sábado 01 de junio de 2024

Castañeira: "Indigna más hablar del salario que de las monstruosidades de la derecha"

La precandidata presidencial del Nuevo Mas llegó a la Plata para explicar sus propuestas de cara a las PASO. Su análisis del escenario electoral.

--:--

La precandidata presidencial por el Nuevo MAS, Manuela Castañeira, recorrió este viernes la ciudad en el marco de la campaña a las PASO del 13 de agosto. De visita en la redacción de 0221, la dirigente de la Izquierda, que competirá por afuera del FIT-Unidad, habló de su propuesta para subir el salario mínimo a 500 mil pesos, de la pulseada con Myriam Bregman y Nicolás Del Caño que, asegura, le negaron la PASO y la "ghostearon", y de cómo hará para llegar al piso para llegar a las elecciones de octubre.

La principal propuesta de campaña del Nueva MAS es subir el salario mínimo vital y móvil a 500 mil pesos. ¿Cómo se logra? 

Lee además

—Habíamos hablado de esto en la campaña de 2021, cuando hablábamos de un mínimo de 100 mil pesos, y todo el mundo lo sitúa más atrás porque piensa que no puede ser que hayan pasado solo dos años. Bueno, esa es la inflación que estamos viviendo y que estamos sufriendo. El número se queda chico, para nosotros es 500.000 pesos de salario mínimo, vital y móvil indexado porque queremos llevar el debate en esta campaña hacia la izquierda. Es una campaña que invierte los términos, donde los poderosos, los partidos tradicionales, los que vienen gobernando la Argentina hace décadas están diciendo que el problema de la crisis son los derechos laborales es decir, que es el salario que genera la inflación, que son las indemnizaciones las que son un problema en la justicia, no esa justicia corporativa que siempre protege a los poderosos como a los Vicentin, y entonces, ¿qué quieren? Hay otra manera. Es con un salario indexado. Una de las razones por las que hay inflación es la falta de divisas. No es solo el gasto del Estado, como ellos dicen. ¿Qué quiere decir? Las divisas que se fugan, todos los dólares que se fugan. Dicho por el INDEC hay más o menos un PBI fugado de manera oficial. Bueno, con un cuarto de eso se financia el salario de 500 mil pesos. 

—¿Cuál es la propuesta que tiene Nuevo Mas en materia de seguridad? 

—Me parece importante esa discusión. Hay mucho engaño para tratar de instalar un discurso represivo que de vuelta vuelve a echarle la culpa a la sociedad, a los barrios sobre los grandes problemas en lugar de analizar, por ejemplo, que la única perspectiva de vida sea la delincuencia para grandes sectores de la juventud. Hay que invertir en empleo. Para que el primer trabajo no sea un trabajo hiper precario que termine haciendo pensar que conviene delinquir. Hay que poner dinero en educación, en deporte, en cultura, que la cultura no sea una mercancía solo ese recital carísimo para el que lo pueda pagar, sino que las nuevas generaciones, los jóvenes puedan también expresarse en distintos lugares. Acá en La Plata, con las gestiones de (Julio) Garro se fueron cercenando las posibilidades para les jóvenes artistas... Todo este sistema que tiende a mercantilizarlo todo, esta dinámica de que todo se compra o se vende a la desindustrialización también, te lleva a Rosario. El modelo Milei de total librecambismo es Rosario, porque ahí se desindustrializó y eso generó una situación con el negocio del agro, de falta de empleo, de falta de perspectivas y de un crecimiento del narco. Por supuesto con complicidades judiciales, estatales, todo lo que quieras, pero además por un problema económico. 

—¿Qué hay que hacer con el acuerdo con el FMI?

—El acuerdo con el FMI es una estafa y eso está dicho también por el actual oficialismo. A mí me parece que era un acuerdo que la sociedad no quería, que lo generó el macrismo y que el oficialismo está pagando. Con esos fondos, al no pagarlo, se podría invertir en obras de infraestructura en la Argentina y utilizar esos recursos para, por ejemplo, la salud y la educación o el salario de 500 mil pesos también para los trabajadores del estado, de las universidades nacionales o el sistema de salud. Hoy una médica de cirugía infantil del Hospital Sor María Ludovica está ganando 220 mil pesos. Bueno, todo ese dinero que va al FMI es una hipoteca que pesa sobre el país y que no le permite crecer. No es cierto lo que decía Cristina (Kirchner) y ahora dice (Sergio) Massa, vamos a pagar creciendo o crecer pagando, son términos contrapuestos. Si vos tenés una hipoteca donde cada peso, cada dólar que genera la Nación se va a esos buitres de una deuda que no dejó nada. Massa es el ministro de Economía de este gobierno y le está pagando al Fondo. Y hasta ahora viene gestionando ese diálogo y mirá cómo está el país. ¿Qué va a cambiar si ganan las elecciones? Yo le veo a Unión por la Patria por ahí muchas palabras, pero no le veo futuro, no le veo programa, no le veo una salida que defienda los intereses de las mayorías sociales. Le veo pragmatismo y maniobras, como la de Juan Grabois. Me parece que lo de Grabois es un engaño para los sectores de la sociedad que quieren votar a alguien de izquierda con un personaje que en realidad es una colectora de los candidatos de Massa, de sus candidatos de intendente, a gobernadores, a diputados de su equipo. Eso no es la izquierda. Entonces me parece que ahora es la hora de votar a la izquierda.

—¿Por qué ustedes compiten por afuera del Frente de Izquierda - Unidad? ¿Cuáles son esas grandes diferencias que impidieron que ustedes pudieran ir dentro del frente?

—Me negaron la PASO, muy sencillo. Pedimos ir a una PASO cuando ellos anunciaron que iban a ir a una PASO y nos clavaron el visto. Y veníamos hablando: el Partido Obrero ni siquiera se sentó, el sector de Gabriel Solano nos negó reuniones directamente. Pero desde el sector de Myriam Bregman, con el que veníamos hablando e incluso llegamos a proponer una fórmula común, me ghostearon, como dicen los pibes.

—¿Por qué creés que te ghostearon?

—Creo que me ghostearon porque son una izquierda que se mira el ombligo y no está mirando los intereses generales hacia el futuro. Es una izquierda que se está contagiando de algunos métodos de los partidos tradicionales, del cálculo, de voy a especular con la PASO Y eso es un método pejotista, no de izquierda. Y ahí me parece que es muy peligroso, yo creo que Myriam Bregman es una irresponsable porque, en este momento, con el intento del crecimiento del discurso de la derecha, con la maniobra que hace Grabois para sacarle votos a la izquierda, ponen en juego nuestra representación. Ponen en juego la representación de los trabajadores y la mayoría que siguen a la izquierda, además de una oportunidad de mostrarnos como un bloque sólido, unitario, que tenga proyección y coherencia de cara a toda la población que se siente muy frustrada por los fracasos que han tenido los gobiernos anteriores, incluido el actual. Evidentemente no está nada bueno, para nosotros se impone la discusión de la renovación y por eso construimos la fórmula con Lucas Ruiz, que es un docente neuquino de 40 años, yo tengo 38 y somos parte de esta nueva generación que se suma a la política y creemos que esa unidad se va a poder dar. Si nos acompañan en agosto con el voto para llegar al medio millón de votos y con resultados en mano, ahí sí voy a obligar al resto de la izquierda a discutir, porque es evidentemente el único idioma en el que están hablando. 

—¿Y cómo te ves para las PASO?

—Con mucho entusiasmo. La campaña está creciendo. Crece porque hacemos ruido con temas muy sensibles que no están en campaña como es el salario. Se habla del gasto fiscal, de las reformas, de la protesta social pero no se habla del drama que significa que hoy un trabajador promedio tenga más de un trabajo, tenga dos o tres trabajos para poder más o menos construir la vida que planifica que, a veces, no es un gran lujo, es pagar el alquiler, una deuda por alguna operación, o ese pibe que quiere alquilar por primera vez, ese joven que se quiere ir a la casa de los padres. Todo eso se resolvería con un salario de 500.000 pesos. Ahí estamos muy entusiasmados por esta campaña que crece por conectarse con la cuestión del salario, por conectarse con los problemas de las mayorías sociales.

¿Cómo pensás que va a ser la performance de Javier Milei en las urnas?

—Eso no se puede saber. Sobre todo por cómo están hoy las encuestas. Lo que sí te puedo decir es que tengo la gran percepción de que está sobrevalorada la derecha y subvaluada la izquierda, que en el mundo no solo crece la derecha, que en el mundo hay polarización. Están todos los extremos, también está la izquierda. Y creo que hay un operativo para agrandar a la derecha porque es la cara de los empresarios, porque lleva la agenda del lobby financiero. Suele pasar que se horrorizan menos cada vez que un ultraderechista dice que hay que matar, básicamente matar a los pobres para vender órganos, que con mi propuesta del salario de 500 mil pesos. A veces me gritan de a 10, ¿cómo se va a pagar? ¿De dónde vas a...? Genera más indignación hablar del salario que hablar de las monstruosidades de la agenda de la derecha.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar