lunes 22 de julio de 2024

El consumo de carne en Argentina llegó al mínimo histórico

Argentina está en el piso histórico de consumo de carne vacuna, según indica un informe. La crisis obligó a buscar alternativas más económicas.

--:--

El consumo de carne vacuna en Argentina llegó a un mínimo histórico en 2024, con una proyección anual de 44,8 kg por habitante. Se trata del valor más bajo registrado en, al menos, los últimos 110 años. Dicho índice evidencia el bajo poder de compra de los ciudadanos, que se vieron obligados a adquirir fuentes de proteínas más económicas.

Los preocupantes números salieron del informe que publicó recientemente la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Según se grafica, desde la segunda mitad de 1900, el consumo de carne vacuna ha ido en descenso y fue reemplazada gradualmente por otras carnes como el pollo y el cerdo. El cambio se acentuó con la actual crisis económica, que ha llevado a muchos argentinos a elegir entre otras alternativas más baratas. La proyección de 44,8 kg por habitante en 2024 está muy por debajo del promedio histórico de 72,9 kg y del piso de 46,9 kg registrado en 1920.

Lee además

Por su parte, la producción de carne bovina se ubicó en 1,26 millones de toneladas en los primeros 5 meses del año, presentando una caída de 8% respecto a igual período de 2023.

Según un informe de BCR, el total de animales faenados alcanzó 5.513.000 cabezas, lo que también implica una baja del orden del 8% respecto de igual período del año anterior. No obstante, aclararon que estos números se encuentran por encima de valores de años previos, en los que los que la sequía no impactó en gran magnitud en el número de animales enviados a faena.

Carne carnicería.jpg
Se comía más carne en 1920 en Argentina que en 2024, según las proyecciones de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Se comía más carne en 1920 en Argentina que en 2024, según las proyecciones de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Sucede que el aumento de la producción durante 2023 produjo una caída en las existencias bovinas en el país. De acuerdo con los datos de stock bovino al 31 de diciembre de la Secretaría de Bioeconomía, las existencias a finales del año pasado se ubicaban en 52,8 millones de cabezas, lo que implica que el año cerró con una caída de 2,7% o 1,5 millones de animales respecto del 2022.

Esta es la mayor caída anual desde el 2009, año en que las restricciones a la exportación de carne bovina precipitaron una liquidación de stock por parte de los productores. Asimismo, como resultado de esta caída, el stock ganadero a finales del año pasado se ubicaba en su nivel más bajo en 10 años. Es por este motivo que para 2024 se espera una menor faena y producción de carne.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar