martes 27 de febrero de 2024

¿Cuáles son los delitos que pueden imputarle al exintendente de La Plata Pablo Bruera?

Su situación judicial aparece con nubarrones en el futuro. Su hermano, condenado, fue detenido durante la investigación. Los detalles de una causa caliente.

--:--

La investigación penal que recayó sobre el exintendente de La Plata, Pablo Bruera, se impregna de una complejidad no menor dado el paso de tiempo, pero la sentencia en la que fue condenado su hermano Mariano dejó muchos pasajes para el análisis. Tras el juicio oral, también fue condenado el exfuncionario Enrique Sette por los delitos de "exacciones ilegales" (autor), "cohecho pasivo" (autor) y "asociación ilícita" (coautor). Recibió una pena de ocho años de prisión, inhabilitación especial perpetua para el ejercicio de la función pública y estuvo detenido en el penal de Magdalena durante una parte importante del proceso. 

Desde el punto de vista jerárquico del organigrama municipal, Sette era el tercero en la línea de mando. Por encima de él estaban Jorge Campanaro y el exjefe comunal Bruera. Para los conocedores del expediente y para varias fuentes especializadas en derecho penal, "es muy poco probable que la ruta del dinero del soborno no siguiera en línea ascendente".

Lee además

Luego de una de las jornadas de producción de prueba, la fiscal de juicio Victoria Huergo solicitó la reapertura de la investigación porque en el juicio surgieron evidencias de la posibilidad de más implicados en la maniobra delictiva. La solicitud fue receptada por el Tribunal Oral Criminal II de La Plata receptó ese requerimiento y ordenaron la continuidad de la pesquisa.

"Si Sette, que era el tercero al mando, fue condenado por los delitos de exacciones Ilegales, cohecho pasivo y asociación ilícita, bajo ese norte se podría inferir que la investigación a Bruera podría ir por esos carriles", explicaron desde la sede del fuero Penal de La Plata.

En la sentencia a la que accedió 0221.com.ar, los jueces establecieron que la asociación ilícita estuvo vigente "al menos" desde comienzos del año 2014 "hasta principios del mes de julio de ese mismo año", ya que ese fue el período de tiempo investigado luego de la denuncia de Guillermo Andreau, pero la pregunta que surge: ¿si las rezonificaciones de tierras no salían sin el pago de un soborno, todas las que salieron con anterioridad, pagaron o no? Ahí está el corazón de esta trama.

En la causa penal hay evidencias (nombres, direcciones y teléfonos) de personas que lograron la rezonificación de sus tierras y hasta una sorprendente planilla de Excel. No hay dudas que serán citados a declarar para que den explicaciones porque la sospecha de que pagaron un soborno es muy fuerte y en este tipo de delito se castiga tanto al que recibe el dinero como al que lo da. "El tango se baila de a dos" repiten en los pasillos tribunalicios ante la consulta sobre este tema.

Según la sentencia la empresa criminal estuvo conformada por Mariano Bruera, Enrique Sette, Roberto Moreno, el fallecido Ricardo Moratti y un particular, Christian Ybarra, quien tiempo atrás mantuviera un vínculo contractual con el Municipio. Pero en su voto el juez Claudio Bernard habló de "dos" ventanillas de cobro. Tras analizar toda la prueba del juicio y la de expediente concluyó que a la rama ilegal conformada por "Sette, Moreno, Moratti e Ybarra" hay que sumar la de "(Jorge) Campanaro, que según sus aseveraciones tenía acceso directo e inmediato con el intendente Dr. Pablo Bruera". "De lo expuesto se infiere que Sette se encontraba con pleno conocimiento del pedido de 'coimas' y que encomendó tales tareas de gestión de cobros indebidos a sus subordinados", se señala en la sentencia. ¿Es posible esta actividad ilegal sin el conocimiento del entonces intendente Bruera? Esta es la pregunta que busca respuestas.

Para la Justicia esta asociación ilícita "estaba conformada por al menos cinco personas pertenecientes a la Municipalidad de La Plata, tres de ellos de la cúpula dirigencial, uno de ellos empleado y otro ex empleado municipal que, a través de división de tareas y funciones, se encargaban de solicitar dinero en dólares, de manera ilícita a cambio de la rezonificación de terrenos perteneciente a la categoría de reserva urbana".

La sentencia fue unánime pero el voto fue redactado por el juez Bernard, quien consideró que al momento de la denuncia de los hechos juzgados "existía una administración municipal corrupta enquistada en funcionarios públicos, con distintos roles y funciones que se dedicaban a cobros indebidos de sumas dinerarias para otorgar la rezonificación de terrenos".

De la declaración que el denunciante Andreau realizó en el juicio oral emerge la sospecha que desde las más altas esferas municipales sabían de la existencia de pedidos de coimas a particulares que querían lograr la rezonificación de sus tierras para realizar loteos y volcarlos al mercado inmobiliario para el desarrollo de viviendas. De acuerdo con la investigación del fiscal Jorge Paolini, los terrenos de Andreau eran considerados "reserva urbana" y, por lo tanto, se impedía el loteo en parcelas más pequeñas. Sin embargo, el Código de Ordenamiento Urbano (COU) redactado durante la gestión Bruera contemplaba que las parcelas de más de una hectárea se podían dividir por decreto sin pasar por el Concejo Deliberante y fue en ese marco que el empresario recibió la propuesta de lotear sus terrenos a cambio de una importante suma de dinero. "Yo había terminado los trámites de rezonificación, esa noche estaba con amigos tomando café en Bliss -la tradicional cafetería de City Bell- y recibo un llamado telefónico, salgo para hablar y cuando regreso les comento 'estos bandidos me quieren coimear' (para que se aprueben los expedientes de rezonificación), a lo que el martillero Santiago Mamberto me aconseja que radique la denuncia, así empezó todo", recordó el denunciante.

EL RELATO DE ANDREAU

"Cuando fui a denunciar, el fiscal (Jorge) Paolini me dijo: 'Todos sabemos que en La Plata hay mucha corrupción, pero nadie se anima a denunciarla'. Y enseguida me dijo si aceptaba que me intervengan el teléfono y acepté. Yo nunca pensé que los iba a meter presos a todos, yo lo único que buscaba era que frenaran con los pedidos de coimas", aseguró Andreau. Con la denuncia radicada, siguió los consejos del fiscal, quien le dijo "hablá por teléfono con todos" y así se obtuvieron las escuchas telefónicas. En ese derrotero de relaciones para lograr que avance la investigación, lo fue a ver al exfuncionario Jorge Campanaro. Cuando le comentó la situación, escuchó lo que se imaginaba. Según declaró bajo promesa de decir la verdad, sostuvo que Campanaro le respondió: "Esto es una colaboración que hay que hacer, dejame ver que lo voy a hablar con Pablo", en relación al exintendente Pablo Bruera

En otro pasaje de su relato, Andreau recordó otra promesa de Campanaro, quien le dijo según sus dichos: "Ahora Pablo (Bruera) está ocupado, dejame hablar con él para ver qué quita te podemos hacer". Además, aseguró que el exfuncionario municipal tuvo un crecimiento exponencial en muy poco tiempo de su patrimonio personal y rememoró que existieron quejas por construir edificios sin tener las habilitaciones aprobadas. Sobre el pedido de coimas que recibió, dijo: "Me cuesta creer que todo termine en Campanaro", en referencia a que tiene la sospecha personal que la mayor parte de la presunta recaudación de sobornos terminaba en manos del entonces intendente.

Por estos dichos es que la fiscal solicitó que se extraiga copia del testimonio y se remita a la fiscalía en turno para que se abra una investigación sobre el exconcejal radical, abogado y empresario Campanaro, quien fue uno de los fundadores del Frente Renovador Platense con el que Pablo Bruera llegó a la intendencia de La Plata en el año 2007 y se despidió de ella en diciembre de 2015.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar