recomendable entre una y otra para que sea un método efectivo.

El documento elaborado para los 135 municipios bonaerenses detalla que “actualmente y hasta el día de la fecha, se ha confirmado en la provincia de Buenos Aires, la circulación viral autóctona de dengue en 23 municipios, junto con la permanente detección de casos importados” de virus dengue y de fiebre chikungunya. En simultáneo, reconoce que “se suma a esta situación, la reemergencia de Encefalitis Equina del Oeste (EEO) con casos humanos positivos vinculados a ámbitos rurales de 40 municipios”. Esta enfermedad es transmitida por el “mosquito de las inundaciones” o Aedes albifasciatus.

Lee además

En este marco, el ministerio que conduce Nicolás Kreplak explicó cuáles son los criterios para aplicar la fumigación y aclaró que no se recomienda como método preventivo, sino que "debe reservarse su uso para bloqueo de casos de dengue u otros arbovirus y para el control de brotes".

Dengue mosquitos.jpg
El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires informó por qué fumigar contra los mosquitos no es siempre la mejor opción.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires informó por qué fumigar contra los mosquitos no es siempre la mejor opción.

"La fumigación no constituye una medida de control químico destinada a eliminar mosquitos adultos que transmiten arbovirosis como dengue, zika y chikungunya bajo un estricto interés sanitario”, se explica en el documento y se agrega que "debido a sus efectos adversos y al impacto negativo en la biodiversidad y, en particular, al efecto perjudicial que provoca en polinizadores y otras especies de insectos benéficos, su implementación siempre debe ser regulada por autoridades sanitarias”.

En el documento se aclara que la invasión de mosquitos Aedes albifasciatus de los últimos días, si bien genera incomodidad y picaduras en la población de varias ciudades bonaerenses, no constituyen un riesgo sanitario. Sólo pueden constituirlo en zonas donde se detectan casos de Encefalitis Equina del Oeste (EEO).

Además, el equipo de Epidemiología y Control de Vectores del ministerio de Salud bonaerense explicó que las poblaciones de mosquitos se recuperan rápidamente luego de la fumigación, por lo que cualquier acción de control químico que se establezca, debe estar acompañada de actividades de control focal (con aplicación de larvicidas) y de saneamiento ambiental o descacharrado.

fumigacion bosque mosquitos-0009.JPG
Por sus efectos adversos y el impacto negativo en la biodiversidad, la fumigación siempre debe ser regulada por autoridades sanitarias, informó el Ministerio de Salud bonaerense.

Por sus efectos adversos y el impacto negativo en la biodiversidad, la fumigación siempre debe ser regulada por autoridades sanitarias, informó el Ministerio de Salud bonaerense.

Por otra parte, la eficacia de la fumigación es reducida, dado que se estima que elimina aproximadamente un 30-40% de la población de mosquitos adultos y, por este motivo, debe repetirse cada 3 a 5 días hasta que dejen de aparecer nuevos casos. Además, para que sea más efectiva se debe realizar en la franja horaria en la que el mosquito presenta mayor actividad y las condiciones atmosféricas son óptimas, es decir, durante las primeras horas de la mañana (aproximadamente de 6 a 9 horas) y en las últimas horas de la tarde (de 18 a 21 horas).

En las zonas con casos aislados de dengue se recomienda el bloqueo de cada caso sospechoso o confirmado. Esto implica fumigar en 300 metros a la redonda del domicilio del caso, de modo intradomiciliario, con equipo portátil (motomochila), así como también en todos los lugares que las personas afectadas visitaron durante el período de viremia. El informe aclara que frente a casos de Encefalitis Equina del Oeste (EEO) en humanos o caballos, la fumigación se encuentra sujeta a la evaluación local de acuerdo a las condiciones ambientales y la abundancia del vector en los predios en los que se detectaron las personas o animales afectados.

Aclaraciones sobre el uso de insecticidas

Las autoridades también señalan que la fumigación con insecticidas sólo debe implementarse como una medida de control en los alrededores del establecimiento o en espacios verdes de centros urbanos donde se alojen equinos enfermos y donde se detecte una abundancia elevada de mosquitos, para disminuir la población y, por consecuencia, el riesgo para otros equinos o para las personas que trabajen o vivan en las inmediaciones. En caso de decidirse utilizar dicha medida, recomienda realizarla con permetrina al 10%.

En las zonas con brote de dengue se requiere implementar un conjunto de acciones de control vectorial de amplia cobertura, sosteniéndolas en el tiempo para el logro de una mayor eficacia. En municipios cuyos barrios presenten evidencia de circulación viral intensa, deben establecer las áreas a tratar con rociado espacial a través de equipamiento pesado montado en vehículos. La aplicación con equipo portátil (motomochila), se reservará sólo para los sitios de difícil acceso con vehículos.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar