domingo 21 de julio de 2024

Elevaron a juicio un tramo de la causa por el crimen de Johana Ramallo

Una de las aristas del crimen de Johana Ramallo llegará a juicio oral con ocho personas acusadas de delitos conexos. De la muerte, nada.

--:--

A más de 6 años del hecho, ocho personas serán sometidas a juicio oral como acusadas de integrar una organización criminal que operaba en la denominada zona roja de La Plata al momento de la muerte de Johana Ramallo, la joven desaparecida el 26 de julio de 2017 en un contexto de trata de personas y cuyo cadáver mutilado fue hallado en agosto de 2018 en las costas de Berisso, informaron fuentes judiciales. Esta resolución no está firme ya que las defensas pueden llevar sus quejas a la Cámara Federal de Apelaciones.

Así lo dispuso el juez Alejo Ramos Padilla, titular del Juzgado Federal 1 de La Plata, quien hizo lugar al requerimiento firmado por las cuatro fiscales que intervinieron en la investigación del caso: María Laura Roteta, del fuero federal; Mariela Labozzetta, de la Unidad Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM); María Alejandra Mángano, de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex); y Patricia Cisnero, fiscal coadyuvante de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

Lee además

Según las fuentes, irán a juicio oral Carlos "Cabezón" Rodríguez, quien está procesado por comercio de estupefacientes, explotación sexual de varias mujeres, promoción y facilitación de la prostitución ajena, encubrimiento agravado y falso testimonio.

También será juzgado Hernán D'Uva Razzari como acusado de los delitos de explotación sexual de quien fuera su pareja, encubrimiento agravado y falso testimonio.

Johana Ramallo (17).JPG

Además, Hernán Rubén García, Carlos Alberto Espinosa Linares y Mirko Alejandro Galarza Senio serán juzgados por comercio de estupefacientes y explotación económica de la prostitución ajena.

Por último, irán a juicio tres mujeres que por su edad y por ser las más antiguas en la zona roja son conocidas como "Las Viejas".

Se trata de Celia Benítez, conocida como "La Negra" o "La Misionera"; Paola Erika Barraza, alias "Tormenta"; y Celia Giménez, quienes fueron procesadas por explotación económica de la prostitución ajena. Giménez fue una de las testigos claves en el juicio oral por el crimen del estudiante de periodismo, Miguel Bru.

Mientras tanto, continúa la pesquisa en procura de esclarecer las causas de la muerte y quiénes fueron los responsables del posible femicidio.

Johana fue vista por última vez el 26 de julio de 2017, cuando salió de su casa, donde vivía con su madre y su pequeña hija, con la promesa que regresaría a las 20.30 de ese día, lo que nunca ocurrió.

Casi dos meses antes de desaparecer, Johana se había separado del padre de la niña, había regresado a la casa de su madre Marta y los problemas económicos la habían puesto en situación de prostitución.

La última imagen suya fue tomada por la cámara de seguridad de una estación de servicio situada en las calles 1 y 63 de La Plata, en la que se la ve entrando a un baño ese mismo día, poco después de salir de su hogar.

Escrutinio definitivo Juez Alejo Ramos Padilla (2).JPG
Alejo Ramos Padilla, juez del caso Johana Ramallo

Alejo Ramos Padilla, juez del caso Johana Ramallo

Los restos mutilados de su cuerpo fueron hallados en las costas de la ciudad de Berisso en agosto de 2018, aunque no fueron identificados como pertenecientes a la joven hasta el año 2019.

Según consta en el expediente, los ocho imputados que serán juzgados formaban parte de una organización criminal que operó en la "zona roja" de La Plata entre 2016 y 2017, en perjuicio de mujeres que ejercían la prostitución callejera, entre las que se encontraba Ramallo.

En el requerimiento de elevación a juicio, las fiscales dieron por acreditado que los miembros de la asociación ilícita consiguieron la disposición de las víctimas a partir del suministro de estupefacientes y el aprovechamiento de las condiciones de vulnerabilidad que presentaban.

Johana Ramallo Marta Ramallo (2).JPG
Marta Rammlo, madre de la joven muerta, junto a Rosa Bru

Marta Rammlo, madre de la joven muerta, junto a Rosa Bru

En ese marco, un grupo de hombres conocidos como los "8/40", bajo la excusa de "cuidarlas", vigilaban y controlaban a las mujeres, a quienes captaban y recibían previamente, y luego les retenían el dinero obtenido mediante la prostitución, además de obtener un lucro con el comercio de droga.

Mientras que el grupo de "Las Viejas" recorrían el territorio y les cobraban a las víctimas por las "paradas", luego de ejercer violencia e intimidarlas.

Por último, un tercer grupo proveía a las mujeres de estupefacientes, como método de control, ya que el aprovecharse de sus adicciones y de la generación de deudas por las drogas consumidas, luego las cobraban de las ganancias obtenidas por la situación de prostitución.

Jornada de memoria por Johana Ramallo

A raíz de ello, era necesario para las víctimas permanecer en la "zona roja" para pagar las deudas contraídas, ya que requerían de un mayor consumo de estupefaciente para poder afrontar la actividad.

De acuerdo a los investigadores, la explotación sexual y la venta de drogas crearon el escenario propicio para que la joven desapareciera.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar