viernes 12 de julio de 2024

¿Estudiantes reemplazó la formación de juveniles por la compra y venta de jugadores?

Estudiantes pasó de ser un club formador y vendedor en el fútbol argentino, a uno que compra y vende, sacando rédito deportivo y económico.

Desde el regreso de Juan Sebastián Verón a Estudiantes, se produjo un quiebre en la historia contemporánea del club, tanto deportiva como económicamente. En este camino donde la inversión estuvo apuntada a fortalecer la infraestructura, ahora se está perfilando el rol económico – financiero, y deportivo.

En un rápido repaso de nombres en cuanto a las ventas, en el año 2010 se inició un camino ascendente en cuanto a la formación de juveniles, que dejó resultados tan sorprendentes, que ubicó a Estudiantes en un lugar de privilegio en la materia, dentro del fútbol argentino. Como muchas veces se dice, un ejemplo a seguir.

Lee además

Este posible cambio de esquema de generación de ingresos a partir de las ventas en el fútbol profesional no quiere decir que esté bien, o que esté mal, simplemente es diferente. Lo más importante, es que los resultados deportivos están y hacen que la rueda por ahora siga girando.

Estudiantes Carrillo y Correa.AVIF
Guido Carrillo y Joaquín Correa, antes de ser vendidos por Estudiantes.

Guido Carrillo y Joaquín Correa, antes de ser vendidos por Estudiantes.

Formador y vendedor de juveniles

La primera venta resonante en este período con Juan Sebastián Verón de regreso, fue la de José Sosa al Bayern Munich de Alemania por 10 millones de euros. En el 2008 fue el turno de Pablo Piatti al Almería de España por 7 millones de euros. Ya en el 2010, fue el turno del actual Director Deportivo del club, Marcos Angeleri al Sunderland de Inglaterra a cambio de 2,4 millones de dólares.

Luego, lo siguieron Marcos Rojo al Spartak de Rusia en 2 millones, Federico Fernández al Nápoli por 3 millones y el camino continuó con varios nombres más, pasando por las cifras siderales de Joaquín Correa a la Sampdoria en 2014 y Guido Carrillo al Mónaco en 2015, ambos a cambio de 10 millones de dólares cada uno.

Más acá en el tiempo, en junio del 2017, Estudiantes volvió a sacudir el mercado del fútbol argentino con las ventas de Santiago Ascacíbar por 7 millones de dólares al Stuttgart de Alemania, y la más elevada de la historia del club, con Juan Marcos Foyth al Tottenham en 13 millones. En 2019, fue momento de Matías Pellegrini al Inter Miami a cambio de 9 millones. La última de este calibre, tuvo lugar en 2021 cuando el Pincha vendió la ficha de Darío Sarmiento al Grupo City por 6 millones de dólares.

Estudianets Duvan Zapata.jpg
Duván Zapata se cansó de hacer goles en Estudiantes.

Duván Zapata se cansó de hacer goles en Estudiantes.

Estudiantes invierte y vende

Paralelamente, el club fue llevando operaciones de compra y venta de jugadores, formados en otras instituciones y que terminaron explotando en el Pincha. El repaso tiene varios exponentes, entre el que se destaca Mauro Boselli, que llegó desde Boca y el Pincha lo vendió su 50% al Wigan de Inglaterra por 5 millones de dólares en el 2010.

En 2011 fue turno de hacer lo propio con el 50% de Enzo Pérez, que había llegado desde Godoy Cruz, y que lo vendió al Benfica de Portugal por 3,5 millones.

Sin embargo, el golpe más fuerte lo dio con el colombiano Duván Zapata en 2013, quien había arribado procedente del América de Cali y a quien Estudiantes vendió al Nápoli por 10,5 millones. Luego de un período de años donde este mecanismo se sostuvo, en esta última temporada volvió a ser el principal mecanismo de mercado, donde las cifras volvieron a ser importantes.

Estudiantes Riestra Correa festejo gol 2.JPG

¿Cambio de paradigma?

Como se puede ver, a lo largo de estos 14 años, Estudiantes se fue adaptando a las condiciones y necesidades del momento, pero en este último tiempo, la tendencia parece correrse hacia la de comprar para vender. Es más, si hacemos un repaso de los juveniles que más minutos sumaron post pandemia, el número bajó considerablemente.

Así y todo, aquellos que se destacaron fueron y son negociados, como ocurrió con la venta de Santiago Núñez al Santos Laguna por 2,5 millones de dólares el 90% de la ficha, o como se está negociando en este momento la de Gastón Benedetti al Genoa de Italia a cambio de 3 millones. Como verán, las cifras se redujeron casi a la mitad, aunque aquí también entra en juego la nueva dimensión y necesidad económica, no solo de la Argentina, sino del mundo y sus nuevos mercados.

Paralelamente, y tomando solo el 2024, creció exponencialmente la venta de jugadores que fueron comprados, comenzando con Jorge Rodríguez que llegó de Banfield, vendido a Rayados de Monterrey por 3,5 millones, Leonardo Godoy que había llegado de Talleres, su 50% al Athletico Paranaense por 2,5 millones, Benjamín Rollheiser quien llegó libre de River, el 50% al Benfica de Portugal por 5,2 millones.

A esta nómina, en las últimas horas se sumaron dos jugadores que también se dieron el gusto de gritar campeón, y que llegaron al club desde otros lugares: Zaid Romero que arribó de Liga de Quito, y se vendió el 60% al Brujas de Bélgica por 3,6 millones, y Javier Correa, procedente de Santos Laguna a Colo Colo por 2,5 millones.

Estudiantes Platense Romero gol.JPG

Estudiantes y las ventas del 2024

  • Jorge Rodríguez: USD 3.500.000 (Rayados)
  • Leonardo Godoy: USD 2.000.000 (Athletico Paranaense)
  • Santiago Núñez: USD 2.500.000 (Santos Laguna)
  • Esteban Obregon: USD 380.000 (Grupo City)
  • Benjamín Rollheiser: USD 5.200.000 (Benfica)
  • Zaid Romero: USD 3.600.000 (Brujas)
  • Javier Correa: USD 2.500.000 (Colo Colo)

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar