lunes 26 de febrero de 2024

VIDEO: Con velas y un gran dolor, hicieron una vigilia por el nene que murió atropellado

En medio de la conmoción por la tragedia, familiares, amigos y vecinos del pequeño realizaron una conmovedora despedida al pequeño que soñaba con ser arquero.

--:--

Mientras continúa el estupor por la trágica muerte de Francisco Bustos, el nene de 7 años que murió atropellado por su papá en medio de una disputa familiar, los vecinos del barrio donde ocurrió el lamentable suceso realizaron una vigilia, el jueves por la noche, en la que encendieron velas y pidieron justicia.

A la altura de 527 y 121, en Tolosa, los vecinos se reunieron para despedir al nene. "Destrozaron una familia. Le arruinaron la vida a una mamá. Le arrebataron a su hijo de 7 años. Nadie, pero nadie, va a tapar el dolor de esa mamá", lamentó una vecina sobre lo sucedido, en diálogo con El Día. Más temprano, la prima del padre del pequeño declaró: "Francisco quería ser arquero profesional, hoy le arrebataron la vida. Todos miran para el costado, todos sabemos quiénes son".

Lee además

"Deberíamos estar de festejo y recibiendo a la primavera, pero en lugar de eso en el barrio estamos velando a un angelito. Pedimos justicia y que los implicados paguen por lo que hicieron", aseguraron otros vecinos a El Editor Platense en el marco de la vigilia que transcurrió mientras la familia velaba los restos de Francisco, en Ensenada.

El pequeño murió el miércoles por la noche, cuando su papá, Alejandro Bustos, lo atropelló accidentalmente con su camión mientras trataba de huir del lugar donde lo atacaron a piedrazos y amenazaron con un cuchillo. La noticia causó gran conmoción en el fútbol infantil platense, ya que el nene era arquero de la categoría 2016 de Gimnasia.

El hombre se había acercado al terreno que pertenecía a su padre, ya fallecido, donde había dos viviendas. Él había vivido junto a su familia en la casa de adelante, hasta que se mudó en 2020 y todavía guardaba algunas pertenencias en el lugar. Dos años después, su hermana, con problemas de adicciones y en situación de calle, se mudó a la vivienda trasera y, con el tiempo, se fueron sumando otras personas que generaron un gran conflicto en el barrio y a los vecinos denunciaban por haber convertido el lugar "en un búnker donde vendían drogas".

Ante la prensa, Bustos denunció que el jueves, cuando supo que algunas de esas personas le habían robado pertenencias, los increpó y ello desató los ataques. "Ahí empezaron a tirar piedras", aseguró mostrando sus brazos para indicar que había sido lesionado. En cuanto comenzó la agresión corrió hacia su vehículo y trató de escapar. "Justo cuando pude sacar el camión el nene, que estaba con una vecina, me vio a mi ensangrentado, se le escapó de la mano y salió corriendo", relató y llorando se lamento: "No lo vi y pasó lo que pasó".

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar