sábado 06 de abril de 2024

La intimidad, los desafíos y los temores del nuevo Batman solidario de La Plata

El 2 de abril último el superhéroe mudo de cuerpo después de 10 años, pero el deseo de ayudar a los pacientes del Hospital de Niños está más fuerte que nunca.

La ciudad de La Plata no está sola. Devenida en una Ciudad Gótica sin historieta pero con mucha historia, sus calles siguen teniendo a su superhéroe de cabecera: es Batman, quien continúa apareciendo para resguardarla con sus acciones solidarias. El hombre murciélago sólo cambió su identidad oculta después de que el 2 de abril último Maximiliano Altavista decidiera colgar la capa y darse a conocer tras una década exacta desde su primera aparición en el Hospital de Niños, justo el día de la trágica inundación en la que se vio interpelado por la situación, para empezar a trabajar en campañas de donaciones con la colaboración de los vecinos de la ciudad.

Altavista no pretendía dejar solos a los vecinos de La Plata y por eso, en el noveno aniversario de la creación del personaje, citó a una persona de su confianza para proponerle dejarle el legado. "Después de varios meses lo decidí, esto de Batman tiene que seguir y vos sos el elegido", escuchó el nuevo héroe anónimo

Lee además

"Dame una semana para responderte", fue lo que dijo el hombre que lo escuchaba con los ojos brillosos de alguien que ya sabe la respuesta pero necesita un tiempo para digerirlaAl definirse como un hombre de palabra, a los siete días entregó el esperado "si" que le cambiaría la vida a ambos.

El día del retiro del viejo Batman fue especial en Villa Elvira, donde se hizo la ceremonia de cambio de mando. Batman mudó de cuerpo, pero nunca se fue. Todo lo contrario, busca presentarse más fresco y con nuevas ideas para encarar una nueva etapa de acciones solidarias. También con miedos y con la incertidumbre por cómo se tomara la gente el cambio.

Una noche como cualquier otra en La Plata, cuando el tránsito frenético empieza a bajar el ritmo y poca gente camina por la esquina de 7 y49, Batman se apareció con su batimóvil en la redacción de 0221.com.ar para hablar de esos temores, dar algunas pistas de su historia personal y profundizar sobre las sensaciones que lo atravesaron desde que supo que parte de su vida diaria la tendría que afrontar detrás de una máscara, sin que nadie sepa su verdadera identidad.

Reveló la intimidad de la propuesta y dio los detalles sobre la preparación en los meses previos, observando el poderoso traje que tendría que calzarse asumiendo el peso de una decisión a la que -sabe bien- no podrá renunciar fácilmente. 

El impacto que la noticia provocó en su familia, el cambio de auto dejando de la lado el cero kilómetro que había comprado hace poco, las maniobras que tiene que hacer para poder vivir sin el traje como una persona normal y las peripecias necesarias para atender todas las necesidades que le plantea la gente, así como la ansiedad por ganarse la confianza de un público que se encariñó con el personaje anterior. Todo eso y mucho más, en esta charla mano a mano con el nuevo Batman solidario de La Plata.

-¿Cómo es un día siendo Batman?

-Es un día movido. Mezclando la vida de la persona con la vida del personaje. Pero es lindo. Saliendo para un lado, cambiándose a escondidas de la gente para salir de la Baticueva, con todo el misterio. Por ahora los vecinos no se dieron cuenta porque cuando salgo los domingos, que voy para el Hospital de Niños, tipo siete o siete y media, casi no hay gente en la calle. Pero hay toda una estrategia armada para entrar y salir.

-Maximiliano contaba que primero quería que Batman terminara su trabajo a los 10 años, pero después cambió de opinión y te buscó a vos. ¿Cómo fue ese momento? ¿Vos ya tenías relación con él?

-Sí, le ganó el cansancio. En realidad, cuando él cumple nueve años me llama un día a casa, fue en abril del 2022. Me llama y me dice "vení que quiero hablar con vos". Somos muy amigos, así que no me llamó la atención para nada. Me dice: "Mira, tengo la decisión tomada, a los 10 años Batman se retira, lo tengo confirmado y… bueno, estuve pensando distintas alternativas, pero quiero que vos seas el sucesor". Así que imagínate la noticia como me agarró.

-¿Qué le respondiste en ese momento?

En el momento te digo que la respuesta la tenía, pero bueno, es algo muy grande a lo que no te podés mandar solo. Yo, a diferencia del Batman original, soy casado, tengo hijos y lo tenés que consultar porque te cambia la vida. Toda la familia está pendiente atrás de Batman. Yo le dije "vos dame una semana que yo te prometo que te digo por sí o por no". Pasaron dos días y a cada rato me mandaba mensajes para preguntarme si ya tenía la decisión o si había hablado con mi familia. Yo le dije que sí, pero que le iba a responder dentro de una semana, como le había dicho. Cuando pasó una semana le di el sí, y te diría que desde ese momento empecé a ser Batman, porque tenés que empezar a ver qué pasa con el traje, con el auto y con todo lo demás. La idea mía era quedarme con el Batimóvil. Él me dijo "me lo pagas como puedas, vos tenés que seguir con todo". No lo conté nunca, pero antes de ser Batman yo tenía un auto nuevito, cero kilómetros. Llego a mí casa y aparte de decirle a mi familia que era Batman, a la semana les digo "bueno, vamos a cambiar el auto" y por fortuna se pusieron todos contentos. Me preguntaron qué íbamos a comprar y les respondí: "Un Batimóvil, y con lo que sobra después vemos". Pero bueno es tener la cabeza metida donde uno quiere: en el personaje, en el bien para el Hospital, para los chicos.

-¿Hace cuánto lo conocés a Maxi y por qué crees que te eligió a vos?

-Lo conozco desde hace un montón, somos amigos de siempre. Y te diría que me eligió por los valores, porque tenemos el mismo pensamiento, de hacer las cosas como tienen que ser. Fijate que tenemos mucha responsabilidad, tanto él en su momento como ahora la tengo yo. Hay gente que está donando plata y manejar eso es lo más complicado que hay. Pero para nosotros en realidad esto es sencillo: agarramos 100 pesos y los llevamos a donde tienen que ir. La gente nos dice “mira qué raro lo que hacen”, pero es normal en realidad. Es lo que tiene que ser.

-¿Con qué te encontraste cuando comenzaste a ser vos el protagonista?

-Con un montón de cosas que sabía qué eran así, pero que se viven completamente distinto con uno dentro del traje. Yo iba a los Batiencuentros y veía como la gente se le acercaba, todo, pero se vive completamente distinto. Yo te doy el traje, te lo pones y vas a ver una realidad completamente distinta. Ver la necesidad que tienen los chicos en el Hospital de recibirte, no tiene precio. Más allá de que les entregues un regalo, los sacás por lo menos cinco minutos de meses de internación. Lo bravo es cuando vas visitando a los chicos y después ves las camas vacías. Porque sabés cómo viene la salud de los nenes. O la alegría cuando te dicen que dentro de unos días les dan el alta. Muchas enfermeras me dicen “que suerte Batman que volviste” y yo les digo: "No, Batman nunca dejó el Hospital, jamás". Las visitas desde el 2 de abril del 2013 hasta el día de hoy se hacen religiosamente. Nunca nos fuimos.

-¿Lo seguís consultando?

-Siempre, todos los días. Salgo de una reunión y lo llamo automáticamente. Imaginate, diez años de experiencia con esta responsabilidad, las vivió todas. Es un pilar fundamental.

-¿Cómo es el calendario del nuevo Batman? ¿Lleva adelante las mismas acciones del anterior?

-Cada Batman tiene su impronta, eso es así. Maxi entiende que esto es así. Pero hay cosas que son imposibles de cambiar: la dedicación, la honestidad, la trasparencia, los valores. Son imposibles que las cambien, por eso soy Batman.
Después sí, hay cosas que las voy haciendo a mí manera, él tiene una forma de hacer las cosas y yo tengo otra, pero el fin es siempre el mismo objetivo.

-Podría decirse que te cabe perfecta la frase “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”¿Lo sentís así?

-Exactamente. Te digo más, hasta pensé en ir dos veces por semana al Hospital por la necesidad que tienen los chicos, es de no creer. El otro día entré a una sala donde había un nene que lloraba y que se escuchaba desde el pasillo, entonces yo entro y le digo "te dejo un dibujito y me voy". Claro, ya ahí paró de llorar y abrió los ojos. Y cuando lo miras a la cara y le sacas una sonrisa ya está, ahí le ganaste. Otros al contrario, se asustan y se agarran de la mano de la enfermera, pero después cuando les empezás a dar regalos o caramelos y les das charla se sueltan. Eso es maravilloso.

-Obviamente esto no lo haces vos solo, tenés atrás un ejército de doce "Robins" ¿Cómo se conocieron y cuál es su relación?

-Exactamente, son 12 doce, como los apóstoles. Estamos viendo quien es Judas (se ríe), pero esperemos que no aparezca ninguno. Obviamente, antes de ponerme el traje tuvimos una reunión con todos los Robin y les contamos que desde el 2 de abril iba a pasar a ser el nuevo Batman. Y por suerte los 12 siguieron cumpliendo su función, ahora ellos me apoyan en lo que voy haciendo.

-¿Qué pasó con las obras en el Hospital de Niños? ¿Pretendés volver a realizarlas?

-Lo que Maxi dejó de hacer en ese entonces fueron las obras, pero las visitas continuaron. Ha convertido patios abandonados en una mini ciudad con salas de odontología, dermatología, endocrinología. En la parte central se hizo una mini selva. Un montón de cosas ha hecho. Después yo tengo que ganarme la confianza de la gente. Ellos no saben quién está dentro del traje y si bien soy el elegido por Batman para llevar el traje, ahora me tengo que ganar su confianza. Y así fue como avanzamos con el primer Batiencuentro. Llenos de dudas, pero así y todo llegamos a una recaudación récord de 846.000 pesos. Obviamente esto ya quedó depositado en la Asociación Civil de Batman y esto da una demostración de trasparencia para el resto. Antes Maxi pedía latas de pintura, se sacaba una foto y listo, pero cuando la gente empezó a colaborar con plata se decidió formar una asociación civil y ahora la continuamos.

-¿Delegas alguna tarea o conocés todo lo que sucede alrededor de Batman?

-Estoy atrás de todo. Desde una macetita que nos quieren regalar o donar, hasta el monto económico que se te ocurra. Ahora, tengo seleccionados a los Robin para cada cosa. El otro día entregué una camiseta de Gimnasia a una señora que la ganó en el Batiencuentro y fui con un Robin, cuando hay donaciones hablo con otro. Ninguno es más o menos importante, todos hacen bien su trabajo.

-Además de ser Batman tenés un trabajo en tu vida normal, ¿cómo manejas esa doble vida?

-Mira, fíjate que a veces el teléfono suena y a veces contesta Batman y a veces el que está dentro. Eso hace que permanentemente se mezcle la vida, esté o no con el traje. Yo no avisé en ningún lado que iba a ser Batman, eso jamás, pero bueno me las voy rebuscando también porque trabajo unas cuantas horas también.

-¿Qué otros lugares visitaste desde que te calzaste el traje?

-El otro día estuvimos en el Centro Regional de Hemoterapia La Plata que ahora está en 71 y 26, un lugar hermoso al que invito a la gente a que vaya a donar. A partir de los 16 años pueden donar. Es importantísimo y recontra necesario, hay que mentalizarse en eso. Ahí voy a ir en distintas fechas del año para apoyarlos. La idea es ser útil. Capaz no se junte la gente por una semana y haya menos sangre, pero vamos a intentar publicar los días de donación, concientizar a la gente para ayudar a los nenes.

-¿Qué tiene Batman en vistas al futuro?

-Todo a va a ir absolutamente para adelante. Principalmente la idea es volver al Hospital de Niños tal como lo hacía el anterior Batman. Este tiene el mismo objetivo, porque el personaje nació ahí. Pasaron cosas, eso yo lo entiendo, y ahora habrá que volver a sentarse para arreglar la situación. Pero sí, también tenemos otros lugares que estamos por encarara, siempre relacionados a chicos.

-¿Cuándo hay otro Batiencuentro?

-En noviembre. Siempre hacemos dos por año, en mayo y noviembre. Este último hubo entradas agotadas y tuvimos que dejar de vender porque superaba la cantidad del lugar. Fue todo un éxito.

-¿Cuánto lleva organizar un evento así?

-Dos meses, pero a fondo eh. Pensá que tenes que hablar con la escuela primero, que es donde siempre se organizaron los Batiencuentros. Después hay que arreglar con la gente de la pizza libre, con quienes van a cantar, el sonido, por el hielo, con los mozos, hay que salir a buscar premios que donan comercios y emprendedores, los batichocolatines. Es una noche bárbara, pero bueno lleva su trabajo.

-¿Batman es hincha de algún equipo?

No, para nada. Batman no es de ningún equipo ni tiene partido político (se ríe).

-¿Cómo siguen tus días?

-En los próximos días vamos a publicar para dónde van a ir las próximas obras. Siempre estamos ahí, trabajando. Lo difícil es arrancar, al menos para el nuevo Batman. Hace unos días tuvimos una reunión bárbara, muy productiva y yo creo que en cualquier momento ya vamos a publicar cuáles son las nuevas obras.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar